Escenario
Sábado 06 de Mayo de 2017

Pol Nada, una noche de estrellas en el campo

La Trifulca Trío presenta "Conectando tangos" hoy, a las 21, en La Casa del Tango (avenida Illia y España). Este grupo, que está por grabar su disco debut, busca refrescar milongas del los años 40 sumadas a composiciones propias. Sus integrnates son Jorge Febre, en piano y arreglos; Claudio Bergese, en bandoneón y voz, y Germán Realini, en contrabajo.

La idea de un folklore oscuro y orgánico pero con elementos de sutileza digital es la síntesis que mejor define el horizonte musical de Pablo Jacobo y su proyecto Pol Nada. Al mismo tiempo, la obra de Linares Cardozo, el legendario poeta y folklorista de La Paz, fue el alma de su nuevo disco, "La san llamarada", que presentará hoy a las 21.30 en la Plataforma Lavardén, pero también la gran excusa para profundizar un sonido propio a partir de una especie de pasaje a la experiencia psicodélica. El resultado: un gran álbum del hombre que también vivió en el pueblo entrerriano, a quinientos metros de la casa del poeta muerto a mediados de los 90.

   Pol Nada nació en 2006. El primer disco en formato físico fue "Querés estar solo" (2008), después salió "Songs During the War" (2010), que fue un disco digital de tres canciones en inglés y tres momentos de imágenes sonoras; 2011 fue el año del disco de versiones de Los Redondos "He estado en varios lugares a la vez". En 2013 salió "Te vamos a salvar", un disco de estudio de canciones propias, tras el cual se editó digitalmente un disco de remixes de "Te vamos a salvar", en el que participaron artistas de Rosario, Buenos Aires y La Plata.

   —¿Por qué Linares Cardozo?

   —Fue un proceso en realidad. Hace unos años empecé a trabajar en la búsqueda de una sonoridad que tenía en mente para producir un disco de folklore. Yo nací y viví hasta los 18 años en La Paz, antes de irme a Rosario y quería empezar por ahí. Así que fui a buscar la obra de Linares, que es el autor de folklore más importante de La Paz. Tomé su obra para un proceso de investigación y algunas pautas definidas con las que hice hace algunos años un disco de canciones de los Redondos, la diferencia era que esta vez quería hacer mi propio disco de canciones basado en la obra de Linares. Los discos de Linares son difíciles de conseguir, así que hablé con el Chino Martínez que es un reconocido artista y músico de La Paz que fue amigo de Linares y el me facilitó toda la obra, con audios, dibujos, y todos sus discos. Los escuché mucho, sacaba las canciones y las iba grabando y escuchando para ver cómo me iba encontrando yo en ese proceso. También recorrí lugares donde estuvo Linares, y en ese trabajo de investigación fui encontrando que la obra de Linares iba más allá de esos elementos vernáculos. Eso me encantó. Estuve varios meses trabajando sobre su obra. Un poco obsesivamente, grabando, escuchando, recorriendo lugares que él nombraba, investigando. Me gusta mucho hacer ese trabajo con algunos discos o la obra de un artista porque hay un momento de ese proceso en el que se da una instancia casi mágica de acceder a la complejidad de su universo. Cuando eso sucedió encontré en la obra de Linares una profundidad espiritual que trasciende los límites geográficos y personales. Empecé a pensar que eso que él describía como "la soledad de un pescador espinelero en la costa de un río" podía sentirlo también otro ser humano a miles de kilómetros en algún río de Africa o Estados Unidos. Me atrapó esta idea porque entendí que al final estaba hablando de los mismos temas con los que yo trabajo: las emociones, la vida y la muerte. Creo que así decidí que antes de editar mi disco de canciones iba a hacer este trabajo de Linares.

   —¿Qué te une a la obra de Cardozo? ¿Qué tienen en común?

   —Bueno, además de ser del mismo pueblo y de que su casa de crianza está a cinco cuadras de la casa donde me crié yo... hay algo más importante aún que fue lo que encontré profundizando en su obra. Yo siento que Linares ,más allá de haber protegido y difundido aspectos propios y específicos de una región geográfica, supo trascender los aspectos vernáculos del folklore. Los aspectos universales y misteriosos de la existencia, de las emociones y de la experiencia de estar vivo. Esto es en lo que baso mis trabajos y es lo que encontré en la obra de Linares.

   —No debe haber sido fácil arrancar la gira de presentación del disco precisamente en La Paz... ¿Cómo recibieron tus interpretaciones?

   —Fue una noche muy especial. Fue en el teatro de la Biblioteca Popular, que es un espacio muy simbólico para la ciudad porque es donde sucedían la mayoría de los espectáculos que llegaban al pueblo. También funcionaba como cine... conté hace poco que en ese teatro vi desde la Camerata Bariloche hasta "Los bañeros más locos del mundo". Y ahora nos tocaba a nosotros. El teatro se llenó y la gente recibió las canciones con el corazón abierto y mucha emotividad. Fue uno de los recitales más especiales que he dado hasta ahora.

   —¿Qué tuviste en cuenta a la hora de hacer las versiones?

   —Había algunos elementos que quería que estén sí o sí. Había algo en la obra de Linares que me sugería todo el tiempo la idea de una noción psicodélica en el contacto con la naturaleza. Pensando en la psicodelia como una manifestación del alma del ser humano y no en un mero juego con los sentidos. Supuse en un momento que él podría haber tenido acceso a esta experiencia usando como vehículo el contacto con un monte oscuro o un río nocturno en vez de una sustancia lisérgica. Un poco en broma pensé en esta forma de psicodelia paralisérgica o prelisérgica... Quería que haya elementos de esa idea en el disco. También me interesaba la idea de la oscuridad, no como símbolo de algo negativo sino como lo que se desconoce y también en la oscuridad como lugar desde el cual se puede ver mejor la luz y que obliga a transitar los caminos con más calma y con más cuidado. Pensé en la idea de un folklore oscuro y orgánico pero con elementos sutiles de lo digital. También me interesaba generar la sensación de una espacialidad nocturna, como la que se experimenta en una noche estrellada en el medio del campo. Son diferentes elementos que tomé como guías para construir las imágenes sonoras del disco. Las letras de Linares están cargadas de una profundidad mística y un desborde poético que hicieron que sea bastante fácil enlazarlas con esos otros elementos.

   —¿Aparecieron referentes cuando encaraste este trabajo?

   —Si, la sonoridad de algunos trabajos de electrónica como Equiknoxx y el propio sonido de las grabaciones folklóricas de los 70, aunque la idea era que el audio sea atemporal. Ni moderno ni antiguo. Más allá de que claramente el disco tiene elementos contemporáneos el audio en sí no es el audio brilloso de un disco pop o afectado como en un disco indie.

   —¿Qué creés que pensaría Linares si pudiera escuchar el disco?

   —Es difícil de pensar para mí pero creo que le agradaría. Era un artista tremendo, complejo y me parece que le interesaba lo trascendente y lo universal y creo que lo trascendente de su obra en este disco está presente.

   —¿Que pasó en ese tiempo de tensión entre "Te vamos a salvar" y "La san llamarada", discos tan distintos y al mismo tiempo llenos de formas parecidas, como almas gemelas?

   —Me gusta que puedan verse esas formas parecidas que nombrás. Pasaron muchas cosas entre esos dos discos, una vida a medias entre Buenos Aires y Rosario tras vivir 20 años en Rosario. Aprendizajes continuos en la música y en otros aspectos de la vida. Caídas y reconstrucciones infinitas. Pero a pesar de todo eso que pasó siento que lo que me interesa son siempre las preguntas por las emociones, la vida y la muerte y en sí las preguntas por el ser humano y su experiencia en el mundo. No elegí estudiar la obra de este artista porque sí. Me interesan los artistas que se hacen preguntas y Linares era uno de ellos. A partir de eso creo que aparecen esos lazos y formas parecidas entre dos discos aparentemente tan diferentes. Tal vez porque la música no solo está hecha de música, sonidos y silencios sino también de esas preguntas y otras cosas inexplicables.


Comentarios