Escenario
Lunes 17 de Abril de 2017

Un musical con brillo, diversión y homenajes

"Sugar" trajo de regreso el musical brillante a la avenida Corrientes en una mega producción estrenada el viernes pasado, donde Griselda Siciliani entrega una Sugar Kane atrevida, que potencia el espíritu lúdico de la pieza, y tiene a la que fuera su protagonista principal, Susana Giménez, como productora junto a Gustavo Yankelevich, en una puesta que sigue en cartel en el teatro Lola Membrives.

"Sugar" trajo de regreso el musical brillante a la avenida Corrientes en una mega producción estrenada el viernes pasado, donde Griselda Siciliani entrega una Sugar Kane atrevida, que potencia el espíritu lúdico de la pieza, y tiene a la que fuera su protagonista principal, Susana Giménez, como productora junto a Gustavo Yankelevich, en una puesta que sigue en cartel en el teatro Lola Membrives.

"No pienses más, seguí el compás y veras que si bailas, de tus penas te olvidaras...", canta Siciliani en el cuadro de apertura, casi una invitación a sumarse al juego de la desenvoltura del cabaret.La comedia apostó a despegarse de aquella exitosa versión original argentina de 1986 para contar con otra impronta el eterno cuento de los perdedores ansiosos por dejar de serlo.

Un gran despliegue escénico que incluye 20 impecables artistas en escena, más 25 cambios de escenografía junto a una inversión inicial de 18 millones de pesos, si bien imponen su lógica de mega show, logran convivir con cierta sutileza narrativa, sin perder de vista el reconocimiento de deuda con sus referentes artísticos.

El homenaje más fuerte parece centrado en Marilyn Monroe, una de las protagonistas del filme "Una Eva y dos Adanes", de Billy Wilder, en el que se inspira la pieza y fue interpretado en 1959 junto a Tony Curtis y Jack Lemmon.

El tono zumbón, la soltura de aquella divertida película y sobre todo ciertas marcas gestuales de la bella Marilyn, presentes en la composición de Siciliani, dan cuenta de esa cualidad.

Un desopilante Nicolás Cabré junto a un eficaz Federico D'Elía componen el triángulo protagónico de esta exitosa puesta de Broadway interpretando los papeles que 30 años atrás encarnaron Susana, Ricardo Darín (entonces "galancito" y pareja de la estrella) y Arturo Puig, que ahora oficia de director.

Aunque se trata de una comedia blanca, hay mucho de bataclana autorizada en el desempeño de la protagonista.El dejo "reo" de la bella actriz logra una perfecta comunión con los trabajos de Cabré y D'Elía, en la piel de dos vagos, entrañables en su torpeza, quienes aprovechan esa cualidad de sus personajes. Cabré, por momentos lleva al extremo su participación en los "equívocos" propuestos por la pieza para lograr momentos hilarantes, como el compartido con Siciliani en la litera, capaz de contagiar al público su disfrute del absurdo y provocar carcajadas.

"Sugar" es más que un gran despliegue de eficacia.El encanto quizás resida en el desparpajo, en algo de la picardía tan presente en la obra como en la previa de la misma, con los fans esperando a Susana Giménez, que ayer subió a saludar y a felicitar a los actores luego del saludo final.

Laura Ferré

Comentarios