Edición Impresa
Sábado 31 de Agosto de 2013

Fideos, pensión y formación

Gabriela Ramírez retornó a Formosa tras graduarse en 2009. "En Rosario, al principio la pasé mal, vivía en pensiones, donde la gente en tu misma situación te contiene. No me alcanzaba para un departamento, trabajaba como moza, vendí zapatos en un local y me cansé de comer fideos y de la pensión; terminé y fueron importantes algunos profes. En Formosa hay menos comunicadores, tengo trabajo y vivo sola desde que llegué (2010), alquilaba un monoambiente y hace un mes llegue al 2 ambientes".

"Rosario es hermosa para estudiar, pero me parece muy cara y negrera a nivel sueldos. Tampoco quería trabajar en un call center después de estudiar. Acá, en tres meses tenía tres trabajos de comunicadora, por eso destaco mi formación en la UNR, sirvió para todo ámbito. En los últimos años ingresé al sistema de pasantías, becas, ayudantía de cátedra y trabajé en Radio Universidad", sostiene.

Comentarios