Entrevista | Juan José Campanella
Viernes 28 de Abril de 2017

"Más que el Incaa me preocupa lo que pasa con el cine a nivel mundial"

El director, que hace unos días estuvo envuelto en la polémica que rodeó al Instituto Nacional de Cine, dijo además que "el público de salas murió".

El cineasta Juan José Campanella, autor del filme ganador del Oscar "El secreto de sus ojos", atribuyó la situación por la que atraviesa el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) a "un manejo desafortunado" y sostuvo que "más que el Incaa me preocupa lo que está sucediendo con la industria a nivel mundial, porque el público de salas murió".

"El público de salas murió, migra al streaming: aunque a veces existan ciertas estadísticas sobre una mayor concurrencia a las salas, ésta se concentra en los tanques de Hollywood. El espectador seguro consumirá más filmes a través de las pantallas de televisión, de computadora o mediante los dispositivos móviles", aseguró Campanella.

El realizador charló con esta agencia tras dictar una clase magistral en la colmada aula magna de la Universidad de Palermo que se desarrolló en el marco de la segunda edición del Festival Académico de Cine Universitario (Faiciuni) y que incluyó un intercambio con los estudiantes transmitido vía streaming a Brasil, Chile, Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela y Uruguay, países latinoamericanos integrantes del Festival organizado por la señal de cable DirectTV.

El autor de "Metegol" y "El hijo de la novia" viene de realizar el capítulo piloto y es el supervisor de directores de los episodios de la segunda temporada de "Colony", serie estadounidense de ciencia ficción, protagonizada por dos figuras del género, Sarah Wayne Callies ("The Walking Dead") y Josh Holloway (Lost"), que se emite los jueves en el prime time del canal TNT Series, además de estar construyendo su propio teatro.

—¿El cine actual extiende sus límites a la televisión?

—Sí. El registro cinematográfico de autor está llegando a la tele. Hoy, una de las cosas más importantes en la generación de una serie es el "estilo visual", como sucede en "Colony", donde hay una marca propia de documental, con un tratamiento muy específico del color. Las series donde trabajo ahora sólo las realizo si estoy en ellas desde el comienzo del proyecto, porque se habla y se trabaja con cuestiones impensadas hace 15 años. Antes sólo se enfocaba la atención en los directores, los guiones, el elenco y cómo se iba a llegar con el presupuesto, pero el "estilo visual" ni se mencionaba. Por eso hoy se manejan otros presupuestos, se estiran los tiempos de filmación para asemejarse cada vez más a los cinematográficos, lo que permite más lujo.

—¿Qué sucede con el público de cine?

— El público murió, migra al streaming: aunque a veces existan ciertas estadísticas sobre una mayor concurrencia a las salas, ésta se concentra en los tanques de Hollywood. El espectador seguro consumirá más filmes a través de las pantallas de televisión, de computadora o mediante los dispositivos móviles.

— ¿Cómo ve la actual situación del Incaa?

—No hay mucho más acerca del tema que lo que vengo diciendo públicamente: existió un manejo desafortunado, una torpeza supongo que del Ministerio de Cultura y se desprestigió a Alejandro Cacetta (uno de los productores por Polka de su filme "Luna de Avellaneda" y de la serie "Vientos de agua") una persona de bien, a quien toda la gente de la industria salió a respaldar. Se necesita que el que sea presidente de una institución así sea un tipo que sepa acerca de su profesión. Después de aquel mal manejo, todo fueron conjeturas y se utilizó políticamente un hecho que generó mucho dolor.

—¿Qué piensa sobre el futuro del cine nacional?

—Me preocupa mucho más lo que está sucediendo con la industria a nivel mundial, que el tema Incaa; lo que sí me aflige es la reputación y el bienestar de Alejandro (Cacetta). El cine está en crisis en relación a la audiencia y a la televisión, al streaming y al hábito de concurrir a las salas, eso provoca que el formato de 40 minutos a una hora resulte más amigable que el de 2 horas para una producción. La cuestión de meter una película fuera de Hollywood en un país que no sea el de origen está difícil. Una cosa va llevando a la otra y los hábitos terminan por dictar las formas. Aquellas estrellas de cine como (Vittorio) Gasman, (Alain) Delon, (Jean Louis) Trintignan o (Nino) Manfredi, ya no existen, las figuras televisivas nunca tendrán aquellos brillos, es una gran transformación. Por suerte, guionistas y directores continúan necesitándose.

—¿El cambio resulta positivo para la televisión?

—Para la tele como ente o medio es buenísimo, ahora en cuanto a las estructuras formales de la pantalla de aire no hay buenas noticias, especialmente en materia ficciones.

—¿Volverá a hacer teatro luego de "Parque Lezama"?

—Sí, estoy construyendo una sala con 700 butacas, el Politeama, situada en Paraná y Corrientes, es un proyecto a concretarse en 2 o 3 años, abierto a distintas programaciones. De todos modos, en enero estrenaremos una obra que estoy escribiendo junto a Emanuel Diez, uno de los autores de la tira "Entre Caníbales" (Telefe).

Comentarios