Policiales
Miércoles 11 de Mayo de 2016

Extendieron la prisión preventiva a policías imputados por un homicidio

Son 7 uniformados que en 2014 mataron a Leonel Mafud en un falso enfrentamiento que puso fin a una loca carrera hasta Roldán.

Los siete policías imputados por el crimen de Leonel Iván Mafud, asesinado a balazos tras una persecución en 2014, seguirán en prisión preventiva. Así lo dispuso la camarista penal Carina Lurati en una resolución que respaldó los ejes centrales del planteo fiscal. La jueza sólo modificó en parte la calificación legal que pesa sobre los efectivos: no encontró pruebas de un acuerdo premeditado entre ellos para matar, pero mantuvo el agravante de haber actuado en abuso de sus funciones, lo que prevé prisión perpetua. A otros ocho uniformados que no efectuaron disparos y están acusados de encubrimiento y otros delitos funcionales, les otorgó la libertad tras un leve retoque al encuadre penal que pesa sobre ellos.

Una apretada barrera de custodios separaba las hileras de asientos en la sala más amplia de Tribunales destinada a las audiencias del nuevo sistema penal. Los allegados a los policías ocuparon la mayoría de las sillas, mientras que una familiar de la víctima fue ubicada cerca de la puerta. Pese a ese marco visual, no hubo exaltación sino silencio cuando la jueza Lurati dio a conocer su decisión.

La magistrada leyó los últimos tres puntos de su resolución, en los que dispuso cambios en los delitos, otorgó la libertad a 8 acusados de encubrimiento, dispuso que sigan en prisión los 7 ligados al crimen y rechazó nulidades. Para allanar el tecnicismo jurídico, la jueza luego explicó al público los alcances de su decisión. En lo central respaldó la postura fiscal, a la que le encontró "asidero" porque "no está errada". Aunque señaló que en el avance del proceso deberá precisarse cuál fue el rol concreto de cada acusado.

Lurati encontró elementos para acreditar que se falseó el acta policial y se armó la escena de un enfrentamiento. Destacó la "grave situación" que esto supone cuando la obligación de los policías es denunciar delitos. "Es claro que en el acta hay datos falsos. Lo que se contó en el acta no existió", remarcó, como conclusión de un análisis que "llevó mucho tiempo".

Los nombres del hecho. Mafud tenía 26 años y cuatro hijos. Fue acribillado por la policía con ocho balazos la madrugada del 8 de septiembre de 2014 cuando conducía un Fiat Marea bordó sin su patente trasera. Según la reconstrucción fiscal, el móvil 4449 del Comando Radioeléctrico en el que iban los policías Oscar Jáuregui y Eva Monzón, comenzó a seguirlo desde Ovidio Lagos al 4500 en una persecución "frenética" hasta llegar a la ciudad de Roldán.

El patrullero recorrió los primeros 2,3 kilómetros detrás de Mafud sin reportar que lo hacía. Recién en el cruce de Avellaneda y Uriburu blanqueó la situación y dio por iniciada la persecución que terminó fatalmente en el kilómetro 47,5 de la ruta A-012. Allí se sumaron otras unidades y policías que balearon el auto, que quedó en un zanjón. En febrero fueron acusados del crimen los siete agentes que dispararon plomos hallados en la escena.

Por el homicidio quedaron en prisión preventiva sin plazo Gabriel Sguazzini, Oscar Jáuregui, Alejandro Gómez, Gerardo Amarilla, Matías Maidana, Alfredo Correa y Walter Machuca. Ayer la camarista Lurati mantuvo para ellos la detención y la acusación de homicidio calificado por ser funcionarios policiales, aunque quitó el agravante de la actuación premeditada. En ambos casos se prevé la prisión perpetua.

Dos secuencias. Para la jueza no hubo una actuación en bloque de los siete acusados porque hubo dos secuencias de disparos. En un primer momento Sguazzini y Gómez (que se toparon con la persecución en una camioneta de Seguridad Vial a la altura del kilómetro 47 de la ruta A-012) tiraron al lateral izquierdo del auto, que despistó y quedó en el zanjón. Luego disparó el resto, al menos cinco efectivos, "contra un rodado de un solo ocupante que no disparó". "Pudo existir abuso funcional. Pero no en cuanto a que los siete uniformados se hubieran puesto de acuerdo para dar muerte a Mafud", concluyó Lurati. En este punto, remarcó que "será materia de la Fiscalía determinar el concreto rol de Jáuregui y Monzón en lo que fue el desenlace fatal". Es que al lanzar por radio una "clave 5", aludiendo a un enfrentamiento pese a que Mafud iba desarmado, pudieron inducir a errores al resto.

Los que quedaron en libertad mientras sigue el proceso en su contra son el comisario principal Fabián Díaz (era jefe del Comando cuando ocurrió el hecho), el oficial Norberto Fabián Dilda (en disponibilidad y procesado por cohecho en la causa de Los Monos), Eva Carolina Monzón, Diego Gabriel Franco, Jonathan Javier Sánchez, Leonardo Malisani, Víctor Vélez y Ayelén Bustamante.

Están acusados de delitos funcionales como encubrimiento, falsedad ideológica e incumplimiento de los deberes, además del robo de una sillita de bebé y 3 mil pesos del interior del auto. Lo que varió es que esto último fue considerado por Lurati un hurto calamitoso, agravado por su condición de funcionarios. Con ese cambio se vuelve factible para ellos una condena condicional y por eso recuperaron la libertad.

Repercusiones. La definición dejó rostros conformes en las dos partes. El fiscal Adrián Spelta, quien acompaña en el caso a su par Miguel Moreno, la tomó como un espaldarazo al planteo acusatorio. "La Cámara Penal realmente ha hecho un análisis de la evidencia que le permite concluir la responsabilidad de todos y que el acta es falsa", puntualizó. Las defensas se fueron satisfechas con la eliminación del agravante por el concurso premeditado de dos o más personas. Algo que no cambia la expectativa de pena pero sí la estrategia, porque les permitirá pelear caso por caso.

"A la hora de responder lo hará cada uno y mi cliente no tiene nada que ver porque él no mató", dijo Ignacio Carbone, defensor de Sguazzini. En la misma línea se expresó Carlos Varela, por Gómez y Correa: "Estamos conformes porque hemos logrado que se descarte la calificación del acuerdo premeditado". Mientras que Paul Krupnik, abogado de Díaz, dijo estar "absolutamente convencido" de la inocencia de su cliente y confía en que será sobreseído antes del juicio. La instancia hacia la que avanza el caso tras los retoques de ayer.

Comentarios