Edición Impresa
Miércoles 26 de Agosto de 2015

Esta vez no lo pudieron desaparecer

El proyecto de un estadio de rugby en el parque Sarmiento implicaba hacer desaparecer la pista de atletismo, que  lleva el nombre de Miguel Sánchez.

Días atrás, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dio marcha atrás (“hasta 2017”, según el subsecretario de Deportes porteño, Francisco Irrazábal) con el proyecto de un estadio de rugby en el parque Sarmiento. La resistencia de vecinos, atletas y familiares de alumnos de los colegios de la zona lo impidieron. La idea era levantar un estadio y concesionarlo por 5 años a la Unión Argentina de Rugby, para que allí se juegue el Súper Rugby, competencia organizada por la Sanzar, con franquicias del hemisferio sur, y de Argentina desde 2016. Esto implicaba hacer desaparecer la pista de atletismo, que  lleva el nombre de Miguel Sánchez, atleta desaparecido en la última dictadura cívico militar.

Atletas y corredores que viven el atletismo con la misma intensidad con que lo hacía el militante de la JP de Berazategui, secuestrado en 1978 pocos días después de competir en la San Silvestre de Brasil, resistieron la embestida, que implicaba además la privatización de un sector de un espacio público, como señalaron los vecinos. También protestaron familiares de los alumnos de escuelas que utilizan habitualmente la pista de tierra y ecologistas que hablaron de daño ambiental al parque. La lucha no fue en vano. El gobierno porteño desistió de la idea, planteando diferentes motivos. Lo cierto es que esta vez no pudieron hacer desaparecer a Miguel Sánchez.

Comentarios