Edición Impresa
Domingo 03 de Enero de 2016

Fidel Maguna, poeta

Había escrito que el hecho cultural del año era la victoria de Macri en las elecciones presidenciales: sobre las ruinas de ese texto escribo este. ¿Por qué cambié de parecer? Porque estaba olvidando las simples cosas.

Sin duda que haya ganado un gobierno que justifica la represión es un hecho cultural de inmensa magnitud. Pero, a la sombra de la inmensidad (por suerte y en buena hora) las pequeñas cosas, las sencillas, las acciones culturales que no buscan serlo y simplemente son, brillaron en mi memoria con fuerza y nitidez.

Por mi trabajo conocí los barrios de la ciudad más olvidados por las políticas públicas y más temidos por la opinión pública (vaya término). Barrios de casas de chapa y calles de tierra, de escuelas humildes, de pequeños centros de salud, de centros culturales y clubes a los que concurren, día a día, cientos de personas de todas las edades. Barrios hermosos y duros, de pescadores unos, de obreros otros. De chamamé bajo la parra, de cumbias denunciantes en la vereda y de narraciones maravillosas en letras de hip-hop a la vera de alguna vía. Barrios de maestros que van a la escuela todos los días con la firme convicción de que no van a ayudar a nadie, sino a hacer su trabajo: brindar herramientas para la construcción de una educación inclusiva.

Estos son hechos culturales llevados a cabo con humildad y compromiso por obreros y pescadores, trabajadores sociales y médicos, maestros y talleristas, y un largo etcétera, pero sobre todo por artistas jóvenes que en la mayoría de los casos conocemos sus nombres por las crónicas policiales y no por sus obras, que por ser villeros, pobres, negros, wachos, son detenidos, asesinados, arrojados al río, sufren palizas tremendas de la policía bajo el alegato de portación de rostro.

Por jóvenes que todos los días entre tiros y sobre la sangre cantan y bailan, escriben y pintan, odian y aman.

Esos simples, infinitos y casi anónimos cantos a la vida sobre la desigualdad, son para mí los hechos culturales del año.

Comentarios