Andrés Calamaro
Viernes 03 de Marzo de 2017

"Se puede prescindir del sexo y de las drogas, pero no del rock and roll"

El ex tecladista de Soda Stereo y bajista de Charly García, Fabián "Zorrito" Von Quintiero, presenta "Tangolencia Rockera" mañana en Lavardén

Charly García lo definió como "testigo mudo e invisible". Lo cierto es que Fabián " Zorrito" Von Quintiero absorbió el rock como audiencia para luego transmutar su sabiduría creando el rock arriba del escenario con los más grandes del rock nacional.

Debutó con Sueter, y a los 18 años arrancó a tocar en Soda Stereo, con los que grabó "Nada Personal", "Signos" y "El último concierto" al punto de convertirse en un integrante muy importante para la banda que hasta él asumió que podría haber sido el "cuarto Soda". A sus 21 años le dijo a García que quería tocar con él.

Y así, como quien decreta las leyes de su propio destino, Quintiero empezó a formar parte de la banda estable del astro, entre 1987 y 1995, con el que grabó discos icónicos como "Cómo conseguir chicas", "Filosofía barata y zapatos de goma", "La hija de la lágrima", entre otros. Más tarde tocó una década con Los Ratones Paranoicos, además de formar parte de las bandas de Andrés Calamaro, Celeste Carballo y Catupecu Machu.

El tecladista y bajista llega a Rosario en el marco de Asunto Tango para presentar su show "Tangolencia Rockera", junto al cantor Cucuza Castiello, referente del 2 X 4, un show que él define como "rock con jugo de tango". La cita es mañana, a las 21.30, en la Terraza de la Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza). Estas canciones suenan como los "tangos del futuro", aseguró Quintiero en una entrevista con Escenario en la que cuenta los secretos de su vida entre el rock y la gastronomía, que Cerati "era más detallista" y Charly "es más crudo" y afirma que se puede prescindir del sexo y las drogas, pero no del rock. Y da la primicia más esperada: Charly lo convocó para ensayar su nuevo álbum, "Random", lo que significa que el astro ya considera volver a los escenarios.

EM_DASH¿Cómo nació esta idea de "Tangolencia Rockera"?

—Esto nació de haber conocido a Cucuza, de la nueva generación de los cantores de tango, que también se formó con el rock. El venía haciendo versiones del cancionero del rock, lo fui a ver y me impactó mucho su impronta para cantar. El tango ya viene experimentando una apertura hacia la electrónica y nuevas formas de mixturarlo. Por haber sido músico de Charly, entiendo que mucha de su obra tiene jugo de tango adentro, se me ocurrió cruzar con Cucuza y ver cómo sacar el tango que está presente en las canciones del rock nacional, pero que no está tan expuesto al oído. Y bueno, con un cantante de tango y un bandoneón, tocado como los temas son, pero no en fusión, sino en sonido rock. Yo estoy en el bajo y por momentos en el teclado.

—¿Quién va a ver este show, tangueros o rockeros?

—Creo esta propuesta puede ser interesante para los dos tipos de públicos. Si bien los tangueros, van a preferir escuchar tangos de otra época. Lo que proponemos es tocar temas de Charly, Cerati, Spinetta, Nebbia, Páez, Calamaro, que cuando los escucho cantados por Cucuza, son los tangos del futuro. Cucuza no sólo canta, siente. Esto es rock con jugo de tango.

—Debutaste en primera en el mundo de la música: a tus 18 años empezaste a tocar con Soda Stereo y a los 21 con Charly García, ¿qué pasaba por tu cabeza en ese momento?

—Estoy criado con el rock nacional, me formó la cabeza y la personalidad. Y como audiencia disfruté de Charly, Spinetta y después tuve el honor de pasar al escenario. En ese momento me superaba la intensidad de todo lo que estaba viviendo. No tanto con Soda, porque yo empecé cuando ellos recién estaban arrancando y no se sabía que iba a ser la leyenda que después fue.

—Integraste discos de Charly como "Filosofía barata y zapatos de goma" y "La hija de la lágrima" ¿Qué te pareció "Random"?

—Lo estoy ensayando. Hace 3 días empecé a ensayar de nuevo con Charly. En este disco no estoy porque me agarró trabajando en mi programa "NET" (Fox), que es una experiencia que quería hacer, el formato clásico de late night show con la banda en vivo. García hizo "Random" de una manera muy artesanal, iba a la sala, grababa y experimentaba. El tenía la idea de tocar todos los instrumentos, así que en este disco no estoy.

—¿Van a salir de gira?

—Recién estamos empezando a ensayarlo, supongo que en algún momento sucederá.

EM_DASH¿Cómo es tocar con Charly? ¿Es más riguroso y meticuloso que Gustavo Cerati?

—Gustavo era muy técnico y profesional con el sonido. Necesitaba tener la cancha más ordenada. En cambio García puede ensayar en otras condiciones también. Para mí ha sido más bravo ensayar 20 horas seguidas con Charly. Lo que tenía Gustavo es que en las 4 horas de ensayo no se perdía el tiempo. Gustavo era más detallista, Charly es más crudo.

—Llevaste una vida agitada entre las giras y las grabaciones, ¿se puede ser un rockstar sin caer en la famosa triada de sexo, drogas y rock and roll?

—Se re puede. Soy de una generación que empezó a permitirse ser distinto dentro del palo. En el sexo es difícil decir que no. A las drogas hay que decirles que no, lastiman mucho y son difíciles. Uno puede ser recontra rockero y no estar en esa. De hecho, las nuevas generaciones son mucho más "clean" (limpias). Creo que se puede prescindir del sexo y las drogas. Lo que no se puede es no hacer rock.

—Sos un artista multifacético, pasás de la música a la gastronomía, del rock al tango, del escenario a la televisión y te das el lujo de escribir un libro. ¿Qué te identifica más?

—La música es lo que más me identifica. Por más que haga otras cosas que me diviertan. Ahora estoy escribiendo mi segundo libro, que advierte a la gente que cree que es fácil tener un restaurante, que en realidad es muy difícil. Se va a llamar "Yo te asezorro".

en la sangre. "Estoy criado con el rock nacional, me formó la cabeza y la personalidad", dijo Quintiero.

Comentarios