Escenario
Sábado 20 de Mayo de 2017

"No hice nada para potenciar su imagen, yo soy natural"

El catalán Sergio Cortés debuta en Rosario con su tributo a Michael jackson en El Círculo. Hasta Harrison Ford lo confundió.

Sergio Cortés caminaba por Manhattan, con tan sólo 17 años, y sus ojos no podían creer la maravilla de ese paisaje neoyorquino. De pronto se acercó alguien y le dijo "¿Michael?". Ese alguien era Harrison Ford, en un alto del rodaje de "Presunto inocente", y se sorprendió porque creyó ver ante sus narices al mismísimo Rey del Pop. De pronto, se detuvo un vehículo y desde su interior empezaron a los gritos: "¡Michael Jackson, Michael Jackson!". Todos salieron corriendo en medio del rápido amontonamiento de gente. Lo extraño fue que Cortés no era famoso y nadie percibió que al lado suyo estaba el mismísimo Harrison Ford. Ese día, quizá como una caricia del destino, Cortés dejó de ser Cortés para convertirse en el mejor doble de Michael Jackson.

   El cantante y bailarín catalán llega por primera vez a Rosario para presentar esta noche, desde las 21.30, su espectáculo "The Michael Jackson Experience", en el teatro El Círculo. Tras su paso por Europa, Sergio Cortés ofrecerá un show en donde canta en vivo con un registro increíblemente similar al de Jackson. Y lo hará junto a músicos y cuerpo de baile más vestuarios, coreografías y puestas en escena que emulan los recordados videoclips del astro, desde "Thriller" hasta "Beat it" y "Black or White".

   A Cortés no le preocupa que le digan que es tan parecido a Michael Jackson que asusta: "Michael Jackson significa tanto para mí que yo lo hago con mucho orgullo. Pero eso no quiere decir que yo me sienta otra persona, yo soy yo. Quizá me verás maquillado y con la ropa de Michael para hacer un show, pero yo me visto así desde chiquitito, no he hecho nada por potenciar la imagen, no tengo operaciones estéticas ni nada, soy natural. Yo siempre me veo yo, pero interpretando a un personaje grande, enorme. Y eso que dices del parecido que asusta, para mí es muy bonito".

   ¿Como empezó todo esto? "Tenía 16 añitos, era el 87, me vio un periodista en Barcelona y le chocó mi parecido. Era la época de «Bad», que Michael ya estaba con la imagen distinta, y el periodista me dice "te maquillas como él y quedas igual". Después, bueno, la voz es mi timbre, yo en eso siento que he tenido la fortuna de tener en común esto, realmente para interpretar a él que es un grande, como dicen en Italia, o un genio como dicen en la Argentina. Hoy se convirtió en un trabajo y la vida me ha brindado esta suerte" explicó Sergio Cortés.

   Con esa suerte, como dice este catalán que habla pausado y muestra cierto perfil bajo, levantará vuelo con una gira que se las trae. Después de Rosario irá el 26 de este mes al Radio City de Mar del Plata y un día después aterrizará en el siempre exigente Luna Park porteño. El 2 de junio se presentará en el Estadio Arena Maipú de Mendoza, el 3 en el teatro Caupolicán de Chile, el 8 en el Coliseo Podestá de La Plata, el 16 en Espacio Quality de Córdoba, el 18 en el teatro Mercedes Sosa de Tucumán, de ahí al teatro Provincial de Salta el 19 de junio, para cerrar el 26 de ese mes en el Centro de Convenciones Barranco Arena Lima, de Perú.

   No es el único caso de un artista cuyo espectáculo se basa en tributar una figura de otros tiempos. Pasa con The Beatles, con Pink Floyd, con Queen, y siguen las firmas. "Las emociones forman parte de nuestro día a día, de esa música del pasado, de aquello que nos dio energía y ahora añoramos", dijo Cortés.

   "Necesitamos volver a aquello que nos transmitía esa canción o ese cantante, o ese tipo de espectáculo que al día de hoy, con tantos problemas que tenemos, nos falta. Es la necesitad de dar ese salto en el tiempo y vivir un poco la magia esa que nos motivó a sentirnos tan bien", agregó.

   Las denuncias de pedofilia sobre el Rey del Pop no fueron un tema menor para la carrera de Cortés. "Me afectó a cuestión profesional y personal, porque obviamente yo me encuentro a la gente que ama a Michael Jackson y otra gente que es un poco agresiva hacia su realidad y hacia él. Y yo simbolizo la imagen de un artista, para adorarlo, para ayudarlo o para odiarlo", indicó.

   "Y en esa época difícil para él, obviamente el espectáculo no funcionó, porque mucha gente a partir de eso dejó de escuchar a Michael Jackson. A mí me dio tristeza, porque al no permitirle desarrollarse profesionalmente a alguien tan grande como él, dejamos de ver a una estrella que podría llegar a brillar más", graficó.

   Hubo dos momentos clave en la vida de Sergio Cortés. Uno fue tras la muerte de Jackson, en 2009. "Ahí dejé el espectáculo del todo, me corté el cabello y ya. Me dolía representar a alguien que yo quería y ya no estaba. Tras años de duelo volví para abordarlo desde el corazón", contó.

   Claro que el día que está marcado en rojo en su calendario fue cuando conoció a su ídolo en persona: "Me prometieron muchas veces que me lo iban a presentar y nunca se daba. Pero en el 94 me contrataron para despistar a la prensa cuando él se estaba casando con Lisa Marie Presley. Ese día lo vi, me miró y se sorprendió. Fue muy breve, pero para mí fue inolvidable".

Comentarios