La ciudad
Martes 14 de Junio de 2016

Ex empleados de Casa Bleger rechazaron las indemnizaciones

Las partes volverán a reunirse el jueves en el Ministerio de Trabajo. La firma adeuda además vacaciones y aguinaldos, entre otros conceptos.

Los ex empleados de Casa Bleger, la histórica librería de calle San Luis 1275 que cerró sus puertas intempestivamente el lunes 30 de mayo, rechazaron ayer el porcentaje ofrecido por los representantes legales de la firma en concepto de indemnización en el marco de una audiencia en el Ministerio de Trabajo. Ambas partes volverán a verse las caras el próximo jueves, a partir de las 8.30.

Los ex empleados de la librería, quienes cuentan con el acompañamiento legal de la Asociación Empleados de Comercio, reclamaron que se pague la totalidad de los rubros correspondientes a los despidos sin causa. Además, el Sindicato Empleados de Comercio destacó que la entidad se encuentra "en estado de alerta respecto de las medidas gremiales que pudieran corresponder".

Según destacaron, a los trabajadores les deben, además de la indemnización, las vacaciones 2015, el sueldo anual complementario proporcional al primer semestre 2016, vacaciones proporcionales 2016, integración de mes de despido e indemnización sustitutiva de preaviso, según la antigüedad y demás circunstancias de cada relación laboral.

Al rechazarse la propuesta de Bleger, se solicitó una nueva audiencia a las autoridades del Ministerio de Trabajo, la cual quedó fijada para este jueves, a partir de las 8.30.

Sin previo aviso. La histórica librería de San Luis y Entre Ríos cerró abruptamente el lunes 30 de mayo, dejando en la calle, sin previo aviso, a sus siete empleados que trabajaban cinco en atención al público, uno en el depósito y una en administración.

La que menos antigüedad tenía trabajando para la firma que responde a la familia Quaranta (propietaria, entre otras empresas, del Sanatorio de la Mujer) eran 9 años; el resto de los empleados llevaba trabajando entre 25 y 35 años en la librería de San Luis y Entre Ríos.

El modo en que los propietarios vaciaron el local fue indignante.

El fin de semana previo al cierre, un camión se llevó todo el mobiliario y luego se cambió la cerradura. El lunes, los empleados se desayunaron con la desagradable sorpresa.

En la primera audiencia que se desarrolló entre las partes en el Ministerio de Trabajo santafesino, y a través de dos abogados, la empresa se manifestó insolvente para llegar a cualquier tipo de solución.

Esta postura fue rotundamente criticada por el Sindicato Empleados de Comercio, desde donde ahora tienen esperanzas de que el jueves se destrabe la situación.

El cierre de Casa Bleger motivó múltiples marchas de los empleados y referentes de Empleados de Comercio en defensa de las fuentes laborales. Por ahora, el conflicto sigue sin encontrar una solución.

Comentarios