El Mundo
Jueves 25 de Agosto de 2016

Faltan el plebiscito y una asamblea guerrillera

Ahora llega un nuevo desafío. Una vez logrados en La Habana los acuerdos de paz, viene el plebiscito, mecanismo mediante el cual se debe refrendar o rechazar lo pactado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc.

Ahora llega un nuevo desafío. Una vez logrados en La Habana los acuerdos de paz, viene el plebiscito, mecanismo mediante el cual se debe refrendar o rechazar lo pactado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc.

Para eso, el primero paso es que el presidente Juan Manuel Santos envíe el acuerdo al Congreso, anuncie que va a convocar el plebiscito y pida autorización para hacerlo. Por ahora hay que esperar a que los acuerdos sean transcritos y revisados en totalidad por los negociadores. Si lo acordado llega hoy mismo al Legislativo, el lunes o martes de la próxima semana las sesiones plenarias de Senado y Diputados deben darle la autorización al jefe de Estado para que convoque a las urnas. Tras esto, el presidente deberá emitir un decreto en el cual hará la convocatoria formal y dará a conocer la pregunta que se les hará a los colombianos en las urnas.

Lo que está establecido es que 30 días antes de la fecha en la que se dé la votación, el gobierno deberá hacer una divulgación masiva de los acuerdos para que los colombianos conozcan exactamente qué fue lo que se acordó en Cuba.

Previo a la realización del plebiscito, las Farc tendrán que realizar lo que han denominado su "Décima Conferencia", que no es otra cosa que "bajar" a los diferentes frentes o regimientos guerrilleros los acuerdos de La Habana para que los avale la "guerrillerada", como se llama en Colombia a la tropa guerrillera. Este visto bueno de las bases no está descartado: existe el antecedente de dos frentes que comunicaron su desacuerdo en julio pasado. La cúpula de las Farc los llamó al orden y no se supo de más disidencias. También el presidente Santos les hizo una dura advertencia: quienes no acaten los acuerdos, les dijo a los guerrilleros disidentes, "tienen la opción de cárcel o tumba". Según las autoridades, el plebiscito estaría realizándose durante el mes de octubre. Hay que entender que la misma Registraduría colombiana, admite que requiere de más de un mes para organizar las votaciones. Para Alexander Vega, presidente del Consejo Nacional Electoral, la fecha más aconsejable para realizar el plebiscito sería "el penúltimo o el último domingo de octubre". De todas maneras la fecha está todavía por fijarse.

El umbral. La propuesta del gobierno requiere un umbral del 13 por ciento del censo electoral para que el referendo sea válido. Esto quiere decir que se necesitan 4,4 millones de votantes por el "sí" o por el "no". El gobierno está obviamente obligado a acatar el dictamen de las urnas. Si gana el "sí", el gobierno tendrá vía libre para sellar el acuerdo de paz y comenzar a implementar los acuerdos. Sin embargo, si gana el "no", significará el rechazo de los colombianos al proceso y los acuerdos quedarían en nada. "Si gana el «no», eso será acatado y seguiremos en guerra durante 20 o 30 años", ha advertido el presidente Santos. No podría ser más clara la advertencia.

Comentarios