Escenario
Jueves 05 de Octubre de 2017

Un clásico oriental que sigue cautivando a través de los siglos

El compositor Angel Mahler destacó la vigencia de esta puesta de "Las mil y una noches" a cargo de la Academia del Broadway.

"Las mil y una noches" mantiene su atractivo intacto. La comedia musical creada y estrenada por Pepe Cibrián Campoy y Angel Mahler en 2001 tendrá una nueva reposición a cargo de 50 artistas integrantes de la Academia del Broadway. Mahler, actual ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, contó cómo se dió este vínculo del cual surge la quinta reposición de este clásico inspirado en los relatos árabes de Sherezade a un sultán y de cómo su imaginación le salvó la vida. Se trata de la obra original de la dupla Cibrián-Mahler protagonizada por Martín Selle, Bianca Zunino y Sofía Pasaglia, con libro y letras de Pepe Cibrián, música original de Mahler, dirección musical y coros de Damián Mahler y Nicolás Bertolotto en la puesta en escena y coreografía. Se podrá ver mañana y el sábado, a las 21.30, en el teatro Broadway (San Lorenzo 1223).

—¿Cómo se dio esta colaboración con la Academia del Broadway?

—Nosotros empezamos una relación muy linda con la gente del Broadway cuando Ulises Herrera abrió el teatro. "Drácula" fue prácticamente una de las primeras obras que se presentaron porque todos los años íbamos con las obras, y ahora también con Patricio (Herrera), que es quien está llevando adelante el trabajo con la Academia y esta puesta. Es una cuestión de amistad y de amor al teatro porque todo esto no se hace por ningún otro motivo que no sea por amor al teatro. No nos motiva ni a Pepe, ni a mí, ni a los chicos otra cosa más que lo que significa hacer un musical con toda la complejidad que eso implica.

—Esta obra se estrenó en el 2001 en el Luna Park, y se repuso en tres oportunidades...

—Todas la reposiciones fueron muy bien, y las obras se estrenan en distintos momentos y depende del momento social y el ánimo que tiene la gente por ver este tipo de obra. Pero en particular "Las mil y una noches" es una historia que me encanta y creo que es una de las mejores obras originales porque que está basada en la historia de Sherezade y el sultán pero la versión es absolutamente libre. La verdad es que las letras de Pepito fueron muy inspiradoras para la música que escribí.

—Mencionabas el momento social y el ánimo de la gente para las reposiciones. ¿Esta obra representa este momento o se trata de ver un clásico?

—Todas las respuestas juntas valen, pero lo que considero fundamental es que nos descubran porque muchos empiezan ahora y no vivieron el furor de "Drácula" y el comienzo de esta locura por las comedias musicales argentinas, y que conozcan lo vertiginoso que es el teatro. Es un trabajo tan minucioso y tan de equipo que es raro que la persona que participe en un musical, se olvide. Es una experiencia de vida muy interesante.

—¿Cuál es el atractivo para que el relato perdure?

—La historia es muy atractiva. Imaginate que la madre del sultán le hacía conocer mujeres diferentes, pero él se empieza a enamorar de una mujer que logra contarle un cuento en lugar de satisfacerlo sexualmente. Esto hace que no solamente la vuelva a ver sino que empiece un proceso de enamoramiento a través de esas mil noches que a la vez le permiten a ella sobrevivir. En nuestra versión el tema central se llama "Daría mi reino por ella" y el sultán dice que daría todo lo que tiene y lo que es por estar con esa mujer llamada Sherezade, y además está la historia de los ricos, los pobres y el amor que los une.

—¿Cómo cambió tu carrera de músico después de haber asumido como Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires?

—Primero estoy muy feliz con este espacio. Es muy bueno donde te ubica porque siempre me toca estar arriba del escenario. Ahora estoy abajo pero generando siempre cosas que producen la misma emoción que producíamos nosotros. Desde el teatro Colón hasta el último centro cultural para mí tiene la misma importancia. Trabajar en ese sentido, con los programas en las villas, en los centros culturales, en los teatros, en el San Martín, las bibliotecas, poner en valor museos, hacer el Festival Emergente, la Bienal de Arte Joven, es una cantidad de cosas enorme cuyo resultado es tan gratificante que estoy disfrutando de todo esto. Y todo lo que es música continúa porque dicen que ser músico no se elige, y realmente es así. Uno es músico, pero disfruto mucho de la gestión. Estoy en una pequeña pausa en la música, pero siguen pasando estas cosas y otras obras se siguen representando. Escribí obras sinfónicas que se siguen haciendo, este año estrené mi primer sinfonía que se llama "Ushuaia" y en realidad la sinfonía del fin del mundo se estrenó en Ucrania. Las cosas continúan, pero estoy disfrutando muchísimo y con un equipo excelente tratando de hacer un aporte a la cultura.

—¿Cuál fue el objetivo superador que te propusiste?

—Lo fundamental fue descentralizar la cultura, llegar a los 48 barrios de Buenos Aires, y lo estamos haciendo con un éxito enorme. Después hacer que los teatros funcionen y que la balanza se equilibre, que lo económico tenga más sentido, desde el Teatro 25 de Mayo hasta el Colón, que este año tendrá un pequeño superávit, algo que no ocurría hace varios años. Se agregaron funciones y empezamos a hacer el "Colón Federal". Se hicieron acuerdos para llevar el Instituto Superior de Arte del Colón a las provincias. Ya arreglamos con Jujuy, estamos cerrando con Mendoza, en Mar del Plata el año próximo. El objetivo es darle igualdad de oportunidades a la gente, que a un chico que quiere estudiar danza o canto lírico en Jujuy no le resulte tan difícil. También la habilitación de espacios culturales independientes, y ya lo hicimos con quince espacios. Es un récord teniendo en cuenta que en cinco años se había habilitado solo uno.

—Te sumaste al espacio impulsado por el presidente Mauricio Macri. ¿Tenés más o menos amigos a partir de eso?

—Yo estoy trabajando acá uniendo las partes. El actor que tenga algo importante para decir lo va a decir, va a trabajar. Y de hecho lo hicimos sin tener en cuenta absolutamente nada que no sea tener buenos actores, sin fijarnos en el signo político. La palabra grieta no la nombro más. Dentro del Ministerio de Cultura no se habla de la grieta porque esto es Argentina, tenemos que estar juntos, es la única manera.

elenco. Un grupo de 50 artistas rosarinos integran la puesta en escena protagonizada por Martín Selle, Bianca Zunino y Sofía Pasaglia.

Comentarios