Escenario
Martes 06 de Septiembre de 2016

Una bailarina denunció al conductor Johnny Allon por violencia psicológica y magia negra

La joven de 27 años aseguró que no puede rehacer su vida producto de los llamados intimidatorios que sufre por parte del comediante.

El conductor Johnny Allon fue denunciado por una bailarina y expareja por supuesto acoso psicológico, violencia de género y privación ilegítima de la libertad, denuncia que realizó la damnificada en junio de este año.
Según indicó Pamela Lucena, de 27 años, el animador, de 75 años, aseguró que su relación sentimental comenzó en 2014, cuando era bailarina del programa. "Nunca salí con un hombre grande, pero bueno, nos fuimos acercando", señaló la mujer.
En ese sentido, la joven relató: "Me dejó encerrada en la oficina una hora y a pesar de que yo lloraba y le suplicaba que me dejara ir no me hacía caso. Después me abrió y me llevó su seguridad. Él andaba siempre con seguridad armada y así me llevaban siempre en el auto. Yo no podía decidir nada. Pero luego de ese día yo supe que nunca más iba a volver, pasara lo que pasara. Él me llamaba y se hacía el que estaba en terapia intensiva, todo para que yo vuelva. Hacía que todos me llamen".
Magia negra. "Me llevaba a la casa de uno que se vestía de gaucho y me hacía acostar en una camilla y no sé que me hacía. Me pedía que cerrara los ojos. Y después a otra señora, y cada vez que íbamos Johnny le decía 'úname, úname'. Pero vivíamos yendo a sus casas", describió luego.
Una vez finalizada la relación, Lucena intentó rehacer su vida artística. Volvió a presentarse en castings y reabrió su perfil de Facebook. Según precisó, ahí fue cuando recrudecieron las amenazas. "Me amenazó porque no quiere que yo hable de lo que viví con él. Yo fui a un par de cástings y él manda a su gente a llamarme y me dicen que nunca voy a llegar a nada. Me baja de todos lados y está pendiente de todos mis movimientos. Pone plata para que nadie me dé un espacio donde descargarme. La verdad que yo no quiero hablar de él pero cuando vi que es algo de nunca acabar no me quedó otra que salir a hablar, por mi bien y el de mi hijo", lamentó la mujer.
Así fue como Pamela realizó una denuncia penal en junio y desde ese momento se le dictó una orden de restricción al conductor, quien nunca se notificó. Además, asegura que recibe llamados anónimos con insistentes amenazas. "Me llaman de número privado otras personas diciéndome que no hable o voy a ver las consecuencias. Y me cortan. Antes me llamaban para decirme que no iba a llegar a ningún lado. También me escribían de allá bailarinas invitándome a que vuelva al programa, obvio que todo mandado por él. Prefiere tenerme cerca. Mandó a un cómico a que me mande fotos en calzoncillos y a mí me dio mucho asco. Suben fotos y siento que es una burla hacia mi persona", abundó.
No es la primera vez que Allon se encuentra envuelto en un conflicto de estas características. En 2014, Carmen Barbieri se peleó con el comediante y llegó a decir que le tenía miedo.

Comentarios