Policiales
Jueves 26 de Mayo de 2016

Está muy grave una chica baleada tras ser asaltada con sus amigos

A las 3 de la mañana de ayer Priscila, Barbi, Pau, Mati y otros tres chicos escuchaban la música que provenía del estéreo de un auto, en la puerta de una casa de Bolonia al 4900, en el barrio 25 de Mayo. Entonces aparecieron dos jóvenes en una Yamaha YBR roja.

A las 3 de la mañana de ayer Priscila, Barbi, Pau, Mati y otros tres chicos escuchaban la música que provenía del estéreo de un auto, en la puerta de una casa de Bolonia al 4900, en el barrio 25 de Mayo. Entonces aparecieron dos jóvenes en una Yamaha YBR roja. Eran altos, flacos y llevaban gorrita y capuchas, según las víctimas. Los amenazaron con sendas pistolas y les exigieron que se quedaran quietos. Después uno se bajó del rodado y palpó a cada uno de los chicos: les sacó las billeteras y los celulares. Cuando escaparon a toda velocidad, al llegar a la esquina de Bolonia y Comodoro Rivadavia, se escuchó un balazo. El proyectil perforó el cuello de Priscila T., de 19 años, a quien la bala se le alojó cerca de la arteria aorta. Anoche la adolescente peleaba por su vida luego de dos operaciones.

Los amigos. Bárbara era parte del grupo y contó que estaban "tomando algo cuando apareció una moto de la nada por Uriburu y agarró por Bolonia. Uno de los tipos saco un arma y nos dijo queremos todo, celulares, plata, porque si no nos mataban. Le dimos lo que nos pidieron y más también, y cuando se iban, al doblar por Comodoro Rivadavia, uno de los tipos disparó y el tiro le pegó a Priscila. Se cayó al piso, estaba ensangrentada y le salía mucha sangre", dijo la adolescente. Y agregó con pesar: "Saber que hoy en día no podés salir a la puerta de tu casa, no podés salir a bailar, no podés tomar una cerveza en la puerta de tu casa con amigos, es realmente horrible".

A otro de los chicos lo amenazaron con el arma, le pegaron un puñetazo en la cabeza y le sustrajeron la billetera y el carné de conducir. Horas más tarde, una llamada le indicó a ese chico que su carné apareció en calle Santiago al 4400, a la altura de calle Lido frente a un asentamiento precario.

Mati, quien estaba en el grupo relató: "A mí me palpó para sacarme lo que tenía. Un celular y la billetera. No estaban nerviosos ni nada. Nos decían que nos quedásemos quietos. Eramos siete creo, pero no pudimos hacer nada".

El mismo adolescente contó: "Yo estaba al lado de Priscila cuando estos pibes se alejaron por Bolonia. Cuando doblaron por Comodoro Rivadavia el pibe no dijo nada, sólo miraba y como que apuntaba al grupo. Entonces se escuchó el tiro, uno solo. Priscila me miró y me dijo «me dieron». Se agarraba el cuello y el brazo y le apareció mucha sangre. Después la llevaron en un auto hasta el Hospital de Emergencias y acá estamos", dijo resignado.

De otro lado. Los chicos, si bien podían describir la vestimenta de los ladrones, su voz y hasta la forma de moverse, no los reconocieron ni los vieron nunca por el barrio. "Pasan un montón en motitos por la calle. Son todos medio iguales", dijo otro adolescente que formaba parte del grupo.

Una vecina que vive hace muchos años en el lugar comentó: "Por un cigarrillo y el celular te pegan un tiro. Le dieron un tiro desde 50 metros a una nena de 19 años. Una locura. Ahí quedaron rastros de sangre. Pobres chicos".

Los vecinos, que conocen a muchos de los chicos desde que nacieron, se despertaron alarmados por los gritos desgarradores de los jóvenes pidiendo ayuda en plena madrugada y el barrio se lleno de gente en la calle. "No se puede vivir así, que estén en la calle escuchando música no es para que les pase esto. Queremos más seguridad, mas tranquilidad", sostuvo otra vecina.

La tarde de ayer la familia y los amigos de Priscila estaban en el Hospital de Emergencias. Graciela, la madre de la joven, contó que "en principio la iban a operar cuatro veces y se evalúo la posibilidad de amputarle un brazo, pero por el momento lo descartaron". Además, la mujer explicó que la adolescente "pasó ya por dos operaciones y ahora está en terapia intensiva". Y que si bien se encuentra en estado crítico, los médicos le dijeron que "había que esperar la evolución". La causa recayó en la seccional 15ª por jurisdicción y en la Fiscalía de Flagrancia en turno.

Comentarios