Policiales
Martes 05 de Julio de 2016

Fin de semana con cinco crímenes en el departamento La Capital

A un triple homicidio registrado en el barrio Santa Rosa de Lima se agregaron otros dos asesinatos ocurridos en la ciudad de Santo Tomé.

Un hombre de 38 años fue asesinado de dos balazos ayer a la mañana en la ciudad de Santo Tomé. Si bien los investigadores tenían identificado un sospechoso, al cierre de esta edición no había detenidos.

En ese contexto, con la muerte de un hombre que estaba gravemente herido en un hecho en el que fueron asesinados dos parientes suyos, en el barrio Santa Rosa de Lima de Santa Fe, se contaron un total de cinco crímenes durante el último fin de semana en el departamento La Capital: dos en Santo Tomé y tres en la capital provincial.

De mañana. Según el diario Uno de Santa Fe, Gustavo Zeballos fue baleado a las 9.50 de ayer en Estados Unidos de México y Alberdi, en el barrio Las Vegas de Santo Tomé. Vecinos escucharon una balacera y hallaron a la víctima agonizando.

Con el arribo de los patrulleros también llegó una ambulancia para llevar al hombre de 38 años al hospital Cullen de Santa Fe. Zeballos ingresó en estado desesperante a la sala de urgencias donde se intentó compensarlo para llevarlo al quirófano. Pero falleció antes.

El hecho es investigado por los fiscales de Homicidios Cristina Ferraro, Pablo Busaniche y Jorge Nessier. En la escena del crimen personal de la Policía de Investigaciones (PDI) dialogó con los vecinos.

Si bien al cierre de esta edición no había detenidos por el crimen, surgieron datos sobre la presunta identidad del homicida. Asimismo, versiones periodísticas daban cuenta de datos preliminares según los cuales la víctima habría salido en defensa de un vecino que estaba siendo asaltado y así fue baleada.

En el barrio. Dos hechos de violencia en el mismo barrio precedieron el crimen de Zeballos. Por un lado, horas antes EM_DASHla madrugada del lunesEM_DASH fue herido un joven de 24 años que recibió un balazo en una pierna, en un hecho que en principio no tendría relación con el homicidio.

Por otra parte, la madrugada del sábado —cerca de las 6— fue asesinado Miguel Chamorro. Según el mencionado matutino, el hombre de 49 años fue hallado en una casa ubicada en Llerena y Arenales con un balazo en el pecho. Personal de PDI dialogó en la escena del crimen con dos hombres que vivían con la víctima quienes dijeron que un grupo de desconocidos llamó a la puerta de calle y cuando Chamorro atendió le dispararon y falleció.

En ese marco, se indicó que los sospechosos por este crimen son conocidos como "la Bandita de los Azules", sindicados como violentos hampones del barrio Las Vegas.

Triple. En tanto, la muerte Juan Carlos Romero elevó a tres las víctimas de un violento episodio ocurrido la noche del sábado en Mendoza al 4700 de la ciudad de Santa Fe, en el barrio Santa Rosa de Lima. Allí fueron hallados sin vida Carlos Diego Romero, de 30 años, y su primo Ramón Juan Romero, de 36. Junto a ellos se encontraba gravemente herido Juan Carlos Romero, de 54 años y padre de Ramón.

Según dijo ayer a la prensa el fiscal Nessier, los Romero padre e hijo estaban cerca de su casa junto con Carlos —vivía en Santo Tomé y estaba circunstancialmente con ellos— cuando fueron sorprendidos por uno o más sujetos que les dispararon a mansalva.

El móvil del triple crimen hasta ayer no se había establecido. "Hasta ahora ninguno de los testimonios recibidos indican la posibilidad de que quienes fueran victimas hayan realizado disparos", explicó el fiscal regional, y aclaró que hasta ese momento los testimonios eran "escasos".

Asimismo, remarcó que el trabajo de los peritos en la escena del crimen fue difícil por las inclemencias climáticas habían generado complicaciones en la recolección del material balístico. No obstante, añadió Nessier, fueron encontradas una gran cantidad de vainas y demás elementos para analizar el crimen.

Además, de los análisis iniciales de las víctimas el fiscal sostuvo que los primos fueron asesinados por la espalda y que cada uno de ellos —a diferencia de Juan Carlos— había sido ejecutado con un balazo en la cabeza que daba a entender que pudieron haber sido rematados. Por otra parte, el funcionario judicial añadió que los registros de las cámaras de vigilancia instaladas en la zona no habrían alcanzado a arrojar pistas sobre el violento episodio.

"El hecho en sí —consideró Nessier— no dista en sus características con otros que han ocurrido en la ciudad. Lamentablemente terminó con tres víctimas mortales, algo que hasta ahora no había ocurrido desde el inicio del nuevo sistema penal".

Comentarios