Escenario
Viernes 16 de Junio de 2017

Una grabación de novela para una vida de película

La serie sobre el narcotraficante mexicano se rodó sigilosamente y bajo otro nombre. Recrea la vida de uno de los criminales más famosos

Joaquín "El Chapo" Guzmán se convirtió en uno de los hombres más buscados del mundo. La serie que Netflix estrena hoy, "El Chapo", narra en tres partes la historia de vida de uno de los criminales más conocidos del mundo. La ficción abarca tres tres décadas, a partir de 1985, cuando era un miembro de bajo nivel del Cártel de Guadalajara, su ascenso al poder, y su caída final.

   Mientras "El Chapo" pasaba sus últimos meses aislado en una prisión mexicana, en Colombia se montaba una operación sigilosa para recrear los escenarios de una vida de película y grabar la serie sobre el mayor capo de la historia reciente.

   Ante la falta de garantías de seguridad en México, Univision y Netflix tuvieron que trasladar en octubre la producción a varios puntos de Colombia, un país que en algún momento fue el epicentro del tráfico de drogas y la violencia en el hemisferio. Aquellos sitios se convirtieron en Sinaloa, Guadalajara y la frontera con los Estados Unidos.

   La grabación pasó desapercibida en Colombia, donde al momento de pedir permisos cambiaban el título real -"El Chapo"- por "Dolores de amor", para que pareciera una telenovela y evitaran llamar la atención. Incluso media decena de extras que fueron consultados durante un día de rodaje aseguraron desconocer la trama, en la que participaban como soldados por la mañana y sicarios por la tarde.

   A diferencia de capos como Pablo Escobar, la televisión no esperó a la muerte de Guzmán para convertirlo en una estrella de ficción. Para Marco de la O, el actor mexicano de 38 años que encarna al narcotraficante expatriado en enero a una prisión de máxima seguridad de los Estados Unidos, lo más difícil fue recrear una personalidad de la que hay pocos registros visuales. ¿Pensó alguna vez en retirarse? ¿Fue un buen hijo? ¿Cómo seduce a sus mujeres?.

   "Fue un reto personificar al Chapo por lo complejo que es... Es un personaje demasiado complejo", dijo De la O a la AP. La investigación para escribir la serie empezó tres años atrás. El guión, que no pretende ser un documental, sino la recreación de una historia anclada a la hemeroteca, se alimentó de reuniones semanales con un equipo de periodistas expertos en el tema, reportes de la agencia estadounidense antidrogas, estudios psicológicos a los que Guzmán fue sometido en la cárcel, libros y fuentes cercanas a él.

   "Hemos querido evitar caer en la imagen de Robin Hood que muchos proyectan de él: viene de un entorno pobre, pero tenía la obsesión de no volver a serlo y en ese empeño fue también extremadamente violento", explicó Gerardo Reyes, director de la unidad de Investigación de Univision y asesor de la historia.

Comentarios