El Mundo
Domingo 17 de Julio de 2016

Estado Islámico se atribuyó la masacre que dejó 84 muertos y 300 heridos en Niza

Ocho meses después de los ataques yihadistas de París donde murieron 130 personas, Francia se sumió en un nuevo duelo nacional de tres días que culminará mañana con un minuto de silencio.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó ayer la autoría de la matanza que causó 84 muertos en Niza (sudeste de Francia), un atentado cometido por un tunecino que las autoridades sospechan se radicalizó hace poco. Ocho meses después de los ataques yihadistas de París donde murieron 130 personas, Francia se sumió en un nuevo duelo nacional de tres días que culminará mañana con un minuto de silencio.

La agencia Amak, afín al EI, sostuvo ayer que el hombre que embistió a los transeúntes en Niza actuó guiado por el llamado a atacar a quienes combatieran a la milicia terrorista. Si bien la emisora radial Al Bayan difundió esa misma versión y amenazó con nuevos ataques en países de Occidente, la veracidad de la reivindicación no pudo ser corroborada con fuentes independientes. Fuentes oficiales francesas interrogaron a cuatro detenidos cercanos al atacante y a su ex mujer y llegaron a la conclusión de que el atacante de nacionalidad tunecina, podría haberse radicalizado muy rápidamente.

Ayer, el balance de la matanza seguía siendo de 84 muertos, entre ellos 10 niños. Pero esta cifra podría aumentar ya que 121 de los 300 heridos seguían hospitalizados. Veintiséis personas seguían ingresadas en el servicio de reanimación y 16 cuerpos aún no han sido identificados. Al menos 17 extranjeros murieron en el ataque.

Radicalización reciente. Descrito por sus vecinos como un tipo poco hablador, de carácter inestable y sin inclinaciones religiosas, los testimonios recogidos en el curso de las detenciones practicadas en su entorno, parecen indicar que Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años, pudo sufrir una rápida radicalización, según el ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve en base a los testimonios. -"Nos enfrentamos a individuos sensibles al mensaje de Dáesh (Estado Islámico) que llevan a cabo acciones extremadamente violentas sin necesariamente haber combatido o haber sido entrenados", añadió el ministro, destacando que se trata de un "nuevo modo" que ilustra "la extremada complejidad de la lucha antiterrorista". Los interrogatorios de cuatro hombres del entorno del atacante, abatido a tiros por la policía durante el ataque, y de su ex mujer, bajo arresto desde el viernes, dan indicios de que "se radicalizó hace poco", precisó una fuente policial. El asesino tenía un historial de amenazas, violencia y robos cometidos entre 2010 y 2016, pero "nunca había sido fichado (por los servicios antiterroristas) ni dio el más mínimo indicio de radicalización". Casado y padre de tres hijos, este camionero se encontraba en proceso de divorcio. Según su padre, sufrió una depresión a principios de 2000 y no era religioso.

¿Fallos de seguridad? La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, exigió la dimisión del ministro del Interior y denunció "carencias gravísimas del Estado en su deber de proteger" a los franceses. Durante la reunión de crisis mantenida ayer, el presidente francés François Hollande denunció la "tentación de dividir el país", según el portavoz del gobierno, Stéphane Le Foll, y lanzó un llamamiento a la "cohesión" y a la "unidad"de Francia.

Casi dos días después del atentado en esta turística localidad de la Riviera francesa, la prensa se preguntaba cómo fue posible que el inmenso camión de 19 toneladas consiguiera penetrar la noche del jueves en la zona de celebraciones por el 14 de julio, reservada a peatones y bajo vigilancia policial.

El ministro del Interior rechazó las críticas y aseguró que la policía estaba "muy presente" el jueves por la noche y que el camión forzó el paso subiéndose a la acera.

Comentarios