Escenario
Sábado 22 de Julio de 2017

"Supimos cultivar nuestro propio gueto", destacaron los músicos de Airbag

Después de dar un concierto sinfónico y cinco shows seguidos repletos en Capital, Airbag se presenta hoy en Vorterix.

Prolíficos, arriesgados y dueños de un carisma inagotable, los hermanos Patricio, Guido y Gastón Sardelli sí que saben cautivar a su público. Lo cierto es que Airbag, el trío de hard rock que conforman desde hace 13 años, está atravesando uno de los momentos más importantes de su carrera, ya que se superaron a ellos mismos y fueron por otro desafío: realizaron un concierto junto a la Orquesta Sinfónica de Buenos Aires, con 45 músicos en escena en la Usina del Arte y agotaron 5 teatros Vorterix en Buenos Aires.

   En la víspera de la entrevista con Escenario, la puerta de La Capital se había colmado de fans de la banda que esperaban saludar y fotografiarse con sus ídolos. "Me da mucha alegría que con el tiempo hayamos podido cultivar nuestro propio gueto", aseguró Guido, el baterista y segunda voz de la banda. Mientras que su hermano Patricio confesó: "Nos encanta que estén, pero el contacto real se da cuando vienen a los shows. Una de las chicas me dijo recién que se había ido del trabajo para vernos, y le dije: "¡No lo hagas más!".

   La banda, que sigue presentando su último álbum "Mentira la verdad", editado en 2016, llega a Rosario para brindar un show con todos sus éxitos. La cita será hoy, a las 22, en el teatro Vorterix (Salta y Cafferata). Allí, los hermanos también realizarán algunas partes con impronta sinfónica, aunque sin la orquesta, evocando el show que se tituló "La Luz Perpetua". Allí, la banda evocó obras de Mozart, Beethoven, Piazzolla y parte de sus propias canciones. "Estas obras inmortales vienen a dar a luz en estos días de guerra y vacío espiritual. Además de darnos el gusto de tocar con una orquesta filarmónica, el mensaje es traer estos compositores inmortales a una nueva generación de almas para iluminar", aseguró Patricio.

   Antes del show que brindarán en Rosario, los hermanos Guido y Patricio mantuvieron una entrevista íntima con Escenario en la que confesaron su relación con la fama y con las redes sociales, elogiaron a sus fans y aseguraron que no se creen estrellas, sino "estrellados".

Una charla cara a cara con los artistas que desafían la modernidad y hacen una aguda crítica como en "Apocalipsis confort": "Truenan bombas en Oriente y no pareciera importar, mientras un dron vigila tu cabeza, mi cabeza. Apocalipsis es el confort, te pone tonto y cedés el control. Hedonismos supuestos por satisfacción, la puerta en tu cabeza, buen día, servidor".

   —¿Qué queda de esos chicos de 12 años que grabaron su primer disco "Airbag" en 2004 a estos de "Mentira la verdad"?

   Guido: siento que no cambié en nada. Tratamos de mantener nuestra intimidad,en esencia no se cambia, seguimos siendo los mismos.

   —¿Se sienten estrellas?

   Patricio: ¡estrellados!

   Guido: no existe la humildad, existe la gente que es tarada y la que no. Hay personas que pierden la cabeza con tres menciones de Twitter. Y nosotros somos músicos, cuando completo los papeles en el aeropuerto, en profesión pongo "músico".

   —El eje conceptual de su último álbum es la tecnología, ¿cómo se llevan con las redes sociales? ¿Las manejan ustredes mismos?

   Guido: algunas cuentas son más genéricas, pero las cuentas personales las manejamos nosotras. En mi caso, sigo a gente que me sigue incluyendo amigos y gente que nos viene a ver. Me copa saber qué está pasando. Al tener una banda, tenés una apertura de gente muy grande y muchas solicitudes de amistad que no tendría de otra manera. Me gusta no limitarme a mi círculo y ver lo que está pasado también en otros barrios.

   Patricio: en mi Instagram todo tiene que ver con la banda. No es que me levanto y le saco una foto al café, no me sale eso. Por supuesto que si subo algo veo lo que me escriben, pero sin volverme loco. Ahora estoy un poco más con Instagram que con Twitter.

   —¿Cómo surgió la idea de hacer este concierto junto a la orquesta sinfónica con canciones de Mozart, la quinta Sinfonia de Beethoven, hasta Adios Nonino de Piazzolla? Escuchan música clásica?

   Patricio: siempre quisimos hacer un show sinfónico porque nos gusta mucho la música. Cuando grabamos este nuevo disco usamos muchos instrumentos como chelos, violines, trombones. Y teníamos ganas de tocar "Mentira la verdad", que es instrumental, además de "Apocalipsis confort", que también tiene muchos arreglos de ese estilo. Además, queríamos tocar Beethoven o Piazzolla. Son como 45 instrumentos y hubo que escribir la partitura para cada uno. Además, siempre tocamos una versión del himno nacional y queríamos hacerlo con orquesta. Hicimos un concierto sinfónico en la Usina del Arte, que fue el lugar perfecto para eso. Además, durante todo junio estuvimos haciendo un ciclo todos los viernes en Vorterix, estuvieron las 5 noches al mango. queríamos volver con toda después del sinfónico.

   —Hablando del nuevo disco, en "Apocalipsis confort" hablan del presente con artefactos que incomunican, que nos quitan tiempo para leer, mirar a los demás y a uno mismo... ¿Cómo se llevan con la tecnología?

   Guido: las letras las escribimos entre todos. Creo que la tecnología es una arma de doble filo, suena a que nos soluciona la vida, que nos llena de placer y nuestros sentidos se sienten estimulados todo el tiempo al saber dónde está la otra persona, estar todo el día conectados. Pero el costado negativo es muy grave, como los datos que uno cede y no sabe o la información a la acceden los gobiernos. Como el caso Snowden, que trabajaba para el servicio de inteligencia de Estados Unidos, y el tipo dijo que era una locura, que era inmoral, que tengan todas las conversaciones de Whatsapp de todo el mundo, porque no todos son terroristas. Y eso es una excusa para tener el control sobre las personas. Y nosotros estamos embobados con ver algo en ultra definición, o tener más memoria en el celular, no vemos todo eso que está detrás.

   —Siempre se reinventan como ahora que hicieron el sinfónico. Y los fans los siguen incondicionales desde que empezaron a los 13 años. ¿Cómo definen el contacto con el público?

   Patricio: nos encanta que estén, pero el contacto real se da cuando vienen a los shows. Una de las chicas me dijo recién que se había ido del trabajo para vernos, y le dije: "¡No lo hagas más!"

   Guido: nuestro público no tiene mucho sentido, es muy heterogéneo, no se puede defiir. En los shows que hicimos en el teatro Vorterix, por ejemplo, eran mitad hombres y mitad mujeres, personas que les gusta desde los Guns N' Roses, hasta bandas nacionales. No se puede definir, no puedo decir que es rollinga. Me da mucha alegría que con el tiempo hayamos podido cultivar nuestro propio gueto. Fuimos generando una conexión mutua, sin intermediarios, y no a través de una movida de bandas que surgió. El vínculo que tenemos con nuestro público es muy personal.

   —¿Cómo va a ser el show en Rosario?

   Patricio: seguimos presentando "Mentira la verdad" pero también van a haber temas de toda nuestra discografía, las canciones sinfónicas no van a estar por el hecho que se necesita la orquesta, pero sí habrá partes de ese estilo.

Comentarios