Edición Impresa
Viernes 13 de Abril de 2012

Fanáticos de los dibujos

Leticia Santa Cruz, que es licenciada en bellas artes y artista visual, realizó el curso de animación en 2006 y recuerda: “Fue deslumbrante. Los tableros de dibujo, las vitrinas museo, el espacio era un sueño para mí. En las clases encontré como profesores a artistas y dibujantes que admiro y eso fue sorprendente. Era un mundo nuevo que se abría mostrándome la posibilidad de combinar las artes visuales y el cine. Obviamente, me fanaticé!”. Hoy integra la Cooperativa de Trabajo Animadores de Rosario Limitada, sobre el que dice que tiene la posibilidad de seguir formándome profesionalmente y trabajar, según cuenta en su testimonio.

Para Gonzalo Rimoldi, otro egresado y que forma parte de la misma cooperativa, su paso por la Escuela para Animadores  de Rosario fue una experiencia que marcó un rumbo nuevo en su vida. "En ese lugar encontré no sólo la gran parte de lo que es mi soporte de formación profesional sino también compañeros/as de vida que siguen al día de hoy. Aconsejo acercarse y en lo posible realizar el curso de animación. Creo que es un muy buen comienzo para una actividad que no está del todo explotada en la región”, repasa.

Comentarios