Policiales
Sábado 28 de Mayo de 2016

"Esta muerte obliga a reinterpretar el Código"

"El día que quedaba libre se murió, es así y no hay otra interpretación", lamentó el abogado Marcelo Piercecchi sobre el desafortunado final de su cliente Gustavo Miguel.

"El día que quedaba libre se murió, es así y no hay otra interpretación", lamentó el abogado Marcelo Piercecchi sobre el desafortunado final de su cliente Gustavo Miguel.

El profesional recordó las negociaciones "muy arduas" que tuvo que realizar en función de lograr un juicio abreviado aceptado a regañadientes por los hijos para que en el marco del acuerdo el padre quedara libre.

"Estaba detenido desde el 8 de julio de 2015, cuando fue internado por un cuadro neurológico, un posible accidente cerebro vascular. En esa circunstancias fue detenido tras un acuerdo con Fiscalía, no es como se dijo que la Policía de Investigaciones (PDI) lo encontró", recalcó el letrado.

El abogado manifestó que "a pesar de los antecedentes cardíacos, de diabetes e hipertensión" de Miguel, y de haber "batallado para que transite el proceso en prisión domiciliara", se la denegaron.

"Hoy (ayer) se iba a firmar una condena a 3 años de prisión efectiva, y como llevaban 11 meses en preventiva, estaba en condiciones de pedir la inmediata libertad condicional, porque además no tenía antecedentes", lamentó Pierccechi.

Y fustigó aspectos del sistema penal que, según él, obraron en perjuicio de su cliente. "Mientras se incumplen todo el tiempo, en este caso fueron inflexibles, severos y drásticos con el otorgamiento de la prisión domiciliaria. Esto merece una revisión respecto a la interpretación del Código Penal. Si bien la norma no lo habilitaba, hay que ver que la angustia del encierro para una persona con problemas cardíacos lo puede llevar a la muerte, como en este caso", advirtió.

Comentarios