Información Gral
Miércoles 31 de Agosto de 2016

Excarcelan al médico que mató al joven que intentó robarle el auto

El cirujano Lino Villar Cataldo estaba detenido desde el viernes, cuando ultimó a balazos a un ladrón que huía con su coche.

Lino Villar Cataldo, el médico que estaba detenido desde el viernes cuando mató a balazos a un joven que intentó robarle su auto frente a su consultorio de la localidad bonaerense de Loma Hermosa, fue excarcelado ayer bajo una fianza millonaria por orden de la Justicia de San Martín.

Fuentes judiciales informaron a Télam que la decisión fue adoptada ayer a la tarde por el juez de Garantías 2 de dicho Departamento Judicial, Lucas Oyhanarte, luego de una audiencia oral de la que participaron todas las partes del proceso.

La fiscal de la causa, Diana Mayko, no se opuso a la medida, por lo que el cirujano Villar Cataldo, de 61 años, recuperó anoche la libertad desde la sede policial en la que estaba alojado, aunque seguirá imputado del "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego" de Ricardo Krabler, de 24 años.

Según las fuentes, el juez Oyhanarte hizo lugar a un pedido del abogado defensor Diego Szpigiel, quien en la audiencia oral solicitó la excarcelación "extraordinaria" basándose en "cuestiones personales" del médico.

De acuerdo a los voceros, el magistrado valoró distintas circunstancias para excarcelar al acusado, entre ellas, que éste presenta un problema cardíaco delicado, tiene arraigo y familia constituida, y que no existen riesgos procesales, es decir, que no va a huir ni entorpecer el accionar de la Justicia.

Además, Oyhanarte le fijó al cirujano una caución personal de un millón de pesos, la prohibición de salir del país y también de acercarse al lugar del hecho, entre otras condiciones. En tanto, el juez no se expidió sobre el otro requerimiento presentado en la audiencia por la defensa, que pidió que se califique el hecho como un caso de "legítima defensa" o con "exceso" de la misma.

Szpigiel contó que la fiscal Mayko sostuvo en la audiencia ante el juez que "era prematuro el cambio de calificación" al tiempo que planteó "algunas dudas" sobre la posición en la que quedó el pistolón que le atribuyen a Krabler.

"El juez tiene tiempo para explayarse luego sobre la parte técnica del hecho", explicó el abogado en referencia al cambio de carátula y agregó que el acusado está "mal, anímica y físicamente" a raíz de lo ocurrido.

Por su parte, un hermano de Krabler juró a través de la red social Facebook que no va a parar "hasta que paguen lágrimas por lágrimas" (sic) la muerte del joven (ver aparte).

Anteayer, Darío, uno de los hijos del médico, denunció haber recibido amenazas por parte de la familia del muchacho fallecido y reclamó mantener la custodia policial.

Mientras que ayer a la mañana, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, dijo que van a "seguir todas las instrucciones de la Justicia y en caso de que haya amenazas" pedirán "la investigación de las mismas y la conjuración de estos delitos".

Y sobre el hecho afirmó: "La víctima es el médico. No hay que perder de vista ese concepto".

Por otro lado, Télam accedió ayer a la declaración indagatoria de Villar Cataldo ante la fiscal Mayko, a quien el médico le dijo: "Sentí mucho miedo porque pensé que este sujeto me iba a matar con el arma con la que me apuntó. Por eso disparé con mi arma".

El hecho ocurrió cerca de las 21 del viernes, en el cruce de El Ombú y El Pensamiento, en Loma Hermosa, partido de San Martín, cuando el médico salía de su consultorio a bordo de su Toyota Corolla y fue abordado por un joven armado con un pistolón, el cual, se determinó luego, no estaba cargado.

En su descargo, Villar Cataldo resumió que el asaltante lo golpeó en la cabeza, lo sacó del auto tomándolo de la ropa, luego lo embistió cuando dio marcha atrás con el vehículo y él estaba tirado en la vereda y que le apuntó y le dijo: "¡Te voy a matar hijo de puta!".

Ante esta situación, el médico tomó del cantero de su consultorio una pistola Bersa Thunder Pro 9 milímetros, de la que es legítima usuario, y disparó contra el delincuente, que quedó muerto dentro del Toyota Corolla.

"Luego de disparar, cerré el portón, entré a la casa, tomé el teléfono fijo y llamé al 911", declaró el médico.

Comentarios