La ciudad
Martes 02 de Agosto de 2016

Está muy grave un cuidacoche que fue golpeado brutalmente en una pelea en el centro de Rosario

Los primeros informes refieren a una pelea que ocurrió anoche en San Luis y Moreno. La víctima vive en la calle y no está identificada.

Un hombre de unos 40 años, que se encuentra en situación de calle y que se dedica a cuidar coche, fue derivado anoche por el Sies al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez con un severo traumatismo de cráneo. Según las primeras informaciones, la víctima habría sufrido una feroz agresión en medio de una pelea ocurrida en San Luis y Moreno, en pleno centro de Rosario.
Este es el segundo episodio de violencia en torno a personas que cuidan autos en la calle. El domingo a la madrugada dos chicos de 13 y 15 años fueron beleados en Mitre y Montevideo en un hecho que hasta el momento no pudo ser aclarado.
Fuentes policiales indicaron a La Capital que este nuevo caso se conoció alrededor de las 21.45 a partir de un llamado al Sies en donde se daba cuenta de la presencia de una persona herida en San Luis y Moreno. Cuando la ambulancia llegó al lugar, los médicos comprobaron que la persona estaba inconsciente y con signos de haber sufrido un fuerte golpe en la cabeza.
heca.jpg
La victima es atendida en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. 
La victima es atendida en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

De inmediato, el hombre fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Allí se le diagnosticó que había sufrido un traumatismo severo de cráneo y quedó internado en terapia intensiva en estado muy grave.
Con relación a lo ocurrido, voceros policiales indicaron que de acuerdo a los primeros testimonios el hombre fue lesionado en medio de una pelea en la que participaron varias personas. El caso es investigado por la seccional 2ª, pero hasta el momento no había detenidos. Tampoco había datos precisos para identificar a la víctima, de la que sólo se sabe su nombre, Alejandro, quien solía cuidar coches en las inmediaciones de la Maternidad Martin.

Comentarios