Escenario
Miércoles 31 de Mayo de 2017

Tinelli fue lo más visto, pero cada año suma menos rating

Aunque ganó las mediciones en su primer envío, con 27.4 puntos de promedio, quedó muy lejos de los 34.6 logrados en el arranque de 2016

Marcelo Tinelli inició el lunes la 28ª temporada de "Showmatch" por El Trece (Canal 3) con un promedio de 27.4 puntos según Ibope,que lo convirtió en el programa más visto del lunes, aunque quedó lejos de los 34.6 puntos del debut en 2016.

El ciclo tuvo una larga presentación de coreografías, comparsas y bailarines de diversos espectáculos, además de un largo sketch ficcionado. El punto más alto, de mayor presupuesto, fue el cierre con la actuación del cantante portorriqueño Luis Fonsi, el artista latino del momento. Igualmente la falta de presupuesto se nota en el elenco del "Bailando por un Sueño", repleto de mediáticos locales, casi sin figuras internacionales y pocas personalidades importantes del ambiente local.

Toco comenzó pasadas las 22.30 con un variado menú bailable, en el que se destacó el cuartetero Ulises Bueno, hermano menor de Rodrigo, en el patio de un casa cantando una versión en castellano de "Sweet Child o' Mine" de Guns n' Roses en castellano.

Flavio Mendoza. El Pepo cantando el tango "El sueño del pibe", más Cirque de Soleil con "Sép7imo Día" se sucedieron con más efectismos que eficiencia.

De ahí cruzaron a zona norte, cerca de Canal 7, para que Valeria Lynch, rodeada de bailarines, se despachara con clásicos de musicales en inglés, en un momento poco feliz, ya que hubo una falta de sincronización entre el play back de la cantante y el sonido que salía al aire. Y recién a las 23.12 se escucharon los acordes de "Twist y gritos" de los Beatles y se abrió la puerta de la pantalla gigante para que entrara Tinelli con smoking negro y camisa del mismo tono.

Tinelli agradeció a todos y presentó al gerente de programación del Trece Adrián Suar, con quien cruzaron chanzas, bromas que buscan mostrar siempre a Tinelli como un empleado o socio incómodo del grupo Clarín. A eso le sumaron cruces futbolísticos entre un boquense Suar y un cuervo, Tinelli.

Luego presentó la ficción que hace un recuento de los cincos meses que Tinelli estuvo fuera de pantalla, con especial hincapié con su salida de su viejo estudio de la Calle Olleros, hoy propiedad del grupo Indalo, con el que Tinelli continúa ligado.

Al finalizar la temporada 2016, Tinelli se despide de la gente y cuando encara para un brindis privado encuentra toda su oficina levantada, todo en cajones y cajas y Mariana Fabbiani le cuenta que lo "limpiaron" del edificio de Olleros. Además le quitan el saco y le recomienda cederle el paso a las mujeres en la TV.

Uno de los puntos más altos fue el cruce con Valeria Bertucelli encarnando a una descreída vendedora de telas, que se burla de la TV y de toda la fauna que conforma "Showmatch". Soledad Silveyra compuso a una empleada municipal que debía habilitarle el nuevo estudio a Tinelli, que lo deriva al jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y al vice jefe Diego Santilli que le hacen el trámite por internet, cuando el rating marcaba 28,5 puntos.

Tinelli termina en terapia con la psicóloga Mirtha Legrand, que le pregunta por su vida privada, lo tilda de avejentado y lo interroga sobre mafias en el fútbol y su salida de la AFA. El final de la ficción es con Tinelli tomando un colectivo, conducido por Pablo Codevila y como pasajero Adrián Suar. A los 17 minutos pasados de la medianoche, Martín Bossi hizo su ingreso al estudio componiendo a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que tomó el micrófono, lo hizo suyo y calificó a "Showmatch" de "aguantadero televisado", provocando las risas del estudio.

Bossi aprovechó la imitación para burlarse y poner en evidencia de la fauna que genera Showmatch y que luego retroalimenta a la programación de toda la TV argentina, además de gastar a Tinelli por su ataque de stress (algo que desde ya venía totalmente consensuado con el conductor). A esa hora de la madrugada, casi la una, la medición tocaba los 27 puntos de rating.

El cierre fue con el portorriqueño Luis Fonsi que llegó a la Argentina el domingo y que interpretó su hitazo mundial "Despacito" y luego la balada "No me doy por vencido". Con la primera prueba superada, ahora resta ver cómo le irán las mediciones con el "Bailando", cuya competencia arrancó recién anoche. Por lo pronto, hay Tinelli para rato.

Comentarios