Ovación
Martes 21 de Junio de 2016

Ferrari: "Este semestre es un doble desafío"

El defensor aseguró que dejó atrás la doble lesión de tendón de Aquiles y sólo piensa en "hacer una gran pretemporada".

Quiere revancha. Pasó por dos durísimas lesiones que casi le hacen colgar los botines sin desearlo. Paulo Ferrari asegura estar muy bien y listo para volver al ruedo. Desea jugar. Y demostrar que puede aportarle cosas a Central desde adentro de la cancha a los 34 años. "Tomaré este semestre como un doble desafío", tiró el defensor antes de comenzar la pretemporada. "Me siento realmente muy bien, sea desde lo anímico como físico. Ahora no veo la hora de comenzar a trabajar y ser una opción para el Chacho desde el arranque", confesó el lateral, quien volvió a Central cuando muchos otros canallas no lo hicieron u optaron por sumarse en el momento adecuado.

—¿Con qué objetivo vas a arrancar la pretemporada?

—En primer lugar estoy muy contento porque dejé atrás las lesiones y eso es muy importante para encarar lo que vendrá. Por suerte pude jugar varios partidos en el torneo pasado y eso también me genera muchas expectativas. Lo único que quiero es prepararme para pelear por un lugar y encarar el torneo de la mejor manera.

—¿Sentís que por el hecho de que Salazar tiene todo para ir a River se te allanará el camino para ganarte un lugar?

—No, nada que ver. Pienso hacer una gran pretemporada pero sin pensar que puedo jugar porque se va un compañero. Si se da lo del Tucu y es bueno para el club y el jugador, bienvenido sea. Pero no puedo aferrarme a una venta u otro motivo para ver si tengo chances. Jugar dependerá en gran parte de lo que haga en el día a día. Acá nadie te regala nada. Y quedó demostrado en varias oportunidades.

—¿Te condiciona haber estado mucho tiempo parado?

—Ahora no. Pero es verdad que volví a jugar tras diez meses. Luego terminó el torneo y nos agarró un parate grande que duró casi tres meses. A eso hay que sumarle la pretemporada, que duró como un mes y medio. Y ahí eso no me hizo bien porque era justo cuando necesitaba agarrar ritmo. Y no había partidos oficiales. Pero por suerte el semestre pasado jugué algunos partidos y me sirvió para agarrar confianza y entrar en sintonía de nuevo. Me siento realmente muy bien, sea desde lo anímico como físico. Ahora no veo la hora de comenzar a trabajar y ser una opción para el entrenador desde el arranque.

—¿Sentís presión desde el punto de vista que al venir de dos lesiones genera cierto prejuicio?

—Es normal que se hable. Pasa siempre, sobre todo cuando el jugador es "grande" por así decirlo. Me lesioné a los 33 años, ahora tengo 34 y estuve 10 meses parado. Por eso tomo esto como un doble desafío.

—¿Por qué lo decís?

—Porque no es fácil volver bien a esta edad y encima con la doble lesión que tuve. Lo que me pasó y no lo pongo como excusa es una de las peores lesiones. Tuve una doble ruptura del tendón de Aquiles, que debe ser la más difícil de recuperar. Por suerte ahora estoy bárbaro y dejé todo atrás. No obstante, tomaré este semestre como un doble desafío.

—Cetto dijo que eras un ejemplo a la hora de entrenar. ¿Esa es la base para ganarte un lugar?

—Sí, totalmente. Nunca bajé los brazos ni el ritmo a la hora de entrenar. El día que no me mueva al máximo dejaré de jugar. Eso lo tengo bien en claro. Por suerte me siento muy bien y tengo unas ganas bárbaras de demostrarlo.

Comentarios