Edición Impresa
Sábado 05 de Octubre de 2013

Exigen reafirmar a la educación como derecho humano

En declaración conjunta, 22 organizaciones exigieron que en la agenda para el desarrollo Post-2105 se reafirme la educación como derecho humano fundamental.

En declaración conjunta, 22 organizaciones exigieron que en la agenda para el desarrollo Post-2105 se reafirme la educación como derecho humano fundamental. La declaración se presentó durante el encuentro "El Derecho Humano a la Educación en la Agenda Post- 2015", que tuvo lugar en el marco de la 68ª Sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

Organizaciones y redes regionales e internacionales de la sociedad civil presentaron la declaración conjunta El Derecho Humano a la Educación en la Agenda Post-2015. La demanda es que la agenda de desarrollo que remplazará los Objetivos de Desarrollo del Milenio a partir de 2015 tenga como orientación el cumplimiento de los derechos humanos y reafirme la educación como un derecho humano fundamental.

Asamblea de la ONU. El documento se presentó en el encuentro del mismo nombre, realizado en el marco de la 68ª Sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, y fue convocado por la Campaña Mundial por la Educación, el Consejo Internacional de Educación de Personas Adultas y la Internacional de la Educación y otras 12 organizaciones de la sociedad civil

Entre los y las panelistas, estuvieron Bendito dos Santos Freitas, ministro de Educación de Timor Leste; Emmanuel Lebrun-Damiens, director adjunto del Ministerio de Asuntos Extranjeros de Francia; Qian Tang, director general asistente de la Unesco; Kishore Singh, relator especial sobre el Derecho a la Educación de la ONU; Jordan Naidoo, asesor para la Educación de Unicef; Lakshmi Puri, directora adjunta de ONU Mujeres; Camilla Croso, presidenta de la CME; María Graciela Cuervo, del ICAE, y Angelo Gavrielatos, de la Internacional de la Educación. La moderación estuvo a cargo de Anita Unni Nayar, del Servicio de Enlace con las Organizaciones no Gubernamentales (Seng) de Naciones Unidas.

Aunque exista un consenso sobre la centralidad de la educación en la nueva agenda de desarrollo Post-2015, hay divergencias sobre el sentido de la educación que se quiere, y como éste se traduce en objetivos concretos. Todavía predomina una visión que reduce el propósito de la educación a la formación de capital humano y a la empleabilidad, focalizando la atención en resultados mínimos de lectoescritura y matemáticas.

Fueron unánimes en afirmar que la realización del derecho humano a la educación va mucho más allá, haciendo hincapié en que los sistemas educativos deben responder integralmente a los fines y objetivos establecidos en los instrumentos de derechos humanos. Así, la legislación, políticas públicas y la práctica educativa deben orientarse hacia el pleno desarrollo de la personalidad humana y el respeto de los derechos humanos y la democracia y, consecuentemente, la calidad de la educación debe ser entendida desde esta perspectiva amplia y humanista.

Se destacó que la educación es no sólo un derecho humano fundamental, sino también un camino para alcanzar otros derechos humanos: por ejemplo el derecho a la cultura, a tener un trabajo digno, el derecho de expresión e información y a la ciudadanía activa. Asimismo, desde una perspectiva transformadora, impulsa relaciones más igualitarias entre niños y niñas y hombres y mujeres, superando jerarquías y múltiples formas de desigualdades y discriminaciones estructurales de nuestras sociedades.

Sistemas públicos. El encuentro también enfatizó la importancia del fortalecimiento de los sistemas públicos de educación. En este sentido, se consideró fundamental que los Estados, en condición de garantes de derechos, aseguren una educación gratuita para todos y todas. Se señaló como incompatible con esta perspectiva de derecho la visión de mercado, que persigue la ganancia a través de la educación.

Comentarios