desgarrador
Martes 26 de Septiembre de 2017

Noemí Alan se quebró en vivo y confesó: "Pensé en suicidarme"

Luego de permanecer internada durante tres semanas en un neuropsiquiátrico por decisión propia, la actriz reveló dramáticas confesiones en dialogó con "Pamela a la tarde".

Noemí Alan decidió internarse voluntariamente en la clínica psiquiátrica "Solar Colonial" por un cuadro de depresión que la acosaba desde hace años.

Pasado un mes, la actriz pudo salir y estuvo como invitada en "Pamela a la Tarde"y habló del mal que la aqueja.

"Estaba pensando estupideces, que la vida no tenía sentido. Estaba pensando en suicidarme, pensé en quitarme la vida. No lo intenté pero se me cruzaron distintos caminos... Empecé a pensar en cuando alguien hace eso, se tira en las vías y toda la gente queda enojada porque se para el tren y dije, ¿cómo voy a hacer eso?", arrancó a contar, entre lágrimas.

Y explicó: "Todo comenzó un día en el que me enteré que se terminaba, aunque fue una mala información que me dieron en el backstage porque después la obra salió de gira. Ese día subí al escenario a trabajar sin voz...", explicó. Y luego agregó: "Tenía estrés por miedo a perder mi trabajo, era lo que me daba ánimo para poder levantarme, era el motorcito que todavía me funcionaba...".

"Me di cuenta de que no daba para más, que estaba pensando pavadas. Esto ya venía de varias semanas de estar tirada en la cama, levantarme solo para hacer las funciones, no ir de compras, no cocinarle a mi hijo ni a mí, no cuidarme", relató emocionada.

Lo cierto es que luego de permanecer tres semanas internada, Noemí ya se siente mejor: "El primer momento de felicidad fue cuando un día me levanté a las 7:30 de la mañana, abrí las persianas de mi casa, abrí las cortinas, abrí la ventana, vi el parque y miré hacia la cama y no me vi ahí acostada. Ese momento de sentir el aire fresco de la mañana en mi rostro y tener ganas de vivir el día, fue un momento de felicidad que hace años que no vivía", dijo.

"Hoy estoy contenta, feliz, con ganas de trabajar y de seguir. Es maravilloso sentir las ganas de volver a vivir, y se puede, tenemos el deber de hacerlo, el deber de pedir ayuda", concluyó Noemí. "Hoy estoy contenta, feliz, con ganas de trabajar y de seguir. Es maravilloso sentir las ganas de volver a vivir, y se puede, tenemos el deber de hacerlo, el deber de pedir ayuda", concluyó Noemí.


Embed


Comentarios