Edición Impresa
Sábado 24 de Agosto de 2013

Estímulos necesarios

En 1959 el físico y premio Nobel Richard Feynman dio una conferencia profética. 

En 1959 el físico y premio Nobel Richard Feynman dio una conferencia profética. El nombre de su exposición era "Hay mucho espacio allá abajo" y trataba sobre la manipulación de las cosas a escala muy pequeña. Quince años después el japonés Norio Taniguchi creó el término "nanotecnología". Nora Pellegri, doctora en física, profesora de la facultad de ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario e investigadora de Conicet destacó que las nuevas tecnologías abrieron un campo de acción innimaginable que permitió pasar de "pensar y diseñar" a "hacer productos que nacen de esta área de la ciencia que ofrece un campo de acción muy atractivo". La nanotecnología "ya se aplica en cosmética, vendajes, pegamentos dentales y hasta paragolpes de autos y pinturas", dijo. La profesora consideró fundamental el estímulo desde la escuela secundaria hacia la ciencia en todos sus aspectos porque ayuda a pensar, crear y porque fomenta la disciplina. "Notamos un déficit en alumnos universitarios, incluso aquellos que eligen carreras afines, en relación a la posibilidad de pensar y aplicar lo aprendido de manera eficiente. La distancia entre quienes vienen de escuelas técnicas respecto de otros es grande, por eso es clave que se trabaje mucho más en ciencia, y en todas las escuelas".

Comentarios