Escenario
Martes 12 de Septiembre de 2017

"Mi admiración por Churchill se multiplicó por diez tras hacer este filme"

En el Festival de Toronto, Gary Oldman elogió al primer ministro británico, a quien interpreta en el filme histórico "Darkest Hour"

Gary Oldman se siente cerca de la preciada estatuilla hollywoodense. Desde el estreno del filme histórico "Darkest Hour", en el que el actor interpreta al primer ministro británico Winston Churchill, la mayoría de los críticos que cubren el Festival de Cine de Toronto, que concluye el domingo, no tiene dudas que Oldman contará por lo menos con una nominación al Oscar.

Dirigida por Joe Wright, un experimentado director de dramas históricos como "Pride and Prejudice" y "Atonement", "Darkest Hour" se centra en los primeros días de gobierno de Churchill, que había sido elegido en 1940 tras la renuncia del primer ministro Neville Chamberlain en medio de muchas dudas pero siendo considerado, a la vez, el único candidato viable.

"Mi admiración (por Churchill) se multiplicó por diez después de haber hecho esta película. Fue un privilegio entrar todos los días al set para interpretarlo", dijo desde Toronto Oldman, quien nunca ganó un Oscar. "Siempre tuve una ligera fascinación por él. Vi la oportunidad de interpretar a este personaje icónico que hicieron grandes actores como Richard Burton, Albert Finney y Robert Hardy. Había que estar a la altura", añadió.

La película está ambientada en 1940, cuando el Reino Unido ya estaba sumergido en la guerra. Los británicos se debilitaban, Francia había caído y la pregunta crucial que recorría el reino era si había que tratar de llegar a un acuerdo con la Alemania de Adolf Hitler o combatirlo.

El filme aborda incluso la histórica batalla de Dunkerque que Christopher Nolan acaba de llevar al cine con muy buenas críticas. Sin embargo, a diferencia del filme de Nolan, que transcurre exclusivamente en las playas, el cielo y la costa de la ciudad francesa, en el filme de Wright el espectador puede ser testigo de cómo, al otro lado del Canal de la Mancha, Churchill tomaba decisiones clave.

"Churchill era alguien que usaba el humor como mecanismo de defensa. La gente pensaba que era hosco pero era increíblemente divertido y eso lo ayudó a atravesar distintas situaciones", dijo por su parte el director Wright.

"Lo que me encantó de este guión es que a pesar del título era muy gracioso. Reí y luego lloré al leerlo, pero no estaba seguro de que la gente fuera a ver una película de Churchill, hasta que se sumó Gary Oldman y estuve seguro de que cualquiera iría a verla", completó.

Desde hace un tiempo, hay cierto "revival" de la figura del político y escritor, tanto en cine como en televisión. Entre las más recientes representaciones del primer ministro se encuentran la de John Lithgoe en la serie de Netflix "The Crown" y la de Brian Cox en "Churchill", de Jonathan Teplitzky. Oldman dijo que no quiso ver ninguna de las actuaciones para no sentirse influido.

"En ese momento había como una era de pacifismo por la catástrofe de la Primera Guerra Mundial, las vidas que se habían perdido, la carga financiera que había significado para Europa y luego el crash financiero. Pero a Churchill le gustaba analizar patrones del pasado y él creía que estábamos en el ojo del huracán, que estábamos entre dos guerras y la segunda estaba por venir", recordó Oldman.

Quizá por eso mismo, considera que en la actualidad hay una revaloración de la figura ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1953, quien brindó durante su carrera como político memorables discursos, muchos de los cuales recoge la película.

"En 1932 él había estado en Munich y vio lo que pasaba en Alemania. El habló en el Parlamento de Hitler, les advirtió que estaba matando a los judíos y que iba a ir a matarlos a ellos y nadie le creía", dijo Oldman.

"El fascismo era más popular que el comunismo. Quizá estemos viendo ese patrón de nuevo, quizá estamos de nuevo en el medio y algo está por suceder", destacó.

Kristin Scott Thomas, que interpreta en la película a su esposa, Clementine, fue de la misma idea: "Creo que hay una sensación de inseguridad en el mundo y eso hace que miremos atrás y pensemos en alguien que pudo salvarnos, y quizá eso nos da esperanza: pensar que va a aparecer alguien y alzar la voz".

Astrid Riehn

DPA

Comentarios