La ciudad
Miércoles 27 de Julio de 2016

"Estoy orgullosa porque pudieron conseguirle una estufa a Axel y a otros chicos de la escuela"

Daniela es la mamá de Axel, el nene de una escuela de la zona oeste que pidió "en la fuente de los deseos" del Monumento tener una estufa en su casa. El caso desató una movida solidaria.

Ayer la historia de Axel conmovió a los lectores de La Capital. Y gracias al empuje de las maestras y a la solidaridad el chico logró ver su sueño realizado. Es que el nene de 6 años que fue a "la fuente de los deseos" del Monumento y pidió una estufa logró que su pedido se cumpla. Pero la movida fue tan grande que lograron conseguir aparatos para otros chicos que también los necesitaban. "Si vieran la cara de él cuando le entregaron la estufa. Se torcía los dedos de los nervios, se puso re feliz y abrazaba a las maestras. Fue lo mas hermoso que me pudo pasar", relató Daniela, la mamá del alumno de primer grado de la escuela Nº 1.318 "De la Comunidad Eva Perón".
Axel vive en una humilde casilla de la zona oeste de la ciudad junto a su mamá, su papá y dos hermanitos más chicos. Asiste a diario a la escuelita de Saavedra al 6100. Cuando el frío del invierno ya se hacía sentir con fuerza, y mientras los chicos tomaban la leche, sus maestras Ana Laura y Carina escucharon cuando Axel le contaba a un compañerito que el 20 de junio fue al Monumento, vio "la fuente de los deseos" -donde se encuentran las estatuas de Lola Mora- y pidió una estufa como deseo.
Daniela aún recuerda cada detalle de ese día. "Ma, ¿por qué están esas monedas están en la fuente? ¿si yo pide un deseo se me cumple? Entonces agarró una moneda, cerró los ojos y gritó: ¡deseo tener una estufa!".
En contacto con "Todos en La Ocho", Daniela contó que la casilla en la que viven es de madera y que Axel siempre decía que era muy fría. "Por eso fue el deseo de él de tener una estufa. Hasta donde llega una criatura", reflexionó Daniela.
El lunes, con la vuelta a clases, las maestras le preguntaron si ese deseo se había cumplido. El les respondió que no, pero que estaba dispuesto a esperar. La respuesta motorizó a las maestras a iniciar una movida solidaria para cumplirle el sueño a Axel y a otros chicos de la escuela que también sufren por estos días el frío invierno en sus hogares por falta de calefacción.
"El estaba re contento y yo estoy orgullosa porque esto no fue sólo para él, sino que se pudo ayudar a muchos chicos también", agregó la mamá de Axel, un chico que en su casa siempre dice que "con paciencia todo se pude lograr".

Comentarios