Escenario
Domingo 13 de Agosto de 2017

Una farsa que refuerza la fiera mirada de Arlt

Dirigida por Santiago Dejesús, la comedia municipal estrenó "Saverio el cruel", la quinta de sus obras.

Un vendedor de manteca llega a una casa de ricos de un pueblo para colocar su producto sin saber de las intenciones de sus eventuales clientes. Malas, por supuesto. La idea, alocada y mentirosa, es curar a una mujer fuera de sus cabales con un acto sublime: cortarle la cabeza a un militar. Pero ni el ratón ni el gato sospechan de las implicancias de la pantomima. Todo termina mal, como debe ser, pero lo importante es cómo. A través de una texto clásico y con la promesa de un teatro popular, la Comedia Municipal Norberto Campos estrenó la quinta de sus obras, "Saverio el cruel (o la farsa del coronel)", con una correcta puesta en escena, libertades estilísticas y textuales bien utilizadas, un sólido reparto actoral y una crítica mirada que no pasa de moda: de cómo los poderosos se mofan de los pobres y de cómo éstos no son necesariamente inocentes. Con dirección de Santiago Dejesús, la obra asegura el futuro del organismo oficial gracias a su nobleza y dedicación, lidiando con la agridulce dicotomía entre la tragedia y la comedia, y con buen criterio, dejándole al espectador el juicio acerca de los fines que justifican los medios.

Se trata de la adaptación de la obra teatral del escritor porteño Roberto Arlt estrenada en 1936 y ampliamente escenificada, y que tuviera hasta su versión cinematográfica en 1977 dirigida por Ricardo Wullicher y encabezada por Alfredo Alcón. Este año, la Comedia pedía un texto de autor nacional escrito antes de 1945.

Y si a primera vista parece una obra costumbrista, no lo es. Es inapelable la actualidad de la cuestión y los alcances en la reflexión sobre qué haría cada uno si pudiese acaparar todo el poder, el extremo, el que decide sobre la vida y la muerte de las personas. De allí también la capacidad de la propuesta de apuntar a todos los públicos, sin distinción etaria, económica, social o moral.

El elenco. Los intérpretes fueron elegidos por concurso para esta obra. Además de por sus antecedentes, fueron escogidos por sus virtudes acorde al personaje a representar. Así, María Belén Ocampo tiene el estilo de diva en decadencia de Susana, presumida, declamativa y de una belleza oscurecida por su desvarío. De los otros tres organizadores de la trampa, Nicolás Terzaghi es espigado y elegante, y su Pedro es un cretino sin medias tintas. Su estampa parece calcada del Gold Silver de García Ferré y se lleva de perlas con Juan, un Micael Genre Bert que sorprende con una inusitada versatilidad actoral, sobretodo en la piel del desgraciado y bufonesco vendedor de armas Irving Essel. Completa el trío la Luisa de Ludmila Bauk, una joven indolente y dispuesta a la broma que aparece en su esplendor avanzada ya la historia. Completa el elenco Gabriela Bertazzo como la hermana ciega de la familia y como Simona, la encargada de la pensión donde se hospeda Saverio, con quien la actriz esgrime una espontaneidad necesaria para la comedia.

Como Saverio, Miguel Bosco se divide en tres. Es decir, en cada uno de los actos, el protagonista compone a un hombre diferente. Con calidad expresiva y una presencia escénica in crescendo, pasa del hombre inocente al malvado y de allí al engañado sin perder el registro del personaje. Reconocido por el público, es quien se lleva, con el telón final, la ovación de la noche.

Profundización. Con una muy cuidada estética visible en la escenografía, y sobre todo en la iluminación y vestuario, y con una esforzada impronta de dirección que fusiona realismo y absurdo, sin desatender el mandato popular del proyecto oficial, la puesta se apoya en alentadoras actuaciones y una adaptación inteligente para criticar la moral burguesa, el fascismo de los débiles y la ilusión como mentira.

Y aunque semejante carga emotiva y social merezca un último acto más intenso e impactante, "Saverio el cruel (o la farsa del coronel)" se presenta como la mejor de las cinco producciones de la Comedia Municipal desde sus inicios en 2013, ya que ha ganado en experiencia, iniciativa y sobre todo en profundizar su perfil popular. Una forma de seguir ganando prestigio y masividad en el campo teatral. Y con la marca de Rosario.

Comentarios