Edición Impresa
Domingo 01 de Noviembre de 2015

Escuelas para el encuentro

La iniciativa busca que chicos del secundario de diferentes colegios busquen soluciones a los problemas de su localidad y trabajen en equipo.

Que el aprendizaje se adquiere también en la calle no es ninguna novedad. La organización Scholas Ocurrentes (Escuelas para el encuentro) fue impulsada por Jorge Bergoglio, actual Papa Francisco, y comenzó en Buenos Aires. Hoy está extendida en todo el mundo y el objetivo es que los chicos del secundario aprendan a partir de compartir experiencias con  sus pares, a trabajar en equipo y a proponer soluciones para los problemas que consideren más importantes en su barrio o localidad.
  Así nació la iniciativa Escuelas  de Ciudadanía, que consiste en experiencias que realizan chicos de cuarto año. Todos los alumnos de las escuelas de una zona concreta de una ciudad, o de un pueblo se reúnen durante cuatro días en un lugar fuera de la escuela. A partir de distintas dinámicas, los chicos tienen que trabajar en equipo, conversar y dialogar para llegar a definir cuál es la problemática barrial que consideran más importante.
  El coordinador de esta iniciativa, Daniel Stigliano, dialogó con Más y explicó: “Armamos equipos con chicos de diferentes escuelas (públicas y privadas, laicas y religiosas), que viven distintas realidades para que entre ellos se escuchen. La consigna es que acuerden cuál es la mejor solución al problema de su barrio. El último día las exponen ante los funcionarios de la ciudad”.
  “El enriquecimiento que se da entre los alumnos es increíble”, explicó Stigliano. “Los chicos vuelven al aula con otra cabeza porque en cuatro días descubrieron otra realidad que no conocían. Por ejemplo, en un grupo un chico de una escuela privada planteó que su problema era que no era buena la red de wi fi en su colegio y en el mismo grupo otro chico destacó que su problema era que no tenía agua corriente en su casa. Estas diferencias se logran amalgamar y los alumnos se ponen a pensar en soluciones concretas, y que en la mayoría de las veces son muy creativas”, agregó.
  Esta experiencia apunta a la comprensión mutua, al diálogo y a la búsqueda de soluciones compartidas. En la mayoría de las provincias argentinas se ha realizado con éxito. Pero en Santa Fe aún no se ha implementado.
  Los organizadores prestan en forma gratuita toda la dinámica y entrenan a los docentes para que puedan llevarlo adelante. Sólo hay que contactarse con ellos a través de la página web: www.scholasoccurrentes.org/es.
  De esta manera los chicos asumen un papel protagónico en su barrio o ciudad, entablan relaciones con sus dirigentes y sobre todo dejan de hacer diferencias entre ellos.

Comentarios