Ovación
Viernes 17 de Febrero de 2017

"Estamos donde tenemos que estar"

El Negro, capitán de la Fed Cup, no reniega de que Argentina no haya conseguido el ascenso. Pide paciencia y apoyo para las chicas.

Argentina jugó hace algunos días la Zona Americana de la Fed Cup, en México y no consiguió el objetivo primordial: ganarla y con ello acceder a un repechaje para volver al Grupo Mundial II. Por eso, estará al menos un año más en la tercera categoría del certamen. Desde Tandil, en un alto de entrenamiento en su academia, Marcelo Gómez, formador de Juan Martín Del Potro, entre otros, y capitán del equipo argentino, analizó la situación. Reconoció que igualmente hay aspectos positivos que resaltar, que esta Zona Americana fue de las más difíciles que pudieran presentarse. Se refirió al por qué de este momento del tenis femenino argentino y reconoció: "Estamos en el lugar en el que tenemos que estar, pero la aspiración es llegar más arriba". Por otro lado se refirió a su raqueta Nº 1, la rosarina Nadia Podoroska diciendo que "me gusta muchísimo lo que hace adentro de la cancha (...) compite con mucha cabeza y dedicación (...) No tengo dudas de que va a llegar lejos". Pero fundamentalmente habló de la necesidad de tener paciencia y de apoyar el desarrollo de las jugadoras, a las que se les hace muy costoso competir y por ende, adquirir nivel.

Ya pasaron algunos días de la serie perdida en México en la que Argentina no pudo entrar a la final para ir por el ascenso, ¿qué evaluación se puede hacer? Por lo menos habrá un año más en la tercera categoría, a la que se descendió en 2015.

Fue una competencia muy linda pero muy dura. Todos los países fueron con lo mejor que tenían y ya jugar en la altura es complicado (Metepec, 2.600 metros sobre el nivel del mar), hay que adaptarse, por eso fuimos con dos o tres días de anticipación. Nos tocó un grupo muy parejo, todas rivales difíciles, empezamos perdiendo (ante Chile, ver aparte) y si bien se jugó bien quedamos condicionados para el resto de la serie. Nos quedamos sin margen de error desde ese momento, había que ganar todos los partidos y todos eran complicados porque salvo México todos tenían al menos una jugadora buena. Ganamos lo restante, necesitábamos de otros resultados y nos salió al revés.

¿Cómo se procesa este resultado?

Quedamos tristes por el resultado pero conformes con el juego. Ibamos a entrar a la final, por lo menos. Pero no lo pudimos cumplir. Quedamos afuera de la final en realidad por un punto (tuvo match point con Chile). Las series fueron muy parejas, costó adaptarnos a la altura, estamos tristes por el resultado pero felices por el grupo, por la unión, las series fueron muy duras, muy trabajadas, hubo que luchar mucho y eso nos fortaleció como grupo. Después jugamos por el tercer y cuarto puesto ya sin nuestras mejores singlistas, que estaban muy cansadas (Nadia Podoroska y Catalina Pella) y perdimos con Paraguay, aunque ese puesto no influyó en nada.

El año pasado estuviste al frente del equipo por un tema personal de la capitana María José Gaidano. Esta vez estuviste al frente formalmente en el rol. ¿Con qué equipo trabajaste? ¿Qué encontraste?

El año pasado salimos muy bien, campeones en polvo de ladrillo, en llano y obviamente las chicas jugaron muy bien, hubo mucha conexión (en Bolivia, luego se perdió el repechaje por el ascenso). A partir de esa experiencia supe que quería seguir. Fue muy lindo, pero era otro tipo de espectáculo, en ésta estaba lo mejor, no fue así el año pasado. Todos los países llevaron lo máximo a México, escuché hablar a otros capitanes y entrenadores que fueron en otros momentos y que dijeron que fue una Zona Americana muy dura. Considero lo mismo.

¿Esta, la tercera categoría de la Fed Cup es la realidad del tenis femenino argentino, el lugar en el cual hay que estar?

Nosotros creemos que podemos estar más arriba, está claro que podemos clasificar, pero la Zona Americana es una zona muy difícil. Pasar, clasificar, jugar bien cinco días seguidos (lo que dura la serie), es un desgaste muy grande, las chicas juegan todos los días y todos los equipos son parejos. Estamos en el lugar en el que tenemos que estar, pero la aspiración es estar más arriba. Hay mucha diferencia entre el Grupo Mundial II (al cual aspiraba llegar por repechaje) y lo que jugamos nosotros, los equipos europeos son muy fuertes. Hay que tratar de jugar con los buenos para mejorar el nivel.

¿Cómo se hace para achicar esa brecha?

Trabajar con las chicas, estar cerca de ellas y de sus entrenadores, tratar de que mejoren sus ránkings, que jueguen torneos más grandes. Bueno, Nadia Podoroska y Catalina Pella ya empezaron a jugar Grand Slams, eso es un gran avance. Son las experiencias que le dan a las jugadoras el ruedo para seguir progresando, agarrar nivel y meterse en lo grande. Cuando ya están ahí uno puede pelear cosas importantes. Por ahora este es el nivel en el que tenemos que estar. A la Zona Americana es muy dura ganarla, así que hay que esperar un poquito para salir. Canadá descendió, volvió con todo y estaba imparable (finalmente logró el ascenso). Ese es el nivel al que nosotros aspiramos, tenemos que estar ahí.

¿Esta realidad se entiende así por calidad de las jugadoras, por la competencia que tienen o por qué? ¿Dónde ancla la justificación de Argentina en el tercer escalón de la Fed?

Es un poco de todo. No hay torneos para jugar aquí, no hay inversión, no hay sponsors ni dinero de las federaciones. Las chicas que no tienen posibilidad de mejorar el ránking se tienen que ir afuera (se refiere a Europa) y eso es muy costoso, saltan de nivel muy rápido: del nivel sudamericano al europeo el cambio es grandísimo. No tenés la experiencia y es muy costoso estar allá. Además estamos viviendo un recambio generacional, nuestra Nº 1 (Podoroska) tiene 20 años, eso hay que saberlo, tener paciencia, no quemar etapas y esperarla. A ellas y a las demás. Hay que acompañar a las chicas para que jueguen más torneos y se vea reflejado en el ránking. Más y mejores torneos hacen que suban el nivel. La situación es un combo de todo eso.

¿Las bases del tenis femenino cómo están?

Estamos tratando de aumentar la cantidad de chicas que juegan al tenis, hemos implementado cambios en los torneos de más bajo nivel para que puedan jugar. El hockey nos ha sacado muchas chicas pero vamos a trabajar para que eso se revierta. Sabemos que hay muchas en las escuelas de tenis pero después no se meten a competir. Y hay que seguir apostando a que las juniors nuestras crezcan. Hay varias que vienen jugando muy bien, como Lourdes Carlé o Maia Haumuller (reside en Rosario) que están ahí prendidas, hay que invertir para que viajen lo máximo posible para que puedan ser el futuro del tenis de Argentina.

¿El hockey saca chicas porque Las Leonas ganan títulos y el tenis no tiene una figura fuerte?

Desde que se retiró Gaby (Sabatini) le falta un espejo. Vinieron años después Paola Suárez, Gisela Dulko pero ninguna tuvo la difusión que tuvo Gaby en su momento, lo que hizo que muchas chicas jugaran al tenis. Ninguna tuvo el marketing que tienen Las Leonas, los sponsosrs y las horas de aire. La televisión no te pasa un sólo torneo femenino de tenis, salvo algunos partidos de Grand Slam. Es muy poco, así es muy difícil atraer gente.

Paula Ormaechea se operó hace poco, hasta hace dos años era la referencia de las chicas en la Fed Cup. ¿Esperás contar con ella en algún momento?

Paula tuvo momentos muy buenos, jugó los mejores torneos de WTA. Ahora está pasando por un momento complicado, se operó la mano. Hablé con ella, se está recuperando y va a tratar de volver a jugar. Siempre que una jugadora como Paula esté disponible para mí es mucho más fácil armar el equipo y mejor para el tenis femenino.

Nadia Podoroska es hoy la raqueta Nº 1, viene de hacer su mejor año en 2016, aún es joven, ¿cómo la ves?

Juega muy bien, me gusta muchísimo lo que hace adentro de la cancha. Su entrenador (Carlos Rampello) la está llevando por muy buen camino, es ofensiva, compite muy bien y tiene un gran compromiso con su trabajo, con su tenis. Una vez que entra a la cancha hace todo lo posible por ganar. Compite con mucha cabeza y dedicación. La conocí el año pasado en la Fed Cup, creo que viene mejorando todos los años, subiendo escalones y ahora le tocará meterse en los torneos grandes, que es la parte más difícil, pero no tengo dudas de que lo va a lograr porque tiene un gran futuro.

Más allá del sabor amargo de no haber logrado el ascenso en México, ¿esto es un aprendizaje y era necesario para Argentina?

Creo que este tipo de competencia les hacen muy bien a las chicas, juegan partidos todos los días con las mejores de Sudamérica. Incluso estuvo Canadá, superior a todos. Eso nos hace bien como grupo. Hemos armado uno muy unido y vamos a tratar de mantener ese vínculo para que nos encuentre muy fuertes para la próxima competencia el año que viene, para ir por la clasificación de nuevo.


El reciente traspié en la Zona Americana

En la reciente edición de la Fed Cup Argentina integró el Grupo B con Chile (1-2), Colombia (3-0), México (2-1) y Brasil (2-1). Quedó segunda, detrás de las trasandinas por mínima diferencia y se vio condenada a jugar por el tercer puesto: cayó con Paraguay (0-2). Formó con Nadia Podoroska, Catalina Pella, María Irigoyen y Guadalupe Pérez Rojas. Canadá le ganó a Chile el partido clave (el mejor del Grupo A contra el mejor del B) y jugará el repechaje para ascender al Grupo Mundial II. Argentina sigue un año más en la Zona Americana, tercera categoría.

Comentarios