Información Gral
Miércoles 20 de Julio de 2016

Esquiadora sueca no pudo sobrevivir a una avalancha en Chile

La deportista extrema, de 30 años y campeona mundial de esquí en la modalidad de freeride, falleció cuatro días después de que fuera enterrada por una gran capa de nieve.

La esquiadora sueca Matilda Rapaport murió el lunes en Santiago de Chile donde se encontraba internada tras ser atrapada por una avalancha de nieve en la cordillera de los Andes.

La deportista extrema, de 30 años y campeona mundial de esquí en la modalidad de freeride, falleció cuatro días después de que fuera enterrada por una gran capa de nieve mientras grababa un video para Red Bull, empresa que la patrocinaba cuando fue sorprendida por la avalancha.

"Matilda se convirtió en un miembro muy respetado y querido de la comunidad freeride, situándose en lo más alto del Freeride World Tour desde hace varios años", indicó la compañía de bebidas energéticas.

De acuerdo con la Federación de Esquí de Suecia, Rapaport sobrevivió al accidente y fue enviada a un hospital en Santiago de Chile, donde entró en coma y perdió la vida por complicaciones producidas por la falta de oxígeno. Desde el país europeo rindieron un pequeño homenaje a la ganadora del evento Xtreme Verbier, del Freeride World Tour, en 2013.

Según se indicó, el accidente ocurrió en la segunda bajada del día para Matilda, en una jornada de condiciones adversas para la práctica de este deporte, aún para profesionales de su calidad y experiencia. Súbitamente, una avalancha sorprendió a todos. La esquiadora intentó esquivarla, pero finalmente fue atrapada. Los equipos de rescate demoraron una hora y media en sacarla, —un corto lapso para las condiciones climáticas— y trasladarla a un cento médico en la capital chilena.

Rapaport estaba casada con otro reconocido profesional del esquí, el prestigioso Mattias Hargin. Su marido vio todo y no pudo salvarla pese a los desesperados intentos. No era la primera vez que un alud la aplastaba. En los primeros meses de 2014 le sucedió algo similar en Alaska, pero pudo sobrevivir y continuó pese a los temores iniciales.

"Lo que realmente quiero cuando estoy esquiando es superar mis propias expectativas y capacidades. Definitivamente me da mucho miedo estar allí en las montañas pero, cuando me pongo mis esquís, me siento con mucha confianza. Sé exactamente qué hacer y qué dirección tomar. Creo que siempre estaré esquiando, hasta los 80 años", manifestó en esa oportunidad.

Comentarios