Escenario
Domingo 27 de Octubre de 2013

Stephen King lo anticipó en los 70: "el bullying tiene consecuencias"

"Carrie", el clásico filme de 1976 basado en la novela del autor estadounidense, tiene desde el jueves una nueva versión con Julianne Moore y Chloe Moretz como madre e hija. 

Carrie White, una de las villanas femeninas más complejas del género de terror, está de vuelta en una nueva adaptación cinematográfica de historia con moraleja de Stephen King. “Carrie”, que se estrena el jueves, aborda las consecuencias del aislamiento adolescente y la venganza, esta vez con una actriz más aguerrida, más sangre y una dosis de la tecnología moderna.

   La película, basada en la novela de suspenso escrita por King en 1974, cuenta la historia de una chica alienada de una escuela secundaria con poderes telequinéticos, que hace llover la destrucción sobre sus verdugos después de que es rociada con una lata repleta de sangre en la fiesta de graduación de su escuela.

   La novela fue adaptada en una película de 1976 por Brian De Palma, con Sissy Spacek en el papel protagónico. La nueva película, el tercer largometraje de la directora Kimberly Peirce, está protagonizada por Chloe Moretz, la actriz de 16 años de edad que protagonizó “Kick-Ass”. Julianne Moore interpreta a su madre Margaret, religiosa, fanática y sobreprotectora.

   A diferencia de la película de 1976, que comienza con Carrie comprobando su primera menstruación en el vestuario de su escuela secundaria, esta adaptación se inicia de lleno con la relación disfuncional de Carrie y su madre, Margaret.

   “Elegí el concepto fundamental de Carrie y su madre como una lucha a muerte, porque su madre tiene miedo de que Carrie podría ser el mal, y ella tiene miedo de que Carrie expone su propio pecado”, dijo Peirce en una entrevista.

   Sin embargo, muchas de las escenas de Peirce evocan a las originales de 1976. Allí están las duchas en el vestuario donde Carrie tiene su primera menstruación, la huella de la mano con sangre en los pantalones del profesor de gimnasia, junto con el texto del personaje de Tommy Ross, “al diablo con la falsa modestia”, línea que dice el atleta guapo de la secundaria cuando convence a Carrie a votar por ellos mismos como rey y reina del baile de graduación.

Sello de la actualidad. Los 37 años de diferencia entre las adaptaciones permiten Peirce poner su propio sello moderno a la clásica historia, dijo. Un ejemplo es cuando los matones de la escuela generan la histeria sobre la primera menstruación de Carrie a través de sus teléfonos celulares y los videos que suben a YouTube, un enlace a los adolescentes de hoy en día y el ciber bullying (acoso cibernético).

   El uso de la tecnología permitió que la directora, cuya película de 2008 “Stop-Loss” que se ocupaba de los problemas de un grupo de soldados que vuelve de la guerra en Irak, ubique a Carrie en un escenario moderno. Pero el acoso que enfrenta el personaje es tan feroz como en la versión de 1976, y hay más sangre.

   “Esta película se está haciendo cuando hay una violencia diferente en nuestra cultura, por eso era muy importante para mí que Carrie no sea una asesina sin sentido”, dijo Peirce. “La puse en el contexto de una narrativa culpable muy fuerte, eso es la antigua venganza, pero ahora ella sólo está intentando localizar a las personas que le hacen daño”, dijo la directora.

   Moretz ya se ha labrado una carrera notable con una gama de diversas funciones, entre ellas una niña insolente en “500 Days of Summer”; la joven preadolescente de “Kick-Ass” y una adolescente malhumorada en la comedia de vampiros “Sombras tenebrosas”.

   Con tantos personaje de jóvenes combativas en su haber, Moretz dijo que era un desafío interpretar a alguien tan introvertido, tímido e ingenuo como Carrie.

   “Me siento confiada, estoy en sintonía con mis emociones y me siento bien conmigo misma”, dijo. Sin embargo aclaró: “Me siento mayor que la edad que realmente tengo porque creo que los distintos personajes me pusieron en contacto con más emociones a una edad temprana. Así que encontrar la vulnerabilidad de Carrie era interesante”, aseguró.

   A pesar de que la historia de Carrie fue escrita hace casi 40 años, Moore, que desarrolló un fuerte vínculo con Moretz durante la filmación, dijo que la película y sus mensajes seguirían resonando con el público de hoy en día.

   “La película es acerca de algo que está fuera del tiempo, y es sobre los efectos del aislamiento social y lo que realmente eso le produce a la gente. Puedes ver a Margaret y su aislamiento autoimpuesto y de lo que eso provoca en su salud mental, y luego ver lo que la gente de esa comunidad hace a esa niña”, dijo.

   Moretz afirmó sobre Carrie: “Ella es genial, está tan llena de asombro y quiere saber tantas cosas, pero está atrofiada emocionalmente”, dijo Moretz. A diferencia de Spacek, que se encontraba en los 20 y pico de años al hacer la película, Moretz, quien tenía 15 años durante el rodaje, tuvo la ventaja de estar en el mismo grupo de edad de Carrie lo cual la acercó a la frescura trunca del personaje.

   “Recuerdo cuando llegó mi período por primera vez, recuerdo aquel primer beso, recuerdo la primera vez que realmente me gustó un chico”, dijo la actriz. “Supongo que todo era más fresco que cuando ya tenés 24 ó 25 años”, concluyó.

Comentarios