Edición Impresa
Sábado 22 de Marzo de 2014

Fertilizar hace la diferencia

Desde las empresas del sector subrayan el impacto directo de la nutrición en los rindes.

La relación costo beneficio fue una variable que en los últimos años quedó relegada en algunas producciones agrícolas de la zona núcleo. "Hoy se ven diferencias de calidad de suelo notorias con diferencias de rendimientos, en escasos metros de diferencia, de 20 a 25 por ciento para los mismos cultivos", sentenció Jorge Bassi, gerente de marketing de fertilizantes de la compañía Bunge.

Según explicó el ejecutivo, en la zona de influencia de Rosario existe una "gran diferencia de rindes entre la gente que cuidó el suelo todos estos años y la que lo arrendó a terceros y sólo miró los quintales".

Bassi señaló que la pérdida de fertilidad del suelo por el mal manejo, fundamentalmente las escasas rotaciones y la baja fertilización, es una luz amarilla que comenzó a prenderse en la región y aconsejó a los dueños de los campos corregirlo de modo de ir buscando "mayor sustentabilidad del sistema que obviamente incluye la buena rentabilidad".

—¿Cómo se encuentra hoy el mercado de fertilizantes?

—Se puede ver el medio vaso lleno o el medio vacío. El mercado repitió el consumo del año pasado y se alejó de los récords de 2007 y 2011. Estamos un 15 por ciento abajo y muy por debajo de lo que eran nuestras expectativas. Ese es el vaso medio vacío. Pero el lleno es que mejoró la fertilización de soja, que todo el tonelaje se dio con una muy poca siembra de fina, con un maíz que no sólo cayó en superficie sino que pasó a maíz tardío, que se fertiliza mucho menos, con lo cual, es casi un piso, que visto de esa forma, es mucho mejor que hace unos años. Creo que hay mucho más conciencia del productor y en la medida que logremos hacer rotaciones con mayor inclusión de cereales, vamos a poder estabilizar un mayor consumo de fertilizantes, una mejor calidad de los suelos y rendimientos más estables y más altos.

 

—¿Cómo está la comercialización y qué perspectivas tienen para esta campaña que arranca?

—Estamos esperanzados con que haya más actividad con el trigo, con que se renueve un poco una apuesta a buscar altos rindes y una excelencia en la producción y encontramos un ambiente, sin ser extremadamente optimistas, un poco más abierto a buscar negocios.

 

—¿Salieron con alguna oferta especial?

—No. Estamos renovando todos los acuerdos de financiación con los bancos. Hay algunas entidades oficiales que están dispuestas a hacer planes especiales para trigo. Entendemos que la financiación va a ser una clave, pero los fertilizantes son commodites y están muy atados a subas y bajas de los precios internacionales, por lo cual no acostumbramos a hacer precampaña, debido a que no podemos asegurar cuáles van a ser los precios dentro de unos meses.

—En función de esta mayor oferta financiera, cómo observan el comportamiento de compra?

—Las decisiones de compra probablemente sean muy sobre la fecha. Recomendamos al productor tratar de planificar para ayudar a preparar toda la logística en la importación. Las buenas lluvias de febrero y marzo hacen que sea muy probable que los suelos tengan muy buena humedad para la siembra fina y eso es clave para los rindes. Los productores pueden tener expectativas de muy buenos rendimientos en la zona del sur de Santa Fe. Recomendaría elegir los lotes con buena reserva de humedad, sin excesivos rastrojos y apostar a un muy buen trigo-soja, porque eso deja el margen.

Comentarios