Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

"Este Marco Ruben verá el clásico por tele, con su mamá"

Germán Marizza y Claudia Herrera son una pareja que vive en barrio Empalme Graneros y que decidió llamar a su hijito de un año y un mes como al ídolo y goleador de Rosario Central: Marco Ruben. El nene ya tiene foto en brazos del capitán.

Marco Ruben no jugará el próximo clásico. Mirará el partido por la tele y a upa de su mamá. Marco Ruben Marizza Herrera es un chiquito de un año y un mes, que vive en un sector bien canalla de barrio Empalme Graneros, y es hijo de dos hinchas fanáticos del club de Arroyito. Son Germán, de 26 años, empleado de una empresa transportadora, y Claudia, de 27 años, que por ahora se dedica de lleno a él y a su casa. Una familia que se completa con un perro llamado Wanchope (en homenaje a Paulo César Wanchope Watson, quien jugó para el club auriazul en 2006). Cartón lleno.

Este Marco Ruben nació un 17 de septiembre, prematuro, y con apenas un kilo de peso. Así que tuvo que estar unas cuantas semanas internado en la sala de neonatología de un sanatorio céntrico.

Pero no estuvo solo en esos primeros días de su vida, junto a él también estuvo internado un clon del equipo. Otro nenito de padres canallas bautizado Jonás, por el volante auriazul Jonás Aguirre, también hizo "pretemporada" en neo.

"A los dos meses de su nacimiento, apenas le dieron el alta le tramitamos el carnet. No lo hicimos antes porque no se le podía sacar foto estando internado y lo cuidamos, mucho", dijo el papá, mientras la mamá mostraba a Ovación ese documento junto con otros del nene, de sumo valor legal y afectivo.

La partida de nacimiento, el DNI y dos cuadros se expusieron sobre la mesa del comedor como en una exposición. Uno de los cuadros tiene la foto de Marquito Ruben junto al Marco Ruben adulto: delantero, goleador y figura de Rosario Central.

Y una foto más expone al mini Marco Ruben sentado en el césped de la cancha del Gigante.

"Ruben ya le había mandado un videíto a mi hijo cuando estaba en neo, alentándolo a seguir peleando por su vida, deseándole que tenga fuerza. Siempre fue muy solidario con mi nene. Y cuando pudimos lo llevamos a su encuentro, lo alzó y se sacó una foto con él", comentó Germán mientras señalaba la foto del nene con el ídolo futbolístico de toda la familia. En realidad con los dos ídolos de toda la familia.

"Recuerdo de mi primer añito", se lee en la del nene sentado en la cancha, una imagen que fue base de la torta de la primera fiesta de cumpleaños y que estuvo repleta de globos azules y amarillos.

Mientras los padres de Marco Ruben le muestran todo este patrimonio canalla a Ovación, la madrina del nene, Mercedes, contó que el chiquito es "el amor de la familia" y el motivo porque la casa esté repleta de objetos centralistas.

Dijo que Marco Ruben bebé se "vuelve loco" por patear la pelota y que por supuesto tiene varias: una azul y amarilla.

Aunque no es lo único: juguetes, gorro, camisetas. El nene ya colecciona buena liturgia canalla. Algo que también heredó de su papá quien colecciona camisetas de todas las épocas.

"Tengo 80 ejemplares. Para mí la vida gira alrededor de Central y mi hijo indefectiblemente se va a contagiar de este amor que siento por el club", disparó el papá de Marco Ruben con orgullo, enfundado en una campera azul con escudo de Rosario Central a la izquierda del pecho.

"Como siempre", Germán irá a la cancha a ver el próximo clásico, pero . Marco Ruben, "no", dijo la mamá.

Y explicó el por qué de la decisión: "Cuando lo llevamos por primera vez tenía apenas cuatro meses, pero fue a un amistoso. A este partido no lo llevamos. Todavía es muy chico. Además hoy está con unas líneas de fiebre así que se quedará adentro con su mamá y papá podrá ir al Gigante tranquilo y disfrutar".

"¿Apuestas?" No. "¿Cábalas?" No. Lo que sí tiene el padre de Marco Ruben para este partido es un pálpito.

"Central no pierde", sostuvo muy seguro Germán.

Y cuando se le pidió que se explaye dijo. "Empata o gana. Y si gana será seguro con un gol de Marco, no de mi hijo... todavía", bromeó, el padre del nene, quien desea ver algún día a su hijo, dándole satisfacciones al equipo de sus amores como el propio Marco Ruben.

Por si a esta altura hace falta se aclara: el padre sueña ver goleadores a los dos Marco Ruben, a su hijo, y a la figura y capitán del canalla.

Un precadete jubiloso

Recién salido de neo y con gorro auriazul. Así se lo ve a Marco Ruben Marizza en el carnet de Central. En el club sólo entregan en plástico a los bebés, contra entrega del DNI. "Las abuelas son terribles: hubo un caso de una que vino rápido con el nene, antes que el padre lo hiciera de otro club. Y una que exigía el carnet con ecografía en mano", aseguró Valeria San desde la sede auriazul.

Comentarios