Encuentro Nacional de Mujeres
Miércoles 12 de Octubre de 2016

Exigen que los responsables de custodiar la marcha expliquen en el Concejo qué falló

Se busca que los funcionarios brinden detalles sobre cantidad de agentes que se asignó y el plan que se llevó adelante.

Concejales de distintos bloques pidieron ayer que concurran al Palacio Vasallo los responsables de los operativos de control y seguridad que deberían haber custodiado la marcha del 31er. Encuentro Nacional de Mujeres, que derivó en serios incidentes y un centenar de frentes de viviendas vandalizadas en el centro y macrocentro de la ciudad.

Las consecuencias de esa marcha alteraron la agenda legislativa y generaron profundos debates entre los bloques. Así, además de las citaciones a los funcionarios hubo declaraciones de repudio a la violencia policial y a provocadores que rezaron el rosario frente a la catedral. También hubo sectores políticos que destacaron el trabajo de miles de mujeres durante el último fin de semana en Rosario en relación con la problemática de género.

Los ediles volvieron ayer al Palacio Vasallo después de un fin de semana largo y con distintas posiciones sobre el accionar que debería surgir del Concejo en relación a las diferentes aristas que generó el encuentro. Definiciones que, aseguraron desde varios bloques, mañana se materializarán en Labor Parlamentaria y un rato más tarde en el recinto. Los hechos violentos desplazaron a la agenda que tenían previstos debatir esta semana en el Concejo. Hoy, en la comisión de Seguridad es probable que se escuchen fuertes declaraciones.

Desde el bloque de Unión PRO solicitaron "información sobre operativos de previsión y contención". Además, los ediles macristas requirieron datos sobre costos de reparación de los daños generados e invitaron al secretario de Control y Convivencia municipal, Gustavo Zignago, y a quien haya sido designado por el Ministerio de Seguridad para custodiar la marcha, a fin de "exponer en la comisión de Gobierno sobre el accionar de sus respectivas áreas".

"Resulta lamentable que las consignas que formaron parte de los ejes fundamentales del encuentro hayan quedado en segundo plano debido al accionar de un pequeño grupo, que de alguna manera empañó el evento y generó un sinnúmero de inconvenientes a la ciudadanía, dañando el espacio público, edificios y propiedades privadas", manifestaron ayer los cinco concejales del PRO.

Ausencias. La mayoría de los ediles consultados por La Capital cuestionaron la falta de previsión y contención a lo largo de toda la marcha, que terminó con incidentes y represión frente a la catedral.

Los concejales solicitaron información sobre el "accionar" de la Guardia Urbana Municipal (GUM), de la Secretaría de Control, de la Dirección General de Tránsito y toda área del Ejecutivo que haya intervenido en acciones para prevenir y contener la marcha". También pidieron conocer detalles del operativo policial.

El concejal Jorge Boasso, en tanto, presentó en paralelo un pedido para que la Municipalidad informe el monto total del gasto asignado para la reparación de los daños ocasionados en inmuebles, plazas, edificios históricos y comercios.

Por su parte, la concejala kirchnerista Norma López —quien participó del encuentro y la marcha— además de cuestionar el dispositivo de control, que tuvo "falencias claras", repudió la represión policial frente a la catedral. Además, se mostró convencida de que "pequeñísimos grupos, tanto de la Iglesia como de organizaciones sociales, actuaron para que el mensaje del 31er. Encuentro Nacional de Mujeres no sea escuchado y desvirtuado".

En este sentido, el concejal radical Sebastián Chale coincidió en que "hay que separar las importantes discusiones que se vivieron en el encuentro de los desmanes, que los protagonizaron grupos extremos y minúsculos".

Retroceso. "Mucho de lo que se vio es un retroceso muy fuerte. Cosas tan negativas como la intolerancia, el vandalismo o el odio religioso no pueden ser el resumen de un evento en democracia", consideró el edil Diego Giuliano.

"Son expresiones extremas", sentenció, y evaluó que los disturbios terminaron logrando que "no se hable ni de propuestas, ni proyectos ni de las conclusiones de 70 mil argentinas que debatieron temas trascendentes como la evaluación de las políticas públicas de género, la salud, el acceso al trabajo, los derechos políticos y la violencia contra la mujer".

Desde el oficialismo, en tanto, la concejala Verónica Irízar defendió el trabajo del municipio para que la realización del encuentro y la marcha pudieran llevarse adelante.

"Hay que encontrar una mirada de equilibrio, porque por un lado se dice que no hubo control y por otro se habla de represión", dijo y remarcó apuntó la participación de unas 70 mil mujeres en los 69 talleres que se realizaron para analizar, debatir y buscar incidir en la agenda política sobre distintas problemáticas de género", destacó Irízar.

En favor de la equidad

Varios concejales se manifestaron ayer a favor de rescatar ejes de trabajo de análisis y debates relacionados con la problemática de género que realizaron quienes se congregaron en el 31er. Encuentro Nacional de Mujeres. Los ediles apuntaron a la profundización de las políticas públicas "para avanzar en lo que es la equidad".

Comentarios