Policiales
Jueves 04 de Agosto de 2016

Feroz golpiza a una mujer mayor para robarle $ 50 mil de su casa

Ocurrió en Savio al 1000, pleno corazón de barrio Tiro Suizo y a pasos de avenida San Martín al 5000. La mujer fue internada

En el barrio Tiro Suizo, como en cada rincón de la ciudad, los vecinos están alarmados por la inseguridad. Mucho más después del violento robo que sufrió en su casa un mujer de 79 años que fue salvajemente golpeada por dos hombres "prolijamente vestidos" que le sustrajeron algo más de 50.000 pesos en poco menos de cinco minutos. Pero el dinero no era de ella, sino de un amigo octogenario que vivía con ella circunstancialmente, que fue testigo del atraco y que había juntado ese dinero para reparar su casa, que se le incendió hace pocas semanas. "Tenían algún dato", lamentó el hombre. La mujer está fuera de peligro y se recupera de las lesiones.

Gladys Quiroga tiene 79 años y una vida activa. Es soltera, no tiene hijos y le sobran energías para trabajar como administrativa. Desde que es muy pequeña vive en una casa de Savio 1047, a metros de avenida San Martín al 5000, corazón del barrio Tiro Suizo y tradicional sector del sur rosarino.

En ese lugar todos la reconocen como una "mujer excelente y la vecina más antigua de la cuadra. Vino a vivir con sus tías en el año 1946", aportó a este diario Orlando, el primero en ayudarla porque vive en la casa lindera y escuchó gritos de auxilio.

Confiados. Según esas mismas personas, el robo ocurrió cuando caía el sol de la fría tarde del martes. "Serían las 19, ya era casi de noche y acá no había prácticamente nadie en la calle. Está complicado porque hay arrebatos y robos en los autos", indicó un joven mientras rezongaba por los delitos que padecen.

A la hora señalada golpearon el portón de chapa de la austera casa donde reside Gladys, pero ella no atendió sino un amigo de la vida que circunstancialmente estaba allí. "Eran dos hombres prolijamente vestidos y de pelo corto, bien puestos. Uno tendría 30 años y el otro 50, con las caras descubiertas. El mayor tenía una gorra formal, no deportiva, y preguntaron por un familiar de ella. Cuando la llamé para que se acercara a la puerta, la empujaron", contó a este diario Oscar Rodríguez, testigo directo y compañero de la víctima que ayer cuidaba la casa mientras la dueña se recuperaba de las heridas en el Sanatorio Laprida.

El hombre, que ayer en su cumpleaños 84 intentaba digerir el trago amargo, relató que una vez adentro de la vivienda los ladrones se comportaron con vehemencia y exigían dinero mientras maltrataban a la mujer. "No ví armas, pero creo que uno tenía como un fierro en la mano".

"La golpearon y zamarrearon de un lado al otro, contra la cama, contra las sillas. Y como ella tiene una úlcera en la pierna y la piel muy sensible comenzó a sangrar muchísimo", describió Oscar.

"A mí no me hicieron nada porque me quedé quietito. Pero cuando ví que se pusieron violentos les entregué unos ahorros que yo tenía destinados a reparar mi casa, que se me incendió hace unas semanas. Serían 50.000 pesos o un poquito más", lamentó.

Según la noción del tiempo que asimiló el hombre mientras duró el atraco, todo ocurrió en apenas cinco minutos. "Les dimos el dinero y se fueron. Y yo alcancé a pedir auxilio a un vecino por el tapial, porque Gladys estaba muy golpeada y había perdido mucha sangre". Las primeras curaciones y la contención emocional a las víctimas se la brindaron un grupo de vecinos que se acercaron al lugar mientras solicitaban asistencia al 911. "Era impresionante la sangre que había en el piso", contó LaCapital una de esas personas.

Consciente, Gladys alcanzó a relatarle a sus vecinos que se confió de los extraños porque pensó que eran hombres de bien, de una entidad sin fines de lucro a la que ella suele hacer donaciones.

La mujer fue atendida por los médicos del Sistema Integrado de Emergencia Sanitarias (Sies), que por su edad y precaución decidieron trasladarla al Sanatorio Laprida donde anoche se encontraba internada fuera de peligro.

Complicado. Si bien en Tiro Suizo lamentablemente se han acostumbrado a los robos y arrebatos en la vía pública, el hecho que sufrió Gladys sumó preocupación en al vecindario.

Mientras comentaban lo que había pasado, un matrimonio joven y un hombre que reside en la misma cuadra de Gladys contaron a LaCapital: "¿Qué vamos a decir? Es lo mismo que pasa en toda la ciudad y no hay respuestas a la inseguridad. Ahora se puso de moda que te roben las cosas del auto", aportaron.

Otros vecinos también indicaron que "los ladrones andan por los techos. Se metieron en una casa de tatuajes y en lajoyería de la esquina (San Martín y Savio). Al menos por acá estuvimos tranquilos cuando andaba Gendarmería", rememoró un vecino.

Comentarios