Escenario
Martes 05 de Septiembre de 2017

"No tengo que elegir ser «El Demonio» si puedo hacer todo lo que me gusta"

El líder de Kiss, Gene Simmons actuará en octubre en Argentina. Dijo que quiere tener una larga carrera, y deploró el uso de drogas, alcohol y el tabaco.

Gene Simmons, bajista y líder de la popular banda Kiss, quien actuará el martes 24 de octubre por primera vez en el país en plan solista, en el estadio Malvinas Argentinas de Buenos Aires, dejó entrever que disfruta de igual modo subir a un escenario caracterizado como "El Demonio" con el famoso grupo, como en la forma en que lo hará próximamente en Argentina.

"No creo que tengas que elegir en la vida, si podés hacer todo y te gustan distintas cosas por diferentes razones", remarcó el músico estadounidense a Télam al ser consultado sobre su preferencia entre encarnar al personaje que asume desde los 70 en Kiss o ser él mismo en escena.

Asiduo visitante de nuestro país desde su primera visita en 1994, aunque siempre al frente de Kiss, o junto a otras icónicas figuras del género, como ocurrió en el show "Rock and Roll Stars" en 2014, el famoso músico eligió Argentina entre los pocos lugares en donde mostrará su proyecto solista.

Simmons estará acompañado por The Rock and Roll Residency, una formación oriunda de Nashville conformada por el guitarrista Phil Shouse, el baterista Jarred Pope, el guitarrista y bajista Jeremy Asbrock, y el guitarrista Ryan Cook. Nacido en Israel pero radicado desde muy pequeño en Nueva York, Simmons inició su carrera profesional en 1973, junto a Paul Stanley, Ace Frehley y Peter Criss, al frente de Kiss, una de las bandas más taquilleras de la historia, no sólo por vibrante rock y su particular estética, sino por el amplio merchandising desplegado hasta la actualidad, lo cual convirtió al grupo en una marca registrada.

En diálogo telefónico con esta agencia, Simmons se refirió a esta especial presentación en nuestro país, las diferencias entre este show y un concierto de Kiss, como así también abordó diversos temas como las drogas y el alcohol, la fama, el presidente estadounidense Donald Trump y sus planes para el futuro.

—¿Qué puede anticipar sobre el show que dará en Argentina?

—Es muy excitante para mí porque es la primera vez que voy con una banda solo. Haremos cinco shows en Sudamérica: en Argentina, Bolivia, Chile y dos en México. Y ya hicimos dos shows en Japón. Para mí es una oportunidad de estar en el escenario y tocar canciones que Kiss no suele tocar, pero también habrá hits y algunos viejos blues. Es muy divertido en el sentido de que es una oportunidad para mí de invitar a los fans a subir al escenario a cantar conmigo. Es totalmente diferente a un show de Kiss, pero muy divertido también.

—¿Entonces no habrá pirotécnica como en un show de Kiss?

—Esta es una manera diferente de encarar un recital para una banda grande. Kiss es algo único. Les recomiendo que busquen en Youtube Gene Simmons Band y verán a lo que me refiero.

—¿Le gusta más asumir el personaje de "El Demonio" sobre el escenario o ser usted mismo?

—No creo que tengas que elegir en la vida, si podés hacer todo y te gustan distintas cosas por distintas razones. No hay nada como Kiss, somos el grupo récord en todo el mundo en distintas categorías, pero la Gene Simmons Band significa para mí no tener que preocuparme por el gran show sobre el escenario.

—Hace unos meses, molesto por la piratería, declaró que no está interesado en grabar nuevos discos. ¿Qué puede decir al respecto?

—Habrá un nuevo box-set de Gene Simmons, puedo decir que será el más grande de todos los tiempos, y saldrá pronto. Son 18 horas de música que nunca oyeron antes, pero eso es todo lo que puedo decir por ahora. Pero tendrán noticias de esto a mediados de septiembre.

—Siempre se pronunció en contra del uso de alcohol y drogas. ¿Tuvo problemas para relacionarse con otros músicos por esta postura?

—Fue sólo mi decisión para mi vida. No es de mi incumbencia si decidís usar drogas o fumar cigarrillos. Es lo que no quiero para mi vida. Me parece estúpido. No podés tener una carrera larga si estás drogado o borracho. Es imposible. Y si fumás, contraerás cáncer. No hay nada bueno en eso.

EM_DASHEn este sentido, el tiempo pareciera estar de su lado porque muchas estrellas de rock debieron abandonar el hábito con los años.

—Si echan un vistazo a las grandes estrellas de rock muertas de los '60 en adelante van a encontrar: Kurt Cobain, drogas, está muerto; Jimi Hendrix, drogas, está muerto; Jim Morrison, alcohol, está muerto. Podría seguir y seguir. No quiero eso. Me gusta la vida.

—Fue uno de los pocos rockeros que apoyó la candidatura de Trump cuando muchos se negaron a cantar en su asunción presidencial. ¿Qué opina de eso?

—Nunca, nunca, me involucré en esas discusiones por el apoyo por uno o el otro. No es algo de mi incumbencia a quien apoya cada uno. Es una discusión estúpida porque todo lo que hay que hacer es esperar a la próxima vez que se vote y, si te gusta Trump podés votarlo, sino podrás votar a alguien más. La gente no debería pelear por estas cosas. Sólo esperar a la próxima elección y usar el poder del voto.

—Alguna vez dijo que decidió ser una estrella de rock cuando vio a Los Beatles en el "Ed Sullivan's Show". ¿Qué fue lo que lo impactó tanto?

—Cuando los v, no podía creerlo porque se veían diferente, hablaban diferente. Yo no nací en Estados Unidos y tenía un acento diferente, y ellos también tenían un acento diferente, pero eran exitosos. Entonces pensé que yo también podía ser alguien.

Hernani Natale

Télam

Comentarios