Ovación
Lunes 16 de Mayo de 2016

"Esto atenta contra nuestra continuidad", sentenció Osella

El técnico se fue caliente tras otra derrota de Newell's, ante Temperley, cuestionó la falta de actitud y dijo que "así no se puede jugar". El DT sabe que no tiene futuro en la Lepra.

Así no hay técnico que pueda. Ni hincha que lo resista. Y no se trata de creer que el tema pasa por tener a un equipo que pelee siempre el título, sino que invite a creer en él, aunque las cosas no le salgan. Y en Newell's nadie hace pie. Cuando pasa uno, otro y otro entrenador, más allá del juego que cualquiera quiera implementar, la mirada que debe hacerse es más profunda e incluye a todos los protagonistas que salen a jugar. Y ese mayor protagonismo que como mínimo se esperaba no terminó nunca de aparecer en el 0-2 a manos de un Temperley que se salvó del descenso ayudado por este inexpresivo conjunto rojinegro. Algo que reflejó hasta el propio DT Diego Osella, con expresiones contundentes: "Así no se puede jugar", "el fútbol es otra cosa", "esto atenta contra nuestra continuidad" y "ya está".

Newell's se quedó sin técnico para la segunda mitad de año, aunque falta el partido del domingo. Esto es algo que no deja lugar a dudas. Más allá de que se vienen las elecciones en un mes. Osella lo analizó correctamente, con mucho dolor y rapidito, para subir al colectivo.

"Así no se puede jugar. No se puede hacer este tipo de partido. El hecho de vestir esta camiseta ya es motivación", disparó el todavía entrenador, quien de no mediar una circunstancia insalvable también comandará el equipo ante Atlético Tucumán en un Coloso seguramente desbordado de hinchas enojados.

"El fútbol es otra cosa. Así es imposible. Enfrente tuvimos a once tipos que se tiraban de cabeza (peleando el descenso) y nosotros mirábamos. Si no corrés, si no tenés en claro que esto también es prestigio, que esto es primera división... no quiero herir a nadie, pero...", dijo el entrenador.

Actitud. Determinación para revertir algo que viene mal. Cuestiones que no se vieron en el rojinegro en cancha del Gasolero. La impresión de jugar para cumplir se vio en casi los 90'. Y Osella lo dejó a la vista: "Da la sensación que tras empatar el clásico todo se había terminado. Es que muchos se van, les queda una semana en el club. Y nosotros quedamos en el medio. Estoy demasiado caliente".

Es cierto, pero también es el responsable de elegir a los once, a los otros siete, a los que están ahí, a los que vienen de abajo. ¿Por qué no prescindió de varios hace varias fechas si ya están en camino hacia la salida del club? Si bien tiró a pibes a la cancha, quizás tuvo que meter más o darles mayor trascendencia.

Y pese al temor a irse de boca, el todavía conductor leproso, quien llegó ilusionado con cambiar lo que venía de espaldas al protagonismo, dijo pecar de egoísta pero con certeza indicó: "Esto atenta contra nuestra continuidad, lo que pudo suponerse posible tras los partidos ante Huracán (triunfo), Central y Estudiantes (empates). Esto invita a que cualquiera que piense en nosotros para continuar tras las elecciones se despegue. Invita a poner en consideración cualquier nombre de técnico menos el mío". Y remató: "Ya está".

Una clara muestra que Osella sabe lo que viene. Lo que ya había dejado ver no hace mucho, cuando comparó sus chances de continuidad con la posibilidad de ganar el Quini 6.

Obvio. Ayer el pozo quedó vacante. Y el otro pozo, en el que se cayó la Lepra, también se hizo profundo para este plantel. Con jugadores que no seguirán. Por el motivo que sea. Porque sin dudas vendrá un repartir y dar de nuevo. Y como en el póker, cuando las cartas están muy desparejas, se cambian todas las que se pueden.

Comentarios