Escenario
Viernes 28 de Julio de 2017

"Todo lo que aparezca en las redes sociales es «Las de Barranco»"

La directora Alejandra Gómez estrena hoy en Plataforma Lavardén la comedia de Gregorio de Laferrére, marcada por la hipocresía y la impostura

"Sostener las apariencias es muy actual", afirmó la actriz, dramaturga y directora Alejandra Gómez en referencia a la idea central de "Las de Barranco", la obra que presenta hoy, a las 21.30, en Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza). Escrita y estrenada en 1908 y hoy convertida en un clásico, el texto aborda desde la comedia temas como la hipocresía, la humillación, la impostura y los mandatos familiares a través de una madre y sus hijas que intentan "sostener con un montón de artimañas una vida que se desbarranca, que ya no existe". La pieza dirigida por Gómez volverá a subir a escena mañana, también a las 21.30, y cuenta con las actuaciones de Gustavo Sosa, Ofelia Castillo, Judith Ganón, Silvina Santandrea, Haydée Calzone, Juan Manuel Raimondi, Gabriel Rocca y Mariano Raimondi.

—¿Cómo surge la idea de hacer esta obra?

—Este año, como todos los años, se hizo el concurso de la Comedia Municipal "Norberto Campos" en el que pedían clásicos nacionales. Clide Tello me recomendó que haga "Las de Barranco". Me presenté, pero finalmente quedó seleccionada "Saverio el cruel". Yo tenía el proyecto armado y a partir de eso decidí hacerlo de forma independiente. Los únicos con los que no había trabajado eran Mariano Raimondi y Juan Manuel Raimondi y el elenco de mujeres prácticamente está integrado por el grupo de la obra "Muchas muchachas". A Gabriel Rocca lo conocía y con Gustavo Sosa, que interpreta el papel de la madre, también había hecho algunas actuaciones.

—¿Qué te atrajo del texto?

—Si bien es una obra conocida, que a todo el mundo le suena y la estudiamos en la Escuela de Teatro, la empecé a profundizar y me encuentro con un autor que no es simplemente un comediógrafo como estaba catalogado, sino que es un autor que en este caso hizo una comedia, pero con un trasfondo tremendo y vigente, tanto por lo que dice como por el discurso que se sostiene hasta hoy de una forma impresionante, y estamos hablando de una obra de 1908.

—Los temas son las apariencias, la hipocresía, la humillación, la impostura...

—Sobre todo sostener con un montón de artimañas una vida que se desbarranca, que ya no existe. Y esto de sostener las apariencias es muy actual. En este caso está utilizado con humor porque es la madre la que, por decirlo de alguna manera, usufructúa a las hijas.

—¿Sostener las apariencias es similar a lo que pasa en las redes sociales? ¿Eso es parte de la actualidad del texto?

—Todo lo que aparezca en las redes sociales, en Facebook, es "Las de Barranco", una vida hermosa virtualmente, donde nosotros nos alimentamos de una pantalla y vemos cómo los demás comen comida rica, cómo viajan por el mundo, cómo son felices. Hay de alguna manera una actualidad en ese sentido. Hoy uno espía todo el tiempo lo que pasa con los demás de una forma virtual. Hay un modelo para mostrar y para comprar también, uno compra lo que vé y lo que le gusta... por eso tantos "me gusta" (risas).

—¿Eso también es ficción o tiene algo de impostura como lo que pasa en la obra?

—O no es tan real, y tiene impostura y postura, porque acá también se tratan temas como el patriarcado, el matriarcado, la violencia, sin caer en golpes bajos, el maltrato, el sometimiento.

—¿Qué dice de la sociedad actual que todos esos temas sigan vigentes desde principios del siglo pasado?

—Seguimos con el legado. La madre en la obra es un personaje que es la que somete, la mala, por decirlo de alguna forma, y sin embargo ella también es víctima. Y es el legado que ella recibe, el legado que le pasa a las hijas y el que ellas también pasarán. Nosotros estamos recibiendo un legado que todavía tenemos, como el machismo, esto sin ponerme en feminista, porque no lo soy. Pero hay un legado y todavía no se pudo romper ese eslabón.

—Además fue una de las obras más representadas...

—Es una obra que también fue representada mucho tiempo y hasta hoy hay una puesta en Buenos Aires, es una de las que más se representó, pero nunca se estrenó en Rosario. Esa fue una de las particularidades. Probablemente sí en talleres, en las escuelas, pero no con un elenco que haya montado la obra. Cuando la empezamos a leer nos resultó bastante osado. Lo que dice era bastante transgresor para la época, no hablo de vanguardista, pero sí de cosas que hasta hoy sorprenden. Estamos hablando de una época bastante pacata, pero en cuanto a lo que se dice era bastante osado y probablemente haya estado escudado por el humor.

Comentarios