Edición Impresa
Viernes 13 de Abril de 2012

"Estamos a la espera de novedades por el IVA y los reintegros"

Si bien el gobierno prorrogó hasta fin de junio el bono del 14% a los fabricantes de maquinaria agrícola, todavía aguardan precisiones sobre cómo quedará el esquema fiscal permanente.

Con un año que arrancó a ritmo más lento, que quedó expresado en una reducción de las ventas del 30% respecto del primer trimestre de 2011, el sector de fabricantes de maquinaria agrícola está expectante frente a un conjunto de medidas que el gobierno señaló implementará en reemplazo del bono fiscal del 14% que vence a mitad de año. Este beneficio fiscal que beneficia a los industriales repercute directamente en los precios de los bienes de capital que en su mayoría se colocan en el mercado interno.

“Estamos aguardando novedades respecto del decreto 379 y también sobre anuncios de modificaciones en el IVA técnico”, aseguró el presidente de la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), José María Alustiza, quien señaló que si el beneficio no se prorroga y el impuesto pasa del 10,5% al 21%, se incrementaría en un 25% la carga fiscal neta sobre la actividad.

El dirigente reconoció los inconvenientes que están teniendo algunas empresas por las medidas de restricción de importaciones aunque dijo que lo están solucionado “con rapidez”, En cambio, hizo hincapié en la preocupación que genera en el sector la instalación de plantas industriales extranjeras que ensamblan equipos en lugar de fabricar en la Argentina y reciben el mismo trato fiscal que las que sí lo hacen en el país.

  —¿Cómo ve al sector en un año en que la economía se prevé desacelerando y con crecimiento más moderado?

  —Estamos en un momento muy particular, aguardando novedades respecto del decreto 397 (el bono fiscal que reintegra el 14% de la facturación a los fabricantes de bienes de capital), también respecto al IVA técnico que también tendría una modificación y esperando todas las medidas que se van a tomar cuando finalice la vigencia de este decreto el 30 de junio. Entre ellas se comenta que habrá un plan de aterrizaje con una serie de prórrogas para poder entregar las mercaderías. No hay que olvidarse que hablamos nada menos que del 14% del valor de una máquina, que es muy representativo. Si a eso le sumamos el 10,5% más de IVA, hablamos de un 25% de presión fiscal neta. Eso va a engrosar el valor de la máquina y obviamente va a repercutir también sobre el mercado interno, donde colocamos el 75% de nuestra producción. Estos son apenas algunos datos para tener una noción de la importancia que van a tener estas medidas en la comercialización de nuestros productos. Ya hoy estamos sufriendo una baja de las ventas en el mercado interno, como consecuencia un poco de la sequía y una serie de cuestiones que hacen al manejo interno. Hay que saber que el productor ante un menor rinde ajusta no comprando maquinaria agrícola.

  —¿Ya hay un impacto en el sector por las medidas de restricción de importación? ¿Cómo puede repercutir esto en la producción y el empleo?

  —Sí, efectivamente, hemos tenido problemas. En el sector de maquinaria agrícola los estamos solucionando con bastante rapidez, pero tenemos una serie de inconvenientes, más bien inquietudes, respecto de la instalación de plantas industriales extranjeras, que es otra cuestión muy novedosa y muy importante, pero que nos tiene muy preocupados. Por ejemplo, John Deere que está aquí en el Gran Rosario fabrica 1.500 motores y no los vende en el mercado interno, sino que los exporta a Brasil. Y nosotros para las cosechadoras Vasalli, para los tractores Pauny, importamos el tractor Cumming de Brasil. Con esto digo que tenemos muchas cuestiones por arreglar para hacer un plan estratégico que realmente beneficie a la empresa argentina y sobre todo a la industria argentina.

  —El Ministerio de Industria, a través de Débora Giorgi, le ha pedido a las empresas como John Deere un proceso de sustitución de importaciones ¿eso puede componer el escenario?

  —Yo estuve presente cuando estuvo la ministra (Giorgi) y es buena la posición que plantea. Ahora, hay que ver si esto tiene aplicabilidad o no. No hay que olvidar que los industriales extranjeros si vienen acá es para tener rentabilidad — y en buena hora la tengan— pero el tema pasa por ver si se van a radicar efectivamente. Porque si van a ensamblar y van a aprovechar las ventajas impositivas o de fomento que les brinda el gobierno argentino para hacernos la competencia desleal, va a ser perjudicial. Por eso hay que ver el monitoreo que haga el gobierno en el futuro al respecto.

  —¿Las medidas compensatorias que se están tomando como el reintegro del 14% son suficientes o no?

  —A ciencia cierta no sabemos cuales son las medidas a futuro. Se comenta que va a haber un fideicomiso financiado por estos 1.400 millones de pesos que corresponden a los bienes de capital del 14%, más un 7% que corresponde a la tasa. Nosotros no estamos de acuerdo con eso. Queremos que para sustituir el decreto que establece el bono se dicte una ley de desgravación impositiva como es la amortización acelerada, que tenga una vigencia de cinco años y que permita a un comprador de una máquina argentina amortizarla en un solo ejercicio. Esta ley ya estuvo en vigencia en el gobierno de Arturo Frondizi y fue revolucionaria. Necesitamos una ley del mismo tipo para compensar una ley fiscal. No queremos una ley crediticia. Mal no viene el crédito, la instrumentación de una herramienta financiera siempre es positiva. Pero en este caso concreto que se nos va a retirar un apoyo fiscal del 14% obviamente que queremos que se sustituya por otro tipo de medida similar.

  —¿Cómo se encuentra el sector en el primer trimestre de 2012 comparado con el mismo de 2011?

  —Estamos un 30% abajo en las ventas. No es igual en todos los sectores, ya que nosotros trabajamos de una forma cíclica. Por esa razón, algunos están trabajando bien y en otros no. Eso depende del tipo de producto.

Inversión. El grupo Fiat ratificó que invertirá más de 120 millones de dólares en su unidad de negocios de maquinaria agrícola de la marca Case New Holland. En la planta de Córdoba fabricarán tractores y cosechadoras. Así se lo informaron a la presidenta Cristina Fernández el CEO mundial de Fiat, Sergio Marchionne, y el titular en Argentina, Cristiano Ratazzi.

Comentarios