Juegos Olímpicos Río 2016
Viernes 12 de Agosto de 2016

Esta vez no se pudo: Lituania se impuso por 81 a 73 y Argentina se quedó sin invicto

Ginóbili manifestó: "Tenemos que ganar uno más y tenemos por delante dos partidos muy jodidos, como este".

El seleccionado argentino de básquet cayó con Lituania por 81 a 73 en el partido que mantuvieron por la zona B en el Arena Carioca I, en la tercera jornada de la categoría en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.
El equipo dirigido por Sergio Hernández dio pelea hasta el final, pero terminó por entregar el partido en el último tramo de juego contra uno de los grandes candidatos a convertirse en líder del Grupo B.
De hecho, los europeos son los únicos de la zona que ganaron sus tres encuentros y, por ende, se ubicaron en lo más alto de la tabla.
El juego físico en la zona pintada resultó clave para la resolución del duelo. Lituania sumó un total de 50 rebotes, mientras que Argentina apenas rescató casi la mitad, 28.
El resultado adverso dejó, para los sudamericanos, un escenario en el que el duelo del sábado contra Brasil es primordial, de cara a evitar al Dream Team de Estados Unidos en un posible cruce de cuartos de final. Argentina acumula dos victorias y una caída, mientras que los vecinos sudamericanos, que perdieron por 80-76 contra Croacia, registran un triunfo y dos derrotas.
Emanuel Ginóbili fue el máximo anotador del equipo albiceleste, con 22 tantos, mientras que Luis Scola cosechó 12 puntos y siete rebotes.
Por el lado de los ganadores, Mindaugas Kunzminskas fue el máximo anotador del encuentro, con 23 tantos, y Jonas Valanciunas rescató 10 rebotes.
Durante el primer cuarto se dio un intercambio de golpes entre los dos equipos. Argentina tuvo muchas dificultades para penetrar en la zona pintada y encima no contaba con el aporte de su máximo anotador, Scola, quien convirtió sus primeros puntos recién a tres minutos del final del parcial.
A falta de efectividad con los tiros de campo, el equipo de Hernández apeló a algunos triples aislados y las individualidades de sus referentes para mantenerse en el partido y cerrar el duelo apenas por un punto de desventaja.
En los primeros minutos del segundo cuarto, el conjunto sudamericano se estancó en tres puntos y permitió que su rival tomara una diferencia de siete tantos. Lituania ejerció un buen cerrojo sobre la zona pintada, mientras liberaba el tiro lejano a jugadores internos, como el propio Scola.
Tres pérdidas de pelota de los europeos en el peor momento de juego de Argentina provocaron que el marcador se mantuviera cerrado hasta el descanso. Así, Lituania se encaminó al tercer parcial con una ventaja de 30-27. Lo mejor de Argentina hasta el momento volvió a radicar en Scola, que registró en la primera mitad nueve puntos, cuatro rebotes y cuatro asistencias.
Una vez iniciado el tercer parcial, apareció en escena la figura de Ginóbili, quien anotó 13 de los primeros 15 puntos de su equipo en el cuarto. Así y todo, una vez que el equipo sudamericano apeló a la rotación, Lituania logró sacar diferencia en el marcador. Los jóvenes suplentes argentinos se vieron superados físicamente por sus rivales, a base de buenas penetraciones y los triples de Mantas Kalnietis y Mindaugas Kuzminskas.
En el último parcial, el equipo albiceleste encontró la efectividad de sus dos bases, Facundo Campazzo y Nicolás Laprovíttola, que hasta el momento estaba ausente, y, sumado a la experiencia impuesta por sus veteranos, logró un parcial de 12-2 en cuatro minutos y remontó con coraje la desventaja de ocho tantos con la que había iniciado el cuarto.
Sin embargo, la efectividad lituana en el tiro exterior en el tramo final del encuentro fue determinante. Kanietis, desde la anotación, y Domantas Sabonis, con sus cinco rebotes ofensivos, terminaron por definir el partido.
Manu: "Perdimos la compostura"
Campazzo reconoció que fue "uno de los partidos más irregulares" que tuvo Argentina en el torneo. Delfino sostuvo que ahora hay que pensar en el partido del sábado con Brasil: "No hay que ser muy optimista cuando ganás ni muy pesimista cuando te pasa esto".
"Jugamos un flojo partido contra un gran equipo", sostuvo Ginóbili, quien añadió que "cuando estuvimos arriba y parecía que se encaminaba perdimos la compostura. Ellos jugaron más tranquilos, a su modo. Por primera vez en el torneo nos vimos en dificultad y no supimos reaccionar".
Y concluyó: "Tenemos que ganar uno más y tenemos por delante dos partidos muy jodidos, como este".

Comentarios