Edición Impresa
Jueves 16 de Junio de 2011

Estudiante "olfa"

En la secundaria los compañeros calificaban de “olfas” a quienes eran los mejores en el estudio, pero para los universitarios ser mejor promedio es una cuestión de honor, más cuando ese estudioso también es el representante político elegido.

En la secundaria los compañeros calificaban de “olfas” a quienes eran los mejores en el estudio, pero para los universitarios ser mejor promedio es una cuestión de honor, más cuando ese estudioso también es el representante político elegido. Por eso los muchachos del PRO Rosario ayer estaban alegres al acompañar al Teatro La Comedia a Rodrigo “Roy” López Molina, quien además de ser candidato a concejal fue distinguido entre los mejores promedios egresados en 2010 de las universidades públicas y privadas de la provincia de Santa Fe. Ese 9,65 en abogacía lo ubica como un abogado aplicado, pero también un poco “olfa”.

Obeid en las sombras

La foto de Cristina y Omar Perotti hizo que todas las miradas giraran hacia Jorge Obeid. Es que los rumores indicaban que el ex gobernador, que brindó su apoyo al rafaelino en las internas, había recibido una propuesta de Duhalde para encabezar su lista de diputados nacionales. Desde el kirchnerismo celebraron la jugada, porque entendieron que la demostración de unidad en el PJ provincial detrás de la candidatura de Agustín Rossi lo dejó a Obeid sin otra opción que rechazar el llamado de Duhalde. Según este razonamiento, el ex gobernador santafesino no podría “sacar los pies del plato” porque ya jugó a favor de Perotti. Sin embargo, los duhaldistas juran que Obeid está trabajando con ellos en el armado provincial.

Carteras robadas

Con bombos y platillos, Miguel Lifschitz presentó el martes por la noche su libro “Rosario hacia la autonomía municipal, un asunto de todos”, en el auditorio de la Federación Gremial de Comercio e Industria. El encuentro se desarrolló en un clima festivo, entre otras cosas porque ese mismo día el intendente había cumplido uno de sus sueños de gestión: poner en marcha el servicio de vigilancia por cámaras de video. El objetivo, combatir el delito. Entre los presentes estaba el secretario de Seguridad Pública de la provincia, Horacio Ghirardi, radiante. No obstante, las sonrisas de los invitados se borraron cuando se enteraron de que las carteras de cuatro de las señoras que asistieron al encuentro habían desaparecido misteriosamente. Bueno, no tan misteriosamente, habían sido robadas. En la sala, claro está, no había cámaras de seguridad.

Comentarios