Escenario
Sábado 11 de Marzo de 2017

Una noche a la sombra en busca de la oscuridad con cuentos y canciones

Hernán Casciari y Zambayonny presentan un show con cuentos y canciones con lo más "oscuro" de sus repertorios.

"No estamos hablando de tragedias de otros sino de la posibilidad y de lo frágil que es la paz de cada uno, que siempre hay una desgracia acechando", dice Hernán Casciari, autor de los textos de "Tragedias". "En la tragedia o en el conflicto siempre está la posibilidad del argumento", acompaña Zambayonny, responsable de las canciones del espectáculo en el que se propusieron hablar de lo que no suele hablarse o solo se hace en la intimidad: "muertes, traiciones, dramas amorosos, accidentes mortales y otras historias que terminan como el orto", adelantan. El show se verá hoy, a las 21, en el teatro Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza).

Los dos artistas están ligados por un recorrido con algunos puntos de contacto. Las carreras de ambos encontraron en internet una herramienta que expandió y potenció su trabajo; autogestionan y producen de forma independiente, y eligen estar en esa zona. Ambos dominan el humor, la ironía y el drama, ya sea en canciones o en narraciones. Con todas esas coincidencias, y aunque no se conocían mucho, según Casciari, un día decidieron hacer algo juntos. Y el resultado es esta propuesta que presentan hoy y que ya tiene las localidades agotadas.

"Ya habíamos hechos algunos shows con Hernán con cuentos y canciones sin más criterio que el que nos gustaran y un día estábamos cenando y me preguntó si tenía algunas canciones trágicas", contó Diego Perdomo, conocido con el seudónimo de Zambayonny. "Le solían pedir algunos cuentos que eran medio tristes -continuó- y se le ocurrió hacer un show puntualmente con canciones y cuentos trágicos. Me puse a pensar y dije que sí; la mayoría de mis canciones son trágicas, así que nos pusimos el traje e hicimos el espectáculo. Es un clima muy fuerte el que se genera porque los cuentos de Hernán son hipnóticos, tienen una cosa tremenda de tensión y las canciones que elegía también van por ese lado", relató Diego sobre el inicio de esta idea.

Casciari regresó a Argentina en 2016 desde España, donde estaba radicado, y al poco tiempo arranca esta idea entre otras tantas que tiene en marcha. "Con Sambayonny nos conocemos desde hace mucho, pero muy poco. No nos vimos mucho en la vida y desde que el año pasado me vine a vivir acá nos vimos un poquito más. Tarde o temprano se iba a decantar que algo íbamos a hacer juntos y fue esto. Yo me tuve que comprar un traje para un casamiento y ahora lo que estoy haciendo es tratar de amortizarlo un poco. Y lo de contar tragedias tiene que ver con la sobremesa de una cena en donde se nos ocurrió. Es una forma que tenemos de divertirnos, de estar un rato juntos, de cantar canciones y contar unos cuentos".

Sobre el tipo de show que montaron y las razones de la elección de un tema áspero como las tragedias, tuvieron acuerdos y matices. Zambayonny reconoció que sus canciones tienen drama pero también humor. "En la tragedia o en el conflicto siempre está la posibilidad del argumento. Entonces uno se para ahí. Y Hernán también tiene cuentos con muchas historias tristes, incluso trágicas, con algún momento donde tiene reflexiones que son divertidas o miradas desde otro lado. Es bastante distendido (el show), las canciones suben y bajan, los cuentos también y obviamente cuando hacemos algunos comentarios entre canción y canción, también queda bastante distendido. Es una mezcla bastante particular. Y a nosotros mismos nos moviliza. Yo como espectador cuando lo escucho a Hernán, lo disfruto mucho".

El músico aseguró en ese sentido: "En el show son todas cosas que tienen que ver con lo humano. Algunos cuentos de Hernán tienen que ver con haber vivido tantos años afuera en Europa y lejos de su familia y extrañar a Racing. Yo también cuento historias muy humanas, muy cercanas, porque tiene que ver muchísimo con los afectos. Diría que son tragedias humanas, pero lo que me gusta es que hay mucho de nostalgia disfrazada de tragedia. Tal vez mal disfrazada de tragedia", bromeó Diego. Sin embargo añadió: "Ya lo hemos hecho y está probadísimo que la gente se va contenta, movilizada y se queda aplaudiendo, es un momento emotivo muy lindo".

Casciari, fue taxativo con respecto al humor: "Lo dejamos de lado para este espectáculo", afirmó. "Obviamente Zamba tiene un montón de canciones que son irónicas, y yo también tengo literatura que muchas veces va para ese lado, pero elegimos adrede nuestros repertorios más oscuros para hacer esto. Zamba empieza el espectáculo con una canción que escribió cuando tuvo que sacrificar a su perro que me contaba que muchas veces no puede cantar entera sin llorar, y yo le contaba que tengo un montón de cuentos sobre la muerte de mi viejo que a mi me cuesta leer en voz alta, y dijimos vamos a hacer eso, vamos a sacarnos ese fantasma de ciertas cosas que no podemos hacer en voz alta y hagámosla. Pero hablamos de tragedias, no necesariamente propias, a veces son cuentos en tercera persona, pero en las que está todo el tiempo la muerte y las desgracias rondando. Y las personas que están en el teatro saben que no estamos hablando de tragedias de otros, sino de la posibilidad y de lo frágil que es la paz de cada uno, que siempre hay una desgracia acechando. No es una propuesta irónica, es una propuesta realmente trágica".

También aseguró que el show fue una especie de reacción a lo que llamó una "epidemia": "Tenemos últimamente en Buenos Aires, creo que en Rosario, en Córdoba también, una especie de epidemia de stand up. Creo que hay más gente haciendo stand up que gente viendo stand up. Me da esa impresión, entonces dijimos, vamos para otro lado, vamos a hacer un espectáculo donde todo esté trágico y esté mal, y que la gente se vaya atorada y llorando. Un poco fue eso, ir contra esa corriente del standapero y de que todo es gracioso y las cosas cotidianas que se pueden contar con humor".

_Internet fue un paso importante en la carrera de los dos. ¿Qué impacto tiene eso hoy cuando las plataformas se multiplicaron?

Zambayonny: Sin conocernos, en los comienzos del 2000 o un poco antes, teníamos blogs. El suyo se convirtió en "Mas respeto que soy tu madre". Y yo después empecé a subir canciones un poco más acá, porque todavía era difícil, porque YouTube no es tan viejo como parece. Al principio uno podía ser espectador y no subir contenidos. Por más que en algún momento estuve con alguna empresa, hace un par de discos que los saco y los produzco absolutamente solo. (Sus dos últimos álbumes están a la venta en Mercado Libre). Yo soy usuario de internet como todos nosotros desde que arranca, siempre buscando artistas nuevos, me gusta mucho poder escuchar a músicos poco conocidos, me parece fantástico que la gente tenga acceso abierto a los discos. Tiene que andar la rueda en algún momento una vez que los músicos cobremos de otra manera. Ahora muy de a poco se está logrando. Siempre los contratos fueron de desventaja para los músicos y buenos para las discográficas y eso cuando desaparece la pata de la venta de discos cambió. Yo estoy muy a favor de eso porque genera mucha información. Los pibes que están hoy con toda esa información, en diez años van a hacer canciones mejores y cuentos mejores. Los resultados ya se están viendo, pero se van a ver más adelante, con un montón de pibes nuevos que tienen acceso a tendencias. Eso es muy importante.

Casciari: Creo que llega un punto generacional, que no es el nuestro, nosotros posiblemente somos los más grandecitos que usamos estas herramientas, pero llega un momento generacional donde no hay otra manera de acceder a un conocimiento masivo. Estoy convencidísimo de que el mejor escritor argentino dentro de 30 años hoy está en Instagram. No está escribiendo una novela como García Márquez cuando escribió "Crónica de una muerte anunciada". No viendo su recorrido en otro lado. Es un youtuber, un instagramer, un chaboncito de esos que no sabemos qué carajo son. El mejor escritor argentino del año 2035 hoy es lo que nosotros entendemos como un taradito. Nos tiene que empezar a quedar claro que no son ningunos taraditos, que esta es la única manera de acceder, no hay otra, puede resultar todavía "uy, mirá que fenómeno, salió de acá o salió de allá". Pero no hay otro lugar de dónde salir.

_Cuando explotó el fenómeno de "Más respeto que soy tu madre", ¿vos también te sentías un taradito que escribía un blog?

—Yo sigo sintiendo eso. Pero no tuve mucho que ver con el éxito de la obra de teatro. De hecho no hice nada. Solamente le cedí una obrita que había escrito en internet a una gente que hizo un trabajo excelente pero absolutamente comercial, industrial. Yo no participé de todo eso. Yo sigo escribiendo un blog, el mismo que escribí hace 15 años lo estoy escribiendo ahora. Todo lo demás es otra gente utilizando mis cuentos para hacer otra cosa y también trabajo con mis cuentos, los cambio de formato, pero sigo siendo un taradito de internet. Nunca me cambié de bando.

Comentarios