Escenario
Martes 01 de Agosto de 2017

Murió Sam Shepard, el cowboy cultural de Estados Unidos

El actor Sam Shepard —quien además era considerado uno de los dramaturgos más importantes de Estados Unidos— falleció a los 73 años como consecuencia de una esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad del sistema nervioso que sufría.

El actor Sam Shepard —quien además era considerado uno de los dramaturgos más importantes de Estados Unidos— falleció a los 73 años como consecuencia de una esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la enfermedad del sistema nervioso que sufría. El intérprete y escritor murió el jueves pasado en su casa, en el estado de Kentucky, rodeado de sus hijos y sus hermanas, según informó ayer un portavoz. Recientemente había participado en la serie "Bloodline", de Netflix. Su último papel en cine fue en "Never Here", de Camille Thoman, estrenada a mediados de año en Estados Unidos.

Las obras de teatro de Shepard —de las que escribió más de 40— eran famosas por su atmósfera sombría. En ellas combinaba elementos surrealistas con humor negro y personajes marginales de la sociedad estadounidense. También escribió varios libros de cuentos cortos, ensayos y sus memorias. La revista "New York Magazine" lo describió alguna vez como "el más grande dramaturgo estadounidense de su generación".

Reconocido por su talento como escritor, dramaturgo y actor, Shepard ganó el Pulitzer, el premio literario más codiciado de Estados Unidos, en 1979, por su pieza teatral "Buried Child", que llegó a la pantalla grande el año pasado con guión del mismo Shepard. Como actor participó en películas muy conocidas como "Magnolias de acero", "El informe pelícano" y "Diario de una pasión", entre otras.

Quien buscaba contactarse con Shepard a través de su web recibía una negativa digital. "No tengo computadora. No tengo Internet. No tengo e-mail. No tengo ninguna de esas mierdas", dice escuetamente en su página cuando se hace clic en "e-mail". A Shepard le gustaba interpretar en la vida real al outsider, el mismo personaje que solía retratar en sus obras de teatro. Como actor se mantenía usualmente alejado de Hollywood. Le encantaba usar jeans y botas de vaquero y hacer honor así a su fama de "cowboy cultural" de Estados Unidos.

Su mirada profunda y sus rasgos ascéticos encajaban perfectamente con los personajes que lo hicieron famoso: el solitario granjero en "Días de gloria", de Terence Malick, el outsider de "Homo Faber", de Volker Schlondorff, o el inquebrantable piloto de pruebas de "Elegidos para la gloria", de Philip Kaufman, papel por el que estuvo nominado al Oscar en 1984. Un año después, "París, Texas", dirigida por Win Wenders y con guión de Shepard, se alzó con la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Durante la filmación de la película "Frances", Shepard conoció en 1982 a la famosa actriz Jessica Lange, con la cual tuvo dos hijos. Estuvieron casi 30 años juntos. Si bien nunca se casaron, eran considerados una pareja modelo. Shepard tenía otro hijo de un matrimonio anterior.

Comentarios