Escenario
Viernes 31 de Marzo de 2017

"Si al actuar tocás una sola cuerda, ¿adónde está la diversión?"

Rodolfo Ranni asegura que en su oficio "hay que hacer de todo". Hoy protagoniza "Mi familia es así" en el teatro Broadway

Sencillo, sin vueltas, el Tano Ranni es cero estrella. Afirma que "el actor tiene que hacer de todo"; que admira por eso a Marcelo Mastroianni y también a Spencer Tracy; y que para decidir en qué proyectos trabajar se definió siempre porque le gustó el libro "o porque me garpaban".

"Tampoco voy a ser tan necio, esto es un laburo", le dijo a Escenario el protagonista de "Mi familia es así", la obra que sube hoy, a las 22.30, al teatro Broadway, en la que comparte cartel con Claribel Medina, que aprendió la obra en una semana para reemplazar a Ana María Picchio (ausente por faringitis); Raúl Taibo, Jey Mammon, Laura Bruni y Guido Morán.

La comedia, dirigida y escrita por Marcelo Cosentino, plantea lo incomunicados que están quienes se creen que están permanentemente comunicados.

Y Ranni, que atiende por celular sólo para notas periodísticas o temas urgentes, no tiene ruido en su línea. Habla como siente y dice lo que siente. Y al borde de los 80 años, siente que no tiene la edad que tiene. Arriba el telón, habla Rodolfo "El Tano" Ranni:"Te cuento: ‘Mi familia es así' transcurre un 24 de diciembre, donde se dice generalmente que la gente hace catarsis. Esta gente no hace catarsis, pero cada uno dice lo que piensa. Y hay un personaje fundamental que es el teléfono celular, que es cuando la gente se identifica muchísimo con todo lo que pasa, se divierte, se ríe, y uno los mira del escenario cómo el público se codea y dicen "mirá, igual que vos" o "igual que el abuelo, el tío, o el nene". Y todos tenemos esa historia, mi nieto con sus amigos están en una rueda y en vez de hablar se comunican mandándose mensajes" (risas).

—¿En tiempos de que estamos supuestamente más comunicados vivimos desconectados entre sí?

—Totalmente. Yo prohibo que los chicos vayan a la mesa con teléfono celular. Pero viste que vos vas a comer con tus amigos y sacan el teléfono como si fuera la 45, que la ponen arriba de la mesa como en la época del viejo oeste, que sacaban el chumbo y lo guardaban. Pero claro viejo, vos vas a comer a cualquier lado, ves cuatro personas o un matrimonio, y todos con el cogote doblado frente al teléfono y no hablan, ah, bueno, la gente no habla más.

EM_DASH¿Es más grave de lo que parece?

—Te digo, se van a perder los dedos, porque los pibes no saben agarrar nada con los dedos porque usan uno solo que es para pasar la foto. Es un problema de mutación, va a llegar un momento en que el ser humano va a ser nada más que una cabeza en un platillo volador y todo lo va a hacer con el cerebro. Es que el cuerpo va mutando. ¿Viste que Pitecantropus necesitaba los dientes? Bueno, al ser humano de ahora se le caen los dientes porque no los usa, todo es más tierno, todo es más blando, y no hay que hacer más esfuerzo de nada. Y así va a pasar con las manos, los chicos en un millón de años van a nacer con un dedo solo (risas).╠

EM_DASHHoy hacés comedia, pero además actuaste en cine, drama y televisión a lo largo de décadas. ¿Siempre seduce buscar nuevos registros para expresarse?

—Qué se yo, mirá, lo que pasa es que nunca soñé con ningún personaje en particular, me fueron llegando las cosas y las fui haciendo. Pero esto es en función de que yo pienso que en mi laburo no existe la especialización. Porque en una época decían "el actor cómico, el actor dramático". No, viejo, el actor tiene que hacer de todo, siempre fue mi premisa.

—¿Te moviliza estar ante un cambio de década?

—Es verdad, voy a cumplir 80, ni yo me la creo. Cuando lo digo me dicen "dejate de joder Tano", pero sí, los voy a cumplir y con sumo placer. La vida es movimiento y la edad es una cosa nada más que de almanaque (risas).

—¿Por qué sostenés que el actor tiene que hacer de todo?

—Claro, tiene que hacer de todo, porque si no ¿cuál es el laburo del actor? ¿Cuál es la diversión si tocás una cuerda sola? Imaginate un guitarrista tocando nada más que una cuerda, nunca sería (Luis) Salinas, por ejemplo.

—Además de la actuación también tenés otras inquietudes, como la buena cocina. ¿Esos roles te suman a tu carrera de actor?

—Uno aplica todo, pero lo importante es que uno aplique lo que es uno. Mirá, Marcelo Mastroianni para mí fue el mejor de todos, y lo viste en un millón de personajes distintos, desde galán en "La dolce vita" a un fotógrafo en "Los desconocidos de siempre". Y otro grande, Spencer Tracy, decía que el actor debe estar siempre igual pero distinto, esa es la actuación.

— ¿Cuáles son los tres o cuatro puntos de quiebre en tu carrera?

—En general yo tuve mucha suerte, tuve la fortuna de trabajar de chico junto a Sandrini, Arata, Mario Fortuna, Tita Merello, Milagros de la Vega. Y tuve la fortuna de laburar con los más grandes directores. En general, he hecho siempre lo que tuve ganas, porque me gustaba el libro o porque me gustaba lo que me garparan, porque tampoco voy a ser necio de decirte que no buscaba eso, es así, es mi laburo.

—Pero seguro que tendrás tus películas preferidas.

—Tengo películas que me gustaban más que otras. No sé, una película que me gusta mucho es "Los pasajeros del jardín", me encanta porque es un melodrama. Y lo más difícil es hacer creíble un melodrama como lo hizo (Alejandro) Doria, es maravilloso. Y después "El arreglo", "El desquite", "Señora de nadie", con la Bemberg, "Queridas amigas" de Carlitos Orgambide, son distintos momentos de edad y de profesión.

—En tevé muchos te recuerdan todavía por "Los machos"...

—Sí, pero en televisión creo que tengo como 500 mil horas, imaginate. Mirá, de "Muchacha italiana viene a casarse" hicimos mil capítulos, y después "Atreverse", "Los miedos", "Situación límite", "Los machos", "Zona de riesgo", "La familia Falcón". Mirá, a veces ni me acuerdo, hay días que veo cosas en la tele y digo "¿yo hice eso?" (risas).

“Yo todavía quiero escuchar a la gente”

Para Ranni “Mi familia es así” marca un “choque” generacional: “El personaje que hace Taibo, que dicho sea de paso tenemos un elenco de la regran puta, porque están Taibo, Claribel Medina, Jey Mammon, Laura Bruni, el pibe Guido Román, que es el que hace mi nieto y de hijo de Raúl Taibo, y que en un momento le saca el teléfono, y le dice ‘papá, no me saques el celular porque es mi vida’. ¿Entonces la gente no puede vivir sin eso, viejo? Es terrible, yo no sé mandar mensajes ni me interesa aprender, vos me mandás un mensaje y yo te llamo, yo todavía quiero escuchar a la gente”.

Comentarios