Opinión
Martes 14 de Junio de 2016

Escuelas técnicas, ¿qué opinan los estudiantes?

Los adultos diseñan planes, reglamentaciones y entornos formativos pocas veces preguntándoles a alumnos o ex alumnos qué opinan de ello o qué impacto ha tenido en su vida su paso por el sistema educativo.

En el sector educativo consultamos muy poco a los estudiantes. Generalmente, los adultos diseñamos planes, reglamentaciones, entornos formativos y demás, pocas veces preguntándole a estudiantes o ex estudiantes qué opinan de ello o qué impacto ha tenido en su vida personal y profesional su paso por el sistema educativo. Sabemos desde la teoría y la investigación que el impacto es positivo, pero creemos también que es constructivo preguntárselo a ellos.

Desde el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (Inet) en los últimos meses hemos encuestado a 1.200 estudiantes. Por eso tomamos la base de datos de alumnos de secundarios técnicos a nivel nacional, de la promoción 2009, para preguntarles cómo ha seguido su carrera luego de egresar de la escuela técnica, qué vínculo ha tenido con la realidad del mundo del trabajo, si ha seguido estudiando y algunos indicadores de ingresos para comenzar a generar una conversación sobre el retorno de la inversión en educación a nivel individual y en todo el país. En base a este y otros estudios de opinión que estamos realizando buscamos analizar ideas y propuestas de política educativa.

El 62 por ciento de los alumnos encuestados evalúa la calidad educativa del país como buena, pero mencionan varios temas a mejorar: un 15 por ciento mencionó la falta de capacitación docente, más del 7 por ciento se refirió a la ausencia de docentes y otro 7 por ciento a la falta de recursos como bancos, mesas y pizarrones. Cerca del 8 por ciento dijeron que el principal problema eran la desactualización de los contenidos y el poco espacio para contenidos relacionados con la tecnología.

La encuesta vuelve a confirmar que la ley 26.058 que votara el Congreso en el 2005 y los últimos años de trabajo desde el Inet han logrado institucionalizar la educación técnica. Por ejemplo, más de un 54 por ciento de los encuestados sabía que era el Inet y la mayoría tenía bien claro los objetivos de la escuela técnica: Un 63,4 por ciento respondió que la escuela buscaba formar técnicos con alto nivel de inserción laboral. Además, un 12,4 por ciento respondió que la escuela debe brindar educación técnica especializada y un 19,9 por ciento sostuvo que debía facilitar la inserción laboral.

Asimismo, es importante destacar que más de un 70 por ciento de los estudiantes y sus padres eligieron la escuela técnica como primera opción. Por ejemplo un 88,9 por ciento de los egresados respondieron que la escuela técnica brinda una ventaja respecto de aquellos alumnos que acuden a una escuela no técnica.

Actualmente los alumnos de secundaria técnica conforman aproximadamente un 15 por ciento del total de estudiantes del secundario. A esta franja también le preguntamos mucho sobre educación y trabajo, la relación entre especialidades educativas y su salida laboral.

Un 83 por ciento de los estudiantes sostiene que la educación técnica cumplió sus expectativas; sin embargo, el 63,9 por ciento no consiguió trabajo de lo que estudió después de haber terminado de cursar. Y actualmente, un 55 por ciento dijo que trabaja en temas que no tienen ninguna relación con la especialidad que estudió.

A pesar de estas respuestas, cuando se les preguntó si creían que la formación recibida les había servido o les serviría para desempeñarse laboralmente, el 85,7 por ciento respondió afirmativamente. A su vez, les consultamos sobre su situación económica actual y el 62 por ciento manifestó estar conforme en este sentido. Otros temas interesantes que surgieron del estudio de opinión se refieren al intenso uso de internet por parte de los jóvenes, ya sea para acceder a información, pero también lo mencionaban para continuar su educación. Es interesante de destacar porque actualmente tenemos muy poca oferta de educación a distancia en el ámbito técnico profesional, y creemos que sería de mucho beneficio para generar más acceso e inclusión a personas con limitaciones de tiempo y de ubicación.

La definición de políticas públicas comprende muchas variables, actores, grupos, interesados y beneficiarios, pero para el caso educativo, no podemos dejar de entender qué opinan los alumnos; al fin de cuentas, son ellas y ellos la prioridad del sistema educativo.

Comentarios