Edición Impresa
Martes 05 de Abril de 2016

Fantino tenía razón

Advirtió en varias ocasiones que era una barbaridad que la AFA aprobara un nuevo acuerdo con Torneos, tras los escándalos que involucraron a Alejandro Burzaco en los casos de corrupción de la Fifa.

Hace unos días, Alejandro Fantino emprendió una especie de cruzada en soledad. Advirtió en varias ocasiones que era una barbaridad que la AFA aprobara un nuevo acuerdo con Torneos, tras los escándalos que involucraron a Alejandro Burzaco en los casos de corrupción de la Fifa. No le hicieron caso e, incluso, algunos dirigentes salieron a defender a capa y espada la sociedad comercial por la cual la AFA le entregó a Torneos la televisación de los partidos de la selección y el ascenso. Bueno, no pasó mucho tiempo para que quedase en claro quién tenía razón. La investigación de los Panamá Papers reveló que Burzaco y Torneos movieron 370 millones de dólares a través de empresas fantasmas radicadas en paraísos fiscales. Burzaco está detenido en Estados Unidos por el Fifa gate. ¿Seguirá vigente el acuerdo? De todas maneras, los dirigentes del fútbol no pueden decir que no les habían avisado.

Un destino no tan tranquilo

Después de sus frustrados intentos por acceder a la Casa Gris, Miguel Del Sel recibió de parte del PRO un reconocimiento por su esfuerzo y compromiso partidario. Por eso, cuando Cambiemos accedió al poder, el ex Midachi se transformó en embajador argentino en Panamá. Lo que se dice en el ámbito diplomático, un premio. Un destino sin mayores complicaciones y con los beneficios del Caribe. De hecho fue así durante unos pocos meses, pero el huracán que desató la investigación de los Panamá Papers terminó con esa paz. Panamá es hoy una embajada “muy caliente” y está en la mira de todos los gobiernos del mundo. La verdad es que de premio ahora tiene poco. Al menos por un tiempo. Después se verá cómo sigue la historia.

Misiles que van y vienen

Los periodistas Diego Brancatelli y Pablo Sirvén habían protagonizado varios cruces por sus diferentes posiciones políticas. Ahora volvieron a protagonizar un cortocircuito, en esta oportunidad en “Intratables”. Reproches y dardos envenenados fueron y vinieron en la puja, pero algo quedó en claro: nunca se van a poner de acuerdo.

Comentarios