Escenario
Viernes 25 de Agosto de 2017

"Tenemos una música apoyada en el blues, el ritmo y la psicodelia"

Los Espíritus, una de las bandas nuevas más convocantes llega hoy al teatro Vorterix, en el marco de la "Gira agua ardiente". Las claves del buen momento

Con tres originales discos editados y a fuerza de tocar en clubes, pequeñas salas, ferias y festivales, Los Espíritus son hoy una de las bandas nuevas más convocantes del indie nacional. Creadores de atmósferas humeantes y pegajosas, su blues psicodélico es como una alfombra mágica que aguanta el viaje del show en vivo. Oriundos de La Paternal, provincia de Buenos Aires, vuelven esta noche a Rosario en el marco de la "Gira agua ardiente" para presentar el nuevo material de estudio y repasar sus trabajos anteriores "Gratitud" (2015) y "Los Espíritus" (2013). La cita será a las 21 en Teatro Vorterix (Salta 3519).

Asombrados por la respuesta que han tenido en menos de tres años, siempre con concierto a sala llena, Santi Moraes (guitarra y voz), se siente además muy agradecido del público rosarino. Junto con Maxi Prietto, (también en guitarra y voz), son la delantera contundente de la banda, con voces ásperas y concisas, que no andan con vueltas. El equipo musical se completa con Pipe Correa en batería, Fernando Barreyro en percusión, Martin Fernandez Batmalle en bajo y Miguel Mactas en guitarras.

"Con Maxi (Prietto) nos conocimos en el secundario, pasándonos cassetes piratas de Nirvana que comprábamos en el parque Rivadavia", recuerda Santi Moraes. Cuenta que como no tenía plata para comprar discos, por allá por los años 90, los robaba de las grandes tiendas musicales o se compraba un TDK con grabaciones pirata en ferias. Esa cosa del rebusque y de que nada viene dado, la autogestión y el compartir música son parte del estilo de Los Espíritus. "Ahora hay mucha oferta y uno puede acceder a cualquier cosa por internet, antes había que encargar ciertos libros o revistas o discos y así ibas investigando, me pasó que escuché un disco de Pink Floyd y después quería escuchar todos. Ahora capaz escuchás una canción, la música se vende y consume de otra forma. Igual sigo siendo de los que escuchan el disco entero", dice Moraes.

Es que esa experiencia de escuchar el disco entero, menos inmediata pero más completa, es necesaria para captar la onda de Los Espíritus: sus tres discos están hechos para escuchar canción tras canción.

"Hace poquito Roger Waters sacó un disco que es claramente de otra década, no tiene espacio entre las canciones, son discos para ser escuchados de un tirón, de principio a fin", explicó. Y a pesar de tener a mano recursos digitales y virtuales, la banda suena y ensaya en analógico. Aunque todo tenga un aire de otra época, lograron un sonido nuevo y original, así como sus pares de El Mató a un Policía Motorizado.

"Todos nosotros escuchamos música vieja que se editó en vinilo o se grabó de manera analógica y realmente hay una diferencia sonora en ese sentido, quizás eso tenga que ver con que somos una camada de gente que cuando nació no existía internet y escuchábamos en cassete o en CD. Después apareció el mp3 y pudimos escuchar mucha música que estaba descatalogada, como discos de Los Gatos o "30 minutos de vida" de Moris", explica Santi.

Sobre el disco

"Esta vuelta decidimos alquilar un estudio profesional, El Atic, que queda en General Rodríguez y donde se graba en cinta abierta; hicimos una grabación analógica y esa es la gran diferencia de este disco con los anteriores", aclara Santi. El grupo llegó al estudio con las canciones tan resueltas que eso los ordenó y ahora cada uno ocupa un lugar más definido. "Somos un grupo muy horizontal, trabajamos en grupo todo, por más que uno lleve una canción, en la sala esa canción puede darse vuelta; ya pertenece al grupo, lo mismo con el sonido". "Agua Ardiente" salió en mayo y estuvo desde un comienzo pensado para salir en vinilo. "Pensamos un lado A y un lado B y por suerte llegamos a fabricarlo en vinilo que era algo que queríamos hacer desde el primer disco". El dúo Prietto-Moraes se encarga de las letras, historias de realidades de gueto, de barrios periféricos donde hay perros, humo y tipos que bien podrían vagar por la calle luego de ser echados del bar. Una de las nuevas canciones, "Perdida en el fuego", con letra de Santi, está inspirada en "Las cosas que perdimos en el fuego", libro de Mariana Enríquez. "Uno escribe lo que le sale, pero siempre hay una huella de la realidad en lo que escribimos, siempre partimos de eso que sentimos y de los que nos pasa, que es la realidad. De alguna forma siempre queda una huella, y esta vuelta estuvimos con una realidad intensa", afirma Santi. Y aunque es reacio a hablar de la realidad y sobre todo de política, aclara que "no está bueno que en pos de ganar terreno haya que destruir todo lo hecho anteriormente, en un plan de desprestigiar a un rival".

El recital de hoy en Vorterix durará un poco más de dos horas, y es parte de lo que la banda viene haciendo desde que empezó la presentación de "Agua Ardiente", en Colombia y México. La lista de canciones incluye una gran cantidad del nuevo disco, con un recorrido por temas de las producciones anteriores. "Se nos agranda el repertorio y nos gusta tocar todo lo que se pueda, seguimos la impronta de Los Espíritus que es una música muy apoyada en el blues, en el ritmo, en la psicodelia y en no parar de tocar", dice Moraes. Con gusto por la gusta la improvisación y las guitarras psicodélicas, muchos ensayos consisten en improvisar y así nació el grupo. "Sabíamos que queríamos hacer determinada cosa, zapábamos e improvisábamos en busca de una canción o una forma, y así nos fuimos encontrando todos". Y un detalle tiene la primera grabación que hizo la banda en el año 2010, salida de esos ensayos que eran zapadas y que puede escucharse en bandcamp: un solo track que dura media hora y que incluye instrumentos como un acordeón de juguete, un balde con agua y guitarras criollas.

Desde la salida del álbum "Gratitud" en 2015 hasta fines del año 2016 la banda consolidó su potencial en Latinoamérica participando de festivales de gran envergadura como Lollapalooza Argentina, Fimpro (Guadalajara), Marvin (México Df), Altavoz y Circulart (Medellín) además decenas de shows por toda Argentina, Colombia, Chile, Uruguay y México. "Volvimos con muchos vinilos, los chicos se trajeron muchos discos de salsa y música cubana, que es una música que vamos curtiendo en estos viajes que hacemos a Colombia o México y nos empezamos a meter eso, aunque sea en la intención de los que hacemos", cuenta Santi. La gira espiritual continuará por Montevideo, Neuquén, Mendoza, Córdoba, Chile y España.

Comentarios